Seguinos en

En Vivo

Swans en Niceto Club: el ruido infinito

La mítica banda neoyorquina liderada por Michael Gira se presentó por primera vez en Argentina y brindó un show, a un volumen extremo, que quedará grabado en la memoria del público.

Publicado

el

AVISO: Ninguna de las palabras que aparecen en esta crónica pueden describir con precisión la experiencia de ver –y escuchar– en vivo un concierto de Swans. Sin embargo, se brindarán a continuación algunos términos aproximativos: terror; abrasivo; furia; extremo; incomodidad; dolor; insolencia; hipnosis; criminal.

¡Por fin vinieron, loco!”, gritó alguien del público justo antes de que la primera nota cambie la percepción espacio-temporal para siempre. Sí, por fin. Pasaron muchos años, discos, cassettes, documentales, libros, artículos en revistas, comentarios al pasar, y el mito no paró de crecer. Pero ahora estaba allí, arriba del escenario de Niceto Club a punto de brindar un show del que varios hablarán por mucho tiempo. Michael Gira y compañía, increíble.

swans-niceto2016-rockenon8Todo empezó con una advertencia al ingresar en el local palermitano: la organización repartió tapones para los oídos. ¿Una exageración? ¿Un simple truco para crear un ambiente de pavor o realmente lo que siempre se dijo es real? “Swans supera los ciento treinta decibeles en todos sus conciertos”. Si algunos comparaban un recital de My Bloody Valentine en los 90 con estar parado al lado de una turbina de un avión o un show de Sunn O)) con una motosierra que atraviesa cráneos, lo de Swans el pasado martes fue como ser pisado por un tren, una y otra y otra vez. Un verdadero infierno.

Después de una hora de espera amenizada con temas de Portishead y Tortoise, la banda salió a escena y recibió el cálido aplauso de la gente. Gira, severo, desplegó indicaciones para todos lados y pidió que iluminaran su atril, que portaba las letras de las canciones en prolijas hojas plastificadas. Una introducción con “No Words/No Thoughts” dio paso a “The Knot”, nuevo tema que están presentando en esta gira. Fueron cuarenta minutos de pura tensión, pergeñada por Christoph Hahn y su guitarra hawaiana. Un crescendo que comenzó con Christopher Pravdica pellizcando la primera cuerda de su bajo y concluyó con los latigazos metálicos de Phil Puleo en la batería. Eso sí, todo empezó a estremecerse cuando el impasible Norman Westberg, mascando chicle entre cada rasgueo de guitarra, se metió en el rito para que el terror se haga presente.

Fotos: Christian Pettinicchio

Un riff mecánico y abrasivo, como si John Lee Hooker manejara una amoladora oxidada, fue la premisa de “Screen Shot”. La Gibson Lucille de Gira generó hipnosis y una inquietante seducción, mientras la alienación fabril pareció ser un martirio en su voz: “No Dream, no sleep, no suffering / No pain, no now, no time, no here”. Siguieron con “Cloud of Forgetting”, una pared sónica amalgamada por la guitarra de Hahn, los teclados de Paul Wallfisch y el ride de Puleo en clave jazzera, que anticipó los repetidos alaridos de dolor y sufrimiento de Gira: “I am blind! I am blind!”.

En “Cloud of Unknowing” la furia contenida desplegó el noise más agresivo de la noche y el ritmo repetitivo se hizo sentir como martillazos en el pecho de todos los presentes. Los vestigios de la No Wave generaron incomodidad e inquietud y Gira pareció disfrutarlo al clavar una mirada impiadosa hacia el público. El volumen extremo fue un integrante más y la música impactó directo en el físico de los espectadores.

Cerraron con “The Glowing Man”, la canción –¿Swans hace canciones?– que da nombre a su más reciente disco. Puleo a través del dulcimer generó texturas que por momentos se alejaron de la aspereza del resto del show, pero una vez que retomó su puesto en la batería, el caos y el ruido a decibeles criminales terminaron de espantar a las almas más vulnerables.

