Seguinos en

Discos

Parlophone lanzará un álbum con grabaciones inéditas de Bowie

Publicado

el

Parlophone, la discográfica británica que trabajó en varias oportunidades con David Bowie anunció ayer que el 17 de abril estará en todas las plataformas ChangesNowBowie. El álbum tendrá íntegramente nueve grabaciones inéditas que el duque blanco grabó en 1996.

Anunciado para salir en formato LP y CD para el Record Store Day, tanto el evento como el lanzamiento físico se aplazaron hasta el 20 de junio por la crisis sanitaria mundial.

El tracklist lo abre una formidable versión de The Man Who Sold the World menos eléctrica que la original. Las grabaciones de Bowie tomaron lugar en Looking Glass Studio donde el protagonista y su banda ensayaron de cara al show en Madison Square Garden, donde el duque festejaría su 50° cumpleaños.

Los noventa encontraron a David Bowie en una etapa más madura, donde comenzó a rodearse de artistas como Reeves Gabrels. Éste último fue también responsable en algún modo de otra de las búsquedas que Bowie realizó a partir de los años 90’s.
Las grabaciones de ChangesNowBowie se ubican cronológicamente entre los lanzamientos de Outside (1995) Earthling (1997), dos piezas claves para entender la faceta artística por la que pasó el astro inglés durante el fin de siglo.

The Man Who Sold the World, canción que abrirá el futuro lanzamiento, había sido interpretada por Nirvana en el MTV Unplugged del año ’94. La versión de Kurt Cobain la llevó a lo más alto de los charts rockeros y la hizo circular por Estados Unidos aún más que el propio Bowie.

El tracklist de ChangesNowBowie se conforma de la siguiente manera:

1. ‘The Man Who Sold The World’
2. ‘The Supermen’
3. ‘Andy Warhol’
4. ‘Repetition’
5. ‘Lady Stardust’
6. ‘White Light/White Heat’
7. ‘Shopping For Girls’
8. ‘Quicksand’
9. ‘Aladdin Sane’

 

Continuar Leyendo
Click para comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Discos

Los 16 años de Hopes and Fears: la melancolía como estandarte

El primer álbum de Keane celebra un nuevo aniversario

Publicado

el

Recién comenzaba la década de los ’90 cuando Tim Rice-Oxley y Richard Hughes vieron truncada la ilusión adolescente de convertirse en músicos: la escuela secundaria de Tonbridge a la cual asistían,fuertemente orientada en deportes, no era la mejor aliada para canalizar sus inquietudes artísticas. Pero unos años después, Tim -puesto en la piel de un estudiante de Humanidades en la Universidad de Londres- entendió que estaba situado en el espacio ideal para tomar revancha. Así fue cómo los convocó a Richard y a otro amigo llamado Dominic Scott con el plan de armar una banda de covers que interpretara canciones de The Beatles, Oasis y U2.  El último en incorporarse al proyecto fue Tom Chaplin, compinche de la infancia de Tim y Richard, quien se sumó como vocalista en 1997 y encendió el motor de lo que sería una de las agrupaciones más destacadas del milenio entrante. Bautizada originalmente como The Lotus Eaters, el nombre mutó en Cherry Keane -en honor a la niñera de Tom- para luego identificarse definitivamente como Keane.

Con un importante caudal de temas propios, el conjunto hizo su debut oficial en 1998 tocando en el famoso pub londinense Hope and Anchor. Durante los próximos dos años, se dedicó a presentarse en numerosos bares de la capital inglesa. La destreza frente al piano de Tim llamó la atención de Chris Martin, quien le ofreció tomar el mando de aquel instrumento en Coldplay pero Rice-Oxley rechazó la propuesta para enfocarse en lograr la consolidación de su propia banda. La decisión no fue desacertada: en 2001 Keane firmaría contrato con BMG.

En mayo de 2003 y con Scott ya fuera de la formación, se editó Everybody is changing, su primer corte. Dueño de una composición impecable y de una letra impregnada de sensibilidad, impactó positivamente en la crítica. La preponderancia y fuerza del piano de Rice-Oxley, junto con la precisión de la batería ejecutada por Hughes y la afinadísima voz de Chaplin, provocaron que la escena musical mundial posara su mirada sobre este trío. El tema fue galardonado con un Brit Award por “Mejor sencillo británico” en 2005 y el periódico The Sun lo ubicó en el puesto 79 de “Las 100 mejores canciones de todos los tiempos.”

En octubre de ese mismo año, le llegó el turno a This is the last time. La voz de Tom, que denota pena y arrepentimiento mientras pronuncia “recuerdo la primera vez, la primera de muchas mentiras”, se va envolviendo progresivamente en el ritmo que marcan sus compañeros para explotar todo su potencial en el estribillo.

Somewhere only we know fue publicada en febrero de 2004. Con esta tercera entrega, la banda volvía a reafirmar su innegable talento. El single escaló hasta el puesto número 3 en el Reino Unido, se ubicó en la posición 48 de “Las 100 mejores canciones del siglo XXI” según la  revista Rolling Stone y se ganó el lugar 99 en “Las 1000 mejores canciones de siempre” de la revista Q Music. La delicadeza musical y la línea inicial que enuncia “Caminé a través de una tierra vacía, conocía el sendero como la palma de mi mano”, lograron la consagración de este himno indiscutido de Keane.

