Seguinos en

Especiales

Una efímera moda llamada twist

Apoyado en el fenómeno del rock n’ roll de los años ’50, el twist fue una escena popular en los EE.UU. y se convirtió en el primer baile de moda en todo el mundo a principios de los años ’60, inscripto en la expansión de la cultura juvenil de masas que se desarrollaba en el mundo occidental.

Publicado

el

Los años ’50 fueron testigos de la irrupción de un fenómeno que marcó profundamente la música popular juvenil: el rock ‘n’ roll se popularizó en los EE.UU. de la mano de artistas como Chuck Berry, Elvis Presley, Jerry Lee Lewis, Eddie Cochran, Little Richard, Buddy Holly entre otros. Sin embargo, promediando la década, la escena entró en decadencia ante la caída en desgracia de muchos de sus padres fundadores y el cuestionamiento de sus detractores adultos, preocupados por la moralidad y las conductas de sus hijos.

Entre el macartismo y el complejo militar-industrial

La preocupación que los padres tenían por la supuesta influencia negativa que los nuevos sonidos y bailes podían provocar en los jóvenes no se debía solamente al conservadurismo imperante en la sociedad estadounidense. En efecto, esta cuestión se vinculaba directamente con el contexto histórico marcado por la Guerra Fría, un conflicto ideológico, político y económico que enfrentó a los bloques capitalista y comunista liderados por los EE.UU. y la URSS respectivamente.

En el plano nacional, el correlato de ese conflicto se tradujo en la imbricación de intereses económicos ligados a una industria militar impulsada por la carrera armamentística y una política exterior militarista. Este proceso fue englobado en el concepto de complejo industrial-militar, y su divulgación se realizó a partir de un discurso del presidente Dwight Eisenhower al terminar su mandato en 1961. Al mismo tiempo, el senador Joseph McCarthy desencadenó un extendido proceso de declaraciones y acusaciones infundadas, denuncias, procesos irregulares y confección de listas negras contra personas sospechosas de ser comunistas con el fin de disciplinar a la sociedad.

La decadencia de la escena primigenia del rock and roll estadounidense allanó el camino para el surgimiento del nuevo baile, que nació con “The Twist” de Chubby Checker, rotando en la radio por primera vez el 6 de agosto de 1960 en un famoso programa de sábado por la noche: The Dick Clark Show. En esencia, el twist no difería prácticamente con el rock and roll en cuanto al sonido, sino que la novedad que aportó estaba vinculada con el baile, que fue tratado por el mercado con la asepsia necesaria para cuidar la integridad moral de los jóvenes.

Dick Clark, que era una celebridad de la música popular gracias a la popularidad que le generaba ser el productor y conductor de American Bandstand (un espectáculo musical que salió al aire en varias versiones entre 1953 y 1989), vio el potencial de esta canción cuando conoció la versión original de Hank Ballard, un artista proveniente del rythm and blues. Sin embargo, Ballard y su grupo fueron considerados demasiado obscenos, y así, el twist fue despojado de todas sus connotaciones sexuales y de su esencia negra, y fue adaptado para al consumo de los adolescentes blancos de los barrios residenciales de clase media.

El auge del twist a comienzos de los ‘60

En ese sentido, Clark solicitó grabar una nueva versión de “The Twist” con el joven y sano Chubby Checker, quien ya había demostrado su talento para la copia de otros artistas. Lanzando en el verano de 1960, la nueva versión se convirtió en un éxito que alcanzó el número 1 en la lista de singles en los EEUU. Posteriormente, el twist creció exponencialmente en la pista del Peppermint Lounge, una discoteca muy popular de la ciudad de Nueva York, y albergó a Joey Dee and The Starliters como el grupo anfitrión quienes, un año más tarde, alcanzaron el puesto número 1 de los charts con “The Peppermint Twist”. La importancia que adquirió este espacio se reflejó en las presentaciones de artistas de la talla de The Beach Boys, The Ronettes, The Crystals, Liza Minelli, The Four Seasons, entre otros.


