Seguinos en

En Vivo

Peter Hook and The Light en Vorterix: soy tu fan

El ex Joy Division y New Order hizo un repaso de los discos Technique y Republic más otros clásicos de su carrera.

Publicado

el

Fotos: Christian Pettinicchio (@mis4ojos)

“This is ‘Regret’”, fue lo único que dijo Peter Hook antes de arrancar su show. Esta nueva visita –ya se le hizo costumbre al mancuniano pisar tierras argentinas– lo trajo haciendo un repaso por dos discos que fueron perdiendo presencia en los shows de New Order y que el bajista decidió hacerles justicia con su actual banda The Light: Technique y Republic.

La guitarra de David Potts, aquel que hizo dupla con Hook en Monaco, imitó a la perfección los riffs de Bernard Sumner para dar comienzo a “Regret”, y de alguna manera Hooky aprovechó para aclarar que no se arrepiente de nada. Luego de las conocidas disputas personales y legales que tuvo con sus ex compañeros de New Order, las cuales desembocaron en un acuerdo económico por los derechos de las canciones, Hook decidió vender toda la memorabilia de Joy Division que acumuló a lo largo de los años. Pero de algo no pudo desprenderse: las canciones.

El concierto estuvo dividido en tres secciones: primero el set de Republic; luego de un break, el set de Technique, con las canciones tocadas en el mismo orden que aparecen en los discos; y por ultimo una tercera parte con el encore compuesto por otros clásicos de New Order y Joy Division. Todo en una lógica archivística a lo Roger Waters cuando repasa álbumes de Pink Floyd.

La primera parte del concierto tuvo altibajos, con versiones ajustadas de “Regret”, “World” o “Young Offender”, pero también con desperfectos en las voces, saturaciones del sonido y cierto cansancio en “Everyone Everywhere”, “Chemical” y “Special”. Valió la pena atravesar esos pasajes agridulces para llegar a la parte de Technique. El público quería soltarse y Peter Hook les dio pista para que baile. “Fine Time” y “Mr. Disco” trajo la noche mediterránea del mejor acid house de Ibiza y, gracias a sus programaciones y arreglos, Martin Rebelski se ganó muy bien su sueldo.

“True Faith” fue el anuncio de Hook para dar comienzo a la tercera y última parte del recital. Como si fuese una banda contratada para una fiesta, Peter Hook and the Light metió mano a los hits megalegendarios de New Order y Joy Division. Entonces el clásico sonido de bajo de Hooky tomó protagonismo y dio rienda suelta a una versión preciosa de “Ceremony”, ese clásico que sirvió de puente para la mutación de Joy Division a New Order. La acelerada “Disorder” tuvo a Paul Kehoe en la difícil tarea de emular el beat nervioso de batería de Stephen Morris. “She’s Lost Control”, “Shadowplay” y “Transmission” se alejaron –un poco– de la oscuridad de sus versiones originales de estudio para dar muestra de la veta punk de Joy Division, a cargo casi exclusivamente por la arenga de Hook. Luego de pegarle trompadas a un pad para acentuar los golpes de batería electrónica, Hooky y su hijo Jack Bates se pusieron al borde del escenario con sus respectivos bajos para encarar la melodía de ultratumba de “Love Will Tear Us Apart”. La canción dejó de ser –por lo menos en la noche de Vorterix– ese lamento amoroso y personal de Curtis y se convirtió en un himno de comunión rockera comandado por Hook.