Con el terreno preparado por este anticipo más que prometedor, el 10 de mayo de 2004 fue lanzado Hopes and Fears. De forma inmediata, llegó al número uno en los charts, obtuvo la distinción de disco de platino en ocho países, ganó un Brit Award por “Mejor álbum” en 2005 y fue catalogado como el decimosexto LP mejor vendido del nuevo milenio en el Reino Unido.

Bajo la certeza de contar con una gran receptividad por parte del público, el sencillo que se difundió en agosto de ese año fue Bedshaped. El último track del disco, que condensa la mezcla justa de misterio, dolor y redención, se transformó rápidamente en una de las canciones favoritas posicionándose en el top ten de los principales rankings. Un atractivo video animado fue el ingrediente final para asegurar el éxito.

Finalmente, en julio de 2005, se divulgó Bend and break. Una de las letras más optimistas de la placa, que narra el viaje esperanzador desde la oscuridad hacia la luz, se conjuga con la alegría de su sonoridad dando como resultado a un hit perfecto.

La portada del álbum, ilustrada por martillos de piano, presagiaba la centralidad que tendría el sonido de sus teclas a lo largo de las canciones. Keane demostró que no necesitaba más que complementarlo con una batería y con una gran voz para darle cuerpo a un puñado de bellas canciones que, impulsadas por la melancolía como hilo conductor, recorrerían todo el planeta.

Continuar Leyendo

Discos

Brooklyn Bridge to Chorus: el nuevo sonido de The Strokes

Publicado

el

Nuevo material de The Strokes siempre es noticia. Incluso a pesar de su zigzagueante inconsistencia que ya viene desde Angles (2011), The New Abnormal tiene muchas fichas puestas por parte de los fans.
Las expectativas de lo que será el sexto disco de la banda neoyorquina se fundan en los tres singles que salieron en el último tiempo: At the Door; Bad Decisions y el flamante Brooklyn Bridge to Chorus.

Todos los singles lanzados hasta ahora juegan de algún modo u otro con melodías sintéticas y del arco del pop. Tanto desde las referencias en las letras como en lo específicamente sonoro, la banda de Julian Casablancas se remonta a los primeros años de los ochenta para anticipar lo que vendrá en el LP.
Allí donde su último single está entre el new-wave y el eurodisco, la tapa de The New Abnormal juega con el art-pop de Basquiat para ilustrar la tapa de su nuevo disco.

¿Experimentará The Strokes algún género nuevo para su nuevo disco? The New Abnormal estará disponible en todas las plataformas a partir de este viernes 10 de abril.

 

Continuar Leyendo

Discos

Los discos que nos dejó marzo: nuestras recomendaciones

Publicado

el

Childish Gambino – 3.15.20

La faceta musical de Donald Glover está en constante movimiento. A pesar de pronunciados silencios en el tiempo, la combinación entre todas sus vetas está articulada de manera ecléctica. Su último lanzamiento no es la excepción: luego de que Redbone y This is America salieran a recorrer las radios del mundo, Gambino sintió la necesidad de realizar una búsqueda menos literal. Con apariciones fugaces en la web, 3.15.20 finalmente se lanzó bajo un manto de previsible misterio. Previsible porque si algo sabemos del norteamericano es que, con mayor o menor solidez, intentará sorpender y dejar una huella por donde pasa. En este último lanzamiento, Glover crea mundos en blanco y negro para darles da vida; durante la segunda mitad se encarga de darle color.

 

Pearl Jam – Gigaton

Luego de casi treinta años de carrera y once discos bajo la manga, lo fácil para Pearl Jam sería seguir repitiendo antiguas fórmulas. Sin embargo, para Gigaton decidieron cambiar a su productor e involucrarse en un disco acorde a su tiempo. Ante todo pronóstico Pearl Jam vuelve con un poco de aire fresco: no una ventada sutil sino más bien un vendaval que viene para ubicar las cosas en su lugar. Vedder retoma el concepto del cambio climático, hoy más en boga que en los años 90’s. A todo esto le agrega una crítica política personificada claramente en Donald Trump.
Sin dejar sus influencias de siempre (The Who, Bruce Springsteen) la banda de Seattle también generó sonidos nuevos y muy acertados. Dance of the Clairvoyants coquetea con el new-wave y Vedder juega a ser David Byrne por un momento.

 

Cornershop – England is a Garden

Cornershop es de esas carreras musicales que en sus primeros pasos generaron un sonido más rebuscado para que el paso de los años los encuentre abriéndose a sonidos más limpios y amigables. Incluso cotejaron viejas canciones para pulirlas y relanzarlas, como Hold on it’s Easy (2015). Desde ese momento, Cornershop compuso más de cincuenta canciones para luego elegir las doce que compondrían England is a Garden.
Su último LP es el sonido glam de T.Rex adaptado a la Inglaterra multicultural en épocas de inmigración. En este lanzamiento hay un claro anclaje en el rock británico de los 70’s que no se limita a jugar con otros sonidos.

Waxahatchee – Saint Cloud

Dejando de lado el alt-rock, las drogas y el alcohol, Katie Crutchfield se embarca en un llevadero soft-rock que mira de reojo al country norteamericano. Nacida en Alabama, Saint Cloud es una envidiable muestra de vulnerabilidad y desnudez.
El registro vocal y la intimidad de las letras son una suerte de Alanis Morisette menos radial pero más profunda.

 

Continuar Leyendo

LAS MÁS LEIDAS