Seguinos en

Noticias

El manuscrito de Dylan que podría convertirse en el documento más caro de la historia musical

Publicado

el

El manuscrito original del clásico The Times They Are A-Changing está a la venta por la suma de $2.2 millones de dólares, pudiéndose convertir en la pieza en su estilo más cara de la historia.

Bob Dylan escribió la canción en 1963 para publicarla como sencillo del disco homónimo, el tercero de la carrera del músico estadounidense. Inmediatamente se convirtió en un himno del género y al día de hoy es la canción de referencia de los años 60’s en Estados Unidos.

Moments in Time, la tienda que comercializa autógrafos y documentos históricos publicó la pieza en su sitio y aclaró que se trata del manuscrito original, con cambios, borrones y anotaciones hechas por el mismísimo Bob Dylan.
La pieza le pertenecía a su manager, Jeff Rosen y terminó en la compañía por un coleccionista privado.

El dueño de la empresa aclaró que se trata de una venta y no una subasta como se suele hacer con los documentos de este tipo.

The Times They Are A-Changing podría convertirse en la letra más cara de la historia, superando así a American Pie, el clásico de Don McLean que fue liquidado por $1.2 millones de dólares. Hace pocas semanas, el manuscrito original de Hey Jude en la letra de Paul McCartney fue vendido en $910.00.

Moments in Time señaló que también tiene en venta otras letras de Dylan como Subterranean Homesick Blues y Lay Lady Lay, publicadas a $1.2M y $600.000 dólares respectivamente.

¿Será el Nobel de Literatura que imprimen semejante valor agregado a las obras de Dylan?

Continuar Leyendo
Click para comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Música

Noel Gallagher pide a John Squire de los Stone Roses para su próximo álbum

Publicado

el

Noel Gallagher está preparando su nuevo álbum y en una entrevista radial mencionó la posibilidad de reclutar a John Squire, histórico guitarrista de Stone Roses.

“Es un gran guitarrista. Siempre estoy amagando tocar con en alguno de mis discos, pero nunca termino preguntándole. Ahora lo haré. Es un poco tímido”, declaró Noel.

En los míticos conciertos de Oasis en Knebworth en el año 1996, Squire se sumó en la segunda noche, de invitado estelar para tocar Champagne Supernova y el cover de The Bealtes I Am the Walrus. Según trascendió años después, se supo que Squire estuvo engripado toda la gira, y que por eso se mantuvo adentro del bus varios días.

Todavía no se conocen detalles del nuevo disco de Noel, pero tanto los fans de Oasis como los de Stone Roses estarán atentos ante cualquier novedad.

Continuar Leyendo

Música

Viva Elástico presenta single: “Ardiendo en la arena”

Publicado

el

Viva Elástico presentó un nuevo corte de lo que será su nuevo disco: se llama Ardiendo en la arena y es el tercer single que lanza la banda. La banda ya había lanzado Reo y Solitario anteriormente y este tema es otro de los adelantos.

Viva Elástico es una banda tan flexible como su nombre lo indica. Desde el comienzo de su carrera que lograron darle toques distintos a toda su discografía: entre lo trasgresor y lo elegante, con la vara de la fidelidad muy alta, la banda de Alejandro Schuster esta vez trae un sonido contundente y épico.

Esta es una de las formas que mejor conoce su líder, quien supo ir desde lo disco-pop en Rebeldía y Swing el año pasado, como así también ser uno de los motores del nuevo rock argentino de guitarras made in Longchamps.

Aquí, Schuster explora nuevas texturas y declara: “Esta canción resume la idea de cambiar tácticas de juego. Un juego en el que para seguir hay que doblar la apuesta. Sensaciones encontradas: la compleja idea de la libertad y la simple idea de echarse al sol, conviven en esta historia de ficción dónde el calor del sol es la única salida”.

Podés escuchar Ardiendo en la Arena en todas las plataformas de streaming y ver el video acá:

Continuar Leyendo

Música

Las canciones con mejores baterías, según Kevin Parker de Tame Impala

Publicado

el

Multinstrumentista, productor y cantante de Tame Impala, Kevin Parker siempre será un baterista de corazón. En una entrevista con Pitchfork, el australiano compartió lo que para él son las nueve canciones que mejor usan al instrumento. La lista varía entre géneros y décadas pero no tiene desperdicio.

La lista la abre Silver Apples, el dúo de música electrónica que supo crear joyas a fines de los ’60. En el año 1968, lanzaron un disco homónimo que tiene el track Program. Sobre eso, Kevin Parker comentó que lo cautivó lo “robótico y repetitivo”.

Luego agregó el clásico Good Times, Bad Times de Led Zeppelin. Un clásico absoluto de la banda que según Parker “pega como un rompeladrillos”. Tambien agregó “ningún ranking sobre baterías estaría completo sin John Bonham” y tiene razón.

En el tercer puesto agregó un track de Stevie Wonder. Ante los pronósticos, no puso Superstition sino Living for the City, del disco Innervisions. Según Parker, Wonder compuso el tema directamente en la batería y lo armó a partir de allí. “Me hace acordar a mí”, arrojó.

Para salir del anglo, también agregó música en francés. Lo hizo con Serge Gainsbourg, a quien elogió por su simplicidad en el tema L’Hotel Particulier y su hi-hat estridente en negras.

Tame Impala parece tomar muchas cosas de las baterías de diferentes bandas y temas. Con Portishead hizo lo propio, y explicó que en el tema Endors Toi (de Tame Impala) se puede percibir una fuerte influencia de Mysterons, del disco Dummy.

A los Flaming Lips los llenó de elogios. Se refirió a ellos en diferentes temas distintos, pero especialmente en Race for the Prize, del disco The Soft Bulletin. Ese álbum en particular tiene fuertes baterías que luego quedaron para el recuerdo de la banda.

También eligió un tema de Beck, más específicamente Modern Guilt; aunque todos los elogios se los llevó el baterista, Joey Waronker de quien rescató “su estilo enfermo para tocar la batería gracias a su influencia del mundo del jazz. Un sonido libre”.

Para finalizar habló de Songs for the Deaf de Queens of the Stone Age como uno de los últimos grandes discos de rock. “Robótico, disciplinado y motorizado”. Así definió Parker al baterista de ese disco, Dave Grohl.

Continuar Leyendo

LAS MÁS LEIDAS