Decidieron cortar con la hemorragia pero la herida ya había quedado marcada a fuego en cada uno de los testigos de este recital histórico. Gira presentó a cada integrante de la banda, dio una reverencia y prometió firmar autógrafos en quince minutos, cosa que cumplió. Luego, todos volverían a sus hogares y retomarían sus vidas sin poder disimular que algo había cambiado y que un zumbido constante lo recordaría por varias horas. Sí, Swans tocó en Argentina y nadie lo olvidará. “¡Por fin vinieron, loco!”.
[post_view]

Continuar Leyendo
Click para comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En Vivo

Aurora Home Festival: el evento virtual que le dio un giro artístico a la pandemia.

Publicado

el

Por

El festival virtual tendrá lugar el 18, 19 y 20 de julio. Alojará artistas de todo el mundo en distintos escenarios y experiencias activas.

La pandemia desnudó la crítica situación que viven algunos de nuestros artistas preferidos. La imposibilidad de asistir a shows y festivales generó una parate en la comunidad artística que ninguna red social podrá reemplazar.

Por suerte, y mientras tanto se vive el confinamiento en Buenos Aires, hay propuestas para paliar la situación: Aurora Home Festival es un evento virtual que busca reinventar el consumo de música en vivo.

Basado en la idea de identificarse con los festivales en espacios físicos, Aurora propone una experiencia sensorial activa por parte del asistente. Con distintas áreas y escenarios, la propuesta no es sólo sentarse y mirar un streaming, sino involucrarse, recorrer distintos espacios 2.0 y conocer gente. Sí, ¡como los festivales reales!

Aurora Home Festival es producto de artistas y emprendedores independiente que se acercaron a la idea de recaudar dinero a raíz de la paralización de la industria musical. En el 2018 tuvo su versión en la provincia de Mendoza, al pie de la Cordillera de Los Andes.

El 18, 19 y 20 de julio Aurora albergará a artistas de todos los géneros y nacionalidades: Estados Unidos, México, Holanda, Alemania, Arabia Saudita, Colombia, Chile, entre otros.

Para comprar entradas podés hacerlo a través de su sitio web. Allí vas a encontrar información sobre los distintos escenarios, charlas, workshops y puntos de interés en el festival virtual.

Continuar Leyendo

En Vivo

Radiohead publicará esta semana el show de San Pablo en 2018.

Publicado

el

Por

Desde el comienzo de la pandemia y en línea con las diferentes “liberaciones” de películas, series y archivos, Radiohead decidió lanzar algunos shows históricos de su carrera de manera semanal.

Entre ellos estaban el que realizaron en el Club Ciudad de Buenos Aires en 2009 (podés leer la crítica de Ultrabrit acá), otro más reciente en el Lollapalooza Berlin, y hasta sesiones en el estudio de diferentes álbumes como In Rainbows y The King of Limbs.

El turno de esta semana es para el show que dieron en San Pablo, Brasil. Más específicamente en el Allianz Parque donde el club Palmeiras hace de local.

Se trata de un recital muy parecido al que los argentinos pudimos ver ese mismo año. Con un repertorio parecido, con algunas canciones históricas y otras de A Moon Shaped Pool, disco motivo de la gira latinoamericana.

Se podrá ver el show desde las 18hs (horario argentino) por YouTube:

Continuar Leyendo

En Vivo

Ultrabrit revive el primer show de Radiohead en Argentina

Publicado

el

Por

2009 fue el año de otra pandemia. Una que quedó en el recuerdo como algo anecdótico y sin mayores complicaciones. En comparación con la situación que vivimos actualmente todo parecía bastante más tierno. Si miramos atrás no es que nos reímos pero casi. La palabra ‘cuarentena’ sólo la refería a las mujeres luego de un parto y el distanciamiento social no era más que la suspensión de clases durante dos semanas. Las redes sociales no estaban tan insertas en nuestra vida diaria y si bien era fácil enviar un mensaje, no existía lo viral.