Por suerte su visita no es la única de esta semana: Nick Cave y Peter Murphy completan la trifecta de recitales que emocionan al amante del postpunk y derivados. A Peter Hook no le importa caer en ciertos gestos que para el público crítico pueden estar mal vistos. No le importa que estén dos bajistas en acción pero tener colgado el bajo y prácticamente no tocarlo en todo el recital –delegando responsabilidades en Jack Bates- ni simular el canto de barítono apenado de Ian Curtis. Tampoco le importa que el show sea predecible y pierda fluidez debido a cómo está estructurado. No le importa porque su concepto de show gira en torno a complacer al espectador, en dar todo de sí, entregarse al público, cantar hasta ponerse colorado, sacarse la remera y revolearla hacia la gente. Peter Hook brinda el recital que el fanático quiere, porque él se autoproclama “el fanático número 1 de Joy Division” (y seguramente también de New Order). Él, su banda y todos los presentes saben que la búsqueda en escena no es la contemplación, sino el goce, el placer que emerge del dolor, ese que marcó toda la discografía de New Order.

Continuar Leyendo
Click para comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En Vivo

Aurora Home Festival: el evento virtual que le dio un giro artístico a la pandemia.

Publicado

el

El festival virtual tendrá lugar el 18, 19 y 20 de julio. Alojará artistas de todo el mundo en distintos escenarios y experiencias activas.

La pandemia desnudó la crítica situación que viven algunos de nuestros artistas preferidos. La imposibilidad de asistir a shows y festivales generó una parate en la comunidad artística que ninguna red social podrá reemplazar.

Por suerte, y mientras tanto se vive el confinamiento en Buenos Aires, hay propuestas para paliar la situación: Aurora Home Festival es un evento virtual que busca reinventar el consumo de música en vivo.

Basado en la idea de identificarse con los festivales en espacios físicos, Aurora propone una experiencia sensorial activa por parte del asistente. Con distintas áreas y escenarios, la propuesta no es sólo sentarse y mirar un streaming, sino involucrarse, recorrer distintos espacios 2.0 y conocer gente. Sí, ¡como los festivales reales!

Aurora Home Festival es producto de artistas y emprendedores independiente que se acercaron a la idea de recaudar dinero a raíz de la paralización de la industria musical. En el 2018 tuvo su versión en la provincia de Mendoza, al pie de la Cordillera de Los Andes.

El 18, 19 y 20 de julio Aurora albergará a artistas de todos los géneros y nacionalidades: Estados Unidos, México, Holanda, Alemania, Arabia Saudita, Colombia, Chile, entre otros.

Para comprar entradas podés hacerlo a través de su sitio web. Allí vas a encontrar información sobre los distintos escenarios, charlas, workshops y puntos de interés en el festival virtual.

Continuar Leyendo

En Vivo

Radiohead publicará esta semana el show de San Pablo en 2018.

Publicado

el

Desde el comienzo de la pandemia y en línea con las diferentes “liberaciones” de películas, series y archivos, Radiohead decidió lanzar algunos shows históricos de su carrera de manera semanal.

Entre ellos estaban el que realizaron en el Club Ciudad de Buenos Aires en 2009 (podés leer la crítica de Ultrabrit acá), otro más reciente en el Lollapalooza Berlin, y hasta sesiones en el estudio de diferentes álbumes como In Rainbows y The King of Limbs.

El turno de esta semana es para el show que dieron en San Pablo, Brasil. Más específicamente en el Allianz Parque donde el club Palmeiras hace de local.

Se trata de un recital muy parecido al que los argentinos pudimos ver ese mismo año. Con un repertorio parecido, con algunas canciones históricas y otras de A Moon Shaped Pool, disco motivo de la gira latinoamericana.

Se podrá ver el show desde las 18hs (horario argentino) por YouTube:

Continuar Leyendo

En Vivo

Ultrabrit revive el primer show de Radiohead en Argentina

Publicado

el

2009 fue el año de otra pandemia. Una que quedó en el recuerdo como algo anecdótico y sin mayores complicaciones. En comparación con la situación que vivimos actualmente todo parecía bastante más tierno. Si miramos atrás no es que nos reímos pero casi. La palabra ‘cuarentena’ sólo la refería a las mujeres luego de un parto y el distanciamiento social no era más que la suspensión de clases durante dos semanas. Las redes sociales no estaban tan insertas en nuestra vida diaria y si bien era fácil enviar un mensaje, no existía lo viral.