Durante aquellos años, en que el campo del rock recién comenzaba a constituirse y, por ende, las fronteras que lo diferenciaban de las modas comerciales y pasajeras todavía estaban difuminadas, muchos artistas que sobrevivieron la decadencia de la primera camada de artistas de rock and roll que brilló en la década anterior (como por ejemplo, Bo Diddley y Bill Haley & his Comets) se volcaron al twist. Rápidamente, esta nueva moda edulcorada por la industria cultural, adaptada para el consumo de los jóvenes de clase media blanca, definió sus contornos a partir de la desinfección de los elementos considerados inmorales dentro de la onda expansiva que había provocado la irrupción del fenómeno del rock and roll.

“Frotar el trasero con una toalla al salir de la ducha y apagar un cigarrillo con los pies”

Sin embargo, se trataba de un baile que era considerado por los adultos (incluso por lo propios medios de comunicación) como lascivo e indecoroso, a pesar de su simplicidad y de no requerir parejas ni pasos aparatosos, ni contacto entre hombres y mujeres (incluso podía bailarse individualmente). No obstante, el twist tuvo ciertas virtudes: por un lado, tuvo un efecto homogeneizador en la cultura juvenil, marginando algunos prejuicios sociales y raciales que predominaban en la moral conservadora estadounidense.

Pero también fue una respuesta a una pauta de conducta muy arraigada entre los jóvenes de las generaciones anteriores: bailando el twist, las chicas ya no tenían que esperar a que algún muchacho las sacara a bailar. Con el avance de la década, esta moda se imbricó con profundos fenómenos que tenían lugar dentro de las sociedades occidentales y que ensanchaban cada vez más la grieta generacional entre padres e hijos, como el lanzamiento de la píldora anticonceptiva (que replanteó las formas en que hasta entonces se concebía la sexualidad), la popularización de las minifaldas, el uso de anfetaminas por parte de algunos jóvenes con fines recreativo, etc.

A pesar de haber sido un fenómeno efímero y eminentemente comercial, la pauta a la industria cultural por primera vez avizoró, a través del twist, la rentabilidad que podría extraer de la música rock, y a partir de allí comenzó a fomentar su constitución como un campo autónomo dentro de la música popular destinada al público joven, siendo un actor protagónico del proceso durante las décadas siguientes.

Continuar Leyendo
Click para comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cultura

Chris Stein de Blondie lanza una imperdible exhibición fotográfica online

Publicado

el

Por

Chris Stein es responsable de co-fundar Blondie, la mítica banda new-wave; donde fue pareja y mano derecha artística de Debbie Harry. Casualmente es también quien retrató como nadie a la carismática blonda neoyorquina.

Stein lanzó su carrera fotográfica en simultáneo a su carrera como guitarrista. En 1973 conoció a Debbie y fundaron Blondie, en una asociación que rebosaba tanto artística como estéticamente.

A través del lente de Stein, se puede recorrer gran parte de lo que fue la escena punk y new-wave durante la década del 70. Algo particular del fotógrafo es que también forma parte de esa corriente, en una semblanza inusual entre objeto y sujeto.

Para recordar el trabajo de Stein, The Music Photo Gallery está desarrollando una exhibición digital que aborda el trabajo fotográfico del norteamericano. La muestra ya está disponible para visitar online en el sitio de la compañía.

The Music Photo Gallery está dirigida por el argentino Sebastián Alderete, quien representa a Chris Stein y otros artistas de la escena. La compañía es responsable de exhibiciones en el país tales como “John Lennon, sus años en Nueva York” (2017), “Bowie by Mick Rock” (2017), “Ramones & GBGBs” (2018), entre otras.

El título de la muestra no podría ser de otra manera que “ME, NEW YORK CITY AND THE PUNK SCENE”, ya que si algo encontraremos en los retratos de Stein es una metrópolis cargada del espiritu punk rock de la época.