Dos meses antes de la paranoia colectiva Radiohead visitó Argentina por primera vez. Después de tantos años de espera, 36.000 personas se reunieron en el club Ciudad de Buenos Aires en el marco del Quilmes Rock. De esa multitud seguramente algunos, una generación más grande, se movilizaron para ver exclusivamente a Kraftwerk por tercera vez en Argentina. La banda alemana anticiparía el show de la británica y no viceversa, ante la sorpresa de algunos.

La realidad es que Radiohead ya arrastraba varios años de una carrera impresionante y establecida. Desde su disco debut Pablo Honey hasta el más reciente In Rainbows, la banda lograba innovar musicalmente disco a disco. In Rainbows (2007) lo había hecho por partida doble: no solo era un disco que todavía estaba muy fresco en la memoria por su singular sonido sino también por la estrategia de venta del mismo, que terminó marcándole la cancha a grandes discográficas.

El frío de una noche de otoño porteña se contrarrestó inmediatamente por los acordes de 15 step, que también inauguraba In Rainbows dos años antes. Y si bien ese era el disco a presentar durante la gira, los fans en Buenos Aires estaban ansiosos por algunas canciones de los primeros trabajos. Airbag, de OK Computer, sonó para saciar esa necesidad en lo que estaba siendo un show más que prolijo.

Radiohead Setlist Quilmes Rock 2009 2009, In Rainbows

El setlist recorrió canciones de casi todos los discos, con In Rainbows siempre de por medio. La atmósfera creada por la iluminación de tubos encajaba perfectamente con las cajas de ritmos y guitarras y arpegios de cuerdas tan típicas.

Un instante del recital quedó curiosamente grabado como un gif en loop. Varios fans en Internet descubrieron más tarde que mientras la banda tocaba Weird Fishes/Arpeggiun proyectil (algunos aseguran un zapato pero imposible saberlo) impactó en la cabeza de Yorke.

Si el zapatazo fue de las primeras cosas que se mencionaban para hablar del primer show de Radiohead en Argentina, lo segundo fue la dedicatoria de Ed O’Brien en How to Disappear Completely. El show casualmente se dio un 24 de marzo, conmemorando un nuevo aniversario por el Día de la Memoria y es por eso que el guitarrista de Radiohead recordó a las víctimas del último golpe de estado para luego dar paso a los sintetizadores del track incluido en Kid A.

Para el primer encore del show, supimos ver grandes momentos como Pyramid Song, con Yorke en piano y Greenwood cabizbajo tocando la guitarra con un arco de violín. Previamente habían entonado las estrofas de The National Anthem en un show de luces no apto para epilépticos.

También jugaron con las ondas de radio AM de la Ciudad de Buenos Aires y las hicieron sonar en pleno show, un recurso con el que venían experimentando bastante seguido (lo hicieron también en su segunda visita al país años más tarde). [Ver minuto 44:40]

Yorke se movía por el escenario como lo haría años más tarde para el video de Lotus Flower, la canción de Radiohead incluída en The King of Limbs.

Entre la primera y segunda salida del escenario, Radiohead desplegó su capacidad técnica como nunca antes en el show: una exquisita e histérica versión electroacústica de Paranoid Android dejó vibrando a todos durante los siguientes 15 minutos, hasta hacerlo nuevamente pero esta vez gracias a Planet Telex. 

Minutos mas tarde, para el encore número tres, Yorke llenó al Club Ciudad de Buenos Aires de cantos mágicos en cámara lenta durante Go Slowly. Acto seguido eleva su registro vocal con 2+2=5 construyendo una distopía en vivo.

Cuando todo parecía terminado, la banda inglesa volvió a salir para concluir el show con Creep, tal vez su éxito más grande aunque amado y odiado en partes iguales. Poco les importa a los detractores de track, ya que vivieron más de dos horas y cuarto de uno de los mejores recitales de la banda en el último tiempo.

 

Continuar Leyendo

LAS MÁS LEIDAS