Dos meses antes de la paranoia colectiva Radiohead visitó Argentina por primera vez. Después de tantos años de espera, 36.000 personas se reunieron en el club Ciudad de Buenos Aires en el marco del Quilmes Rock. De esa multitud seguramente algunos, una generación más grande, se movilizaron para ver exclusivamente a Kraftwerk por tercera vez en Argentina. La banda alemana anticiparía el show de la británica y no viceversa, ante la sorpresa de algunos.

La realidad es que Radiohead ya arrastraba varios años de una carrera impresionante y establecida. Desde su disco debut Pablo Honey hasta el más reciente In Rainbows, la banda lograba innovar musicalmente disco a disco. In Rainbows (2007) lo había hecho por partida doble: no solo era un disco que todavía estaba muy fresco en la memoria por su singular sonido sino también por la estrategia de venta del mismo, que terminó marcándole la cancha a grandes discográficas.

El frío de una noche de otoño porteña se contrarrestó inmediatamente por los acordes de 15 step, que también inauguraba In Rainbows dos años antes. Y si bien ese era el disco a presentar durante la gira, los fans en Buenos Aires estaban ansiosos por algunas canciones de los primeros trabajos. Airbag, de OK Computer, sonó para saciar esa necesidad en lo que estaba siendo un show más que prolijo.

Radiohead Setlist Quilmes Rock 2009 2009, In Rainbows

El setlist recorrió canciones de casi todos los discos, con In Rainbows siempre de por medio. La atmósfera creada por la iluminación de tubos encajaba perfectamente con las cajas de ritmos y guitarras y arpegios de cuerdas tan típicas.

Un instante del recital quedó curiosamente grabado como un gif en loop. Varios fans en Internet descubrieron más tarde que mientras la banda tocaba Weird Fishes/Arpeggiun proyectil (algunos aseguran un zapato pero imposible saberlo) impactó en la cabeza de Yorke.

Si el zapatazo fue de las primeras cosas que se mencionaban para hablar del primer show de Radiohead en Argentina, lo segundo fue la dedicatoria de Ed O’Brien en How to Disappear Completely. El show casualmente se dio un 24 de marzo, conmemorando un nuevo aniversario por el Día de la Memoria y es por eso que el guitarrista de Radiohead recordó a las víctimas del último golpe de estado para luego dar paso a los sintetizadores del track incluido en Kid A.

Para el primer encore del show, supimos ver grandes momentos como Pyramid Song, con Yorke en piano y Greenwood cabizbajo tocando la guitarra con un arco de violín. Previamente habían entonado las estrofas de The National Anthem en un show de luces no apto para epilépticos.

También jugaron con las ondas de radio AM de la Ciudad de Buenos Aires y las hicieron sonar en pleno show, un recurso con el que venían experimentando bastante seguido (lo hicieron también en su segunda visita al país años más tarde). [Ver minuto 44:40]

Yorke se movía por el escenario como lo haría años más tarde para el video de Lotus Flower, la canción de Radiohead incluída en The King of Limbs.

Entre la primera y segunda salida del escenario, Radiohead desplegó su capacidad técnica como nunca antes en el show: una exquisita e histérica versión electroacústica de Paranoid Android dejó vibrando a todos durante los siguientes 15 minutos, hasta hacerlo nuevamente pero esta vez gracias a Planet Telex. 

Minutos mas tarde, para el encore número tres, Yorke llenó al Club Ciudad de Buenos Aires de cantos mágicos en cámara lenta durante Go Slowly. Acto seguido eleva su registro vocal con 2+2=5 construyendo una distopía en vivo.

Cuando todo parecía terminado, la banda inglesa volvió a salir para concluir el show con Creep, tal vez su éxito más grande aunque amado y odiado en partes iguales. Poco les importa a los detractores de track, ya que vivieron más de dos horas y cuarto de uno de los mejores recitales de la banda en el último tiempo.

 

Continuar Leyendo

LAS MÁS LEIDAS