Entre las más destacadas, los visitantes encontrarán a Debbie Harry, como nadie pudo retratarla, pero también a David Bowie, Andy Warhol, los Ramones, Joan Jett y hasta un aniñado Anthony Kiedis.

Continuar Leyendo

Cultura

Los trabajos más recordados de Phil Spector a lo largo de su carrera como productor

Publicado

el

Por

Phil Spector murió a los 81 años el pasado 16 de enero por una falla respiratoria a raíz de sus complicaciones con el Covid-19. Sus útlimos años los pasó preso en la carcel de Stockton, California condenado por asesinar a una mujer en el año 2003.

Su legado musical quedó marcado luego de haber tenido grandes éxitos en la década del sesenta junto a The Beatles, The Beach Boys, Leonard Cohen, The Ronettes, entre otros. Aquí recorreremos los puntos claves de su labor como productor junto a diferentes bandas y solistas.

Be My Baby – The Ronettes

Tras pasar de sello en sello, The Ronettes cayó en Phillies Records, la discográfica de un joven Phil Spector asumió el rol de productor y letrista. El primer gran hit fue Be My Baby, co-escrita por Spector.

La canción fue la que inauguró el característico sonido del difunto productor, creando una canción en forma de capas y donde el registro vocal de las tres Ronettes marcó la diferencia.

River Deep Mountain High – Ike & Tina Turner

En un nuevo trabajo junto a un grupo de mujeres, Spector tomó el desafío de combinar la voz de Tina Turner junto a un veloz arreglo de cuerdas. Si bien el resultado comercial no fue el esperado, el tema sí marcó el futuro de la carrera del productor y la vocalista también.

Let It Be – The Beatles

A fines de los años sesenta, Phil Spector recibió una noticia agridulce: lo bueno era que iba a trabajar con uno de los grupos más grandes e influyentes de la historia de la música. La mala es que debió hacerlo después de que ellos se separen, arreglando Get Back, las sesiones que los Beatles abandonaron antes de finalizar las grabaciones.

Aún así, el trabajo de Spector dio grandísimos resultados comerciales y artísticos, a pesar de algunas críticas de la época. Su buena labor lo llevó a trabajar con los ex-Beatles de manera individual.

Plastic Ono Band – John Lennon

Luego de producir el último trabajo de The Beatles por expreso pedido de Lennon, la asociacion Lennon-Spector se reencontró en el trabajo más ambicioso e importante del ex-vocalista beatle.

El track que mejor resume la combinación de ambos es Instant Karma! donde crearon una canción poderosa y elevada, que quedó como unos de los temas más reconocidos de Lennon en su etapa post-Beatles.

End of the Century – Ramones

Johnny Ramone creció escuchando música durante la década del 60, por lo tanto tenía un enorme respeto por Phil Spector. Cuando le llegó la oportunidad de trabajar con el productor, no lo dudó.

A pesar de que fueron sesiones traumáticas para todos, el trabajo de los Ramones en End of The Century está seguramente dentro de su top 5. Eran épocas en que Spector desarrolló una fuerte personalidad y actitudes paranoicamente meticulosas, por lo que las grabaciones del álbum se demoraron bastante más de lo planeado.

Continuar Leyendo

Discos

Oasis anuncia remasterizaciones y contenido oficial para celebrar los 25 años de What’s the Story…

Publicado

el

Por

El 2020 es el año del 25° aniversario del mítico ‘(What’s The Story) Morning Glory?’ y Oasis tiene preparado una serie de festejos para conmemorar al álbum.

El próximo 2 de octubre, la banda mancuniana anunció que actualizarán el contenido en YouTube. Por ejemplo, Wonderwall, Don’t Look Back in Anger, Some Might Say, Roll With It, Morning Glory y Champagne Supernova serán remasterizados en cuanto a audio y video y serán versiones de mejor calidad.

También anunciaron merchandising que se venderá en los links de la descripción de cada video. Serán remeras con estilo vintage de la época con diferentes diseños de logos y portadas de la banda.

Continuar Leyendo

LAS MÁS LEIDAS