Seguinos en

Especiales

A 50 años de “La Balsa”, el mito de los orígenes del rock argentino

Hace cincuenta años, el rock argentino comenzaba a dar sus primeras señales de vida: salía a la luz un single que tenía la particularidad de recrear la novedosa música beat pero en castellano.

Publicado

el

Hace cincuenta años, el rock argentino comenzaba a dar sus primeras señales de vida: salía a la luz un single que tenía la particularidad de recrear la novedosa música beat pero en castellano. Se trató de un fenómeno fundamental para la música popular iberoamericana. Sin embargo, su importancia no se agota allí en absoluto.

El nacimiento de una cultura juvenil contestataria

A mediados de la década del ’60, los primeros rockeros argentinos construyeron sus prácticas en oposición a otras formas de culturas juveniles impuestas desde la industria cultural, como las que encarnaba El Club del Clan de Palito Ortega y Violeta Rivas, entre otros. En ese sentido, no participar de la maquinaria comercial y permanecer auténticos era fundamental para “pertenecer” al movimiento que estos rockeros estaban creando.

La apelación a esa noción de autenticidad sirvió también a la creación del sujeto de la poética rockera: un “yo libre” que no se sometería a las convenciones de la vida ordinaria. Tras el golpe de Estado de 1966 liderado por Onganía, sin embargo, los jóvenes padecerían las prácticas específicas que remarcaban la faceta militarista que caracterizaba la escuela en aquellos años.

Por su parte, el servicio militar colaboraba fuertemente, alimentando el descontento y sensibilizando a los jóvenes sobre el ejercicio del autoritarismo: ambas instituciones promovían el respeto a las jerarquías y un sentido de respetabilidad vinculado a la higiene y la presentación corporal. El resultado del pasaje por la escuela y la conscripción no era otro que el disciplinamiento en función de los valores y normas sociales conservadores.

El oficinista, la contra-figura del rockero

Antes que entregarse a una vida gris, teñida de consumismo y rutinas, de sumisión y largas jornadas laborales, tal y como vivían sus vidas los adultos, estos jóvenes que crearon la cultura rock en la Argentina reivindicaban ser “pibes” para siempre, abrazando la espontaneidad y autenticidad que los caracterizaba. Para los rockeros, náufragos de plazas, antros y avenidas nocturnas, la (contra) figura del oficinista evocaba un destino como el de muchos de sus padres.

Pero no solamente era esta cuestión que los aglutinaba: tanto sus gustos musicales como una estética emblematizada por el pelo largo, les permitía reconocerse y crear, simbólicamente, lazos fraternales. Resistiendo los embates y persecuciones por parte de las fuerzas del orden, las “fraternidades de pelilargos” se apropiaban de plazas y esquinas.

Acusados de vagancia y alteración del orden público, una gran cantidad de jóvenes nutrieron los calabozos del centro porteño y de barrios como Paternal y Villa Pueyrredón, al igual que en las ciudades de Córdoba y Mendoza. Sin embargo, estas reacciones represivas dotaron de coherencia interna a los hippies argentinos, y manifiestan la forma en que el antiautoritarismo se solidificó como el elemento ideológico más saliente de un movimiento rockero que se expandía.

Escuchar música, un acto de liberación

Desde comienzos de la década del ‘60, el (no tan) simple hecho de escuchar canciones distintas a las que elegían los adultos –incluso criticadas muchas veces por ellos– había representado una forma de distinguirse y distanciarse de los gustos, valores y prácticas impuestos por la costumbre social.

De esa manera, aquellos intrépidos y ansiosos jóvenes no veían el momento de juntarse en grupo en el cuarto de algún afortunado que tuviera un Winco para escuchar, prestando toda la atención posible y sin parar, los discos de los artistas de rock foráneos. Los vinilos, pues, supieron ser una llave hacia ese nuevo mundo, una educación musical colectiva ocurrida en esas ceremonias secretas.

En ese contexto tan particular que atravesó los fundamentos de la naciente cultura rock local, los primeros jóvenes rockeros naufragaban por la ciudad, alimentados exclusivamente de charlas, guitarras y canciones. Para su suerte, lograron construir “La Balsa”, compuesta por Tanguito y Litto Nebbia y grabada por el cuarteto Los Gatos, que se convertía entonces en el primer himno de los rockeros locales.

[post_view]

Continuar Leyendo
Click para comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cultura

Chris Stein de Blondie lanza una imperdible exhibición fotográfica online

Publicado

el

Por

Chris Stein es responsable de co-fundar Blondie, la mítica banda new-wave; donde fue pareja y mano derecha artística de Debbie Harry. Casualmente es también quien retrató como nadie a la carismática blonda neoyorquina.

Stein lanzó su carrera fotográfica en simultáneo a su carrera como guitarrista. En 1973 conoció a Debbie y fundaron Blondie, en una asociación que rebosaba tanto artística como estéticamente.

A través del lente de Stein, se puede recorrer gran parte de lo que fue la escena punk y new-wave durante la década del 70. Algo particular del fotógrafo es que también forma parte de esa corriente, en una semblanza inusual entre objeto y sujeto.

Para recordar el trabajo de Stein, The Music Photo Gallery está desarrollando una exhibición digital que aborda el trabajo fotográfico del norteamericano. La muestra ya está disponible para visitar online en el sitio de la compañía.

The Music Photo Gallery está dirigida por el argentino Sebastián Alderete, quien representa a Chris Stein y otros artistas de la escena. La compañía es responsable de exhibiciones en el país tales como “John Lennon, sus años en Nueva York” (2017), “Bowie by Mick Rock” (2017), “Ramones & GBGBs” (2018), entre otras.

El título de la muestra no podría ser de otra manera que “ME, NEW YORK CITY AND THE PUNK SCENE”, ya que si algo encontraremos en los retratos de Stein es una metrópolis cargada del espiritu punk rock de la época.

Entre las más destacadas, los visitantes encontrarán a Debbie Harry, como nadie pudo retratarla, pero también a David Bowie, Andy Warhol, los Ramones, Joan Jett y hasta un aniñado Anthony Kiedis.

Continuar Leyendo

Cultura

Los trabajos más recordados de Phil Spector a lo largo de su carrera como productor

Publicado

el

Por

Phil Spector murió a los 81 años el pasado 16 de enero por una falla respiratoria a raíz de sus complicaciones con el Covid-19. Sus útlimos años los pasó preso en la carcel de Stockton, California condenado por asesinar a una mujer en el año 2003.

Su legado musical quedó marcado luego de haber tenido grandes éxitos en la década del sesenta junto a The Beatles, The Beach Boys, Leonard Cohen, The Ronettes, entre otros. Aquí recorreremos los puntos claves de su labor como productor junto a diferentes bandas y solistas.

Be My Baby – The Ronettes

Tras pasar de sello en sello, The Ronettes cayó en Phillies Records, la discográfica de un joven Phil Spector asumió el rol de productor y letrista. El primer gran hit fue Be My Baby, co-escrita por Spector.

La canción fue la que inauguró el característico sonido del difunto productor, creando una canción en forma de capas y donde el registro vocal de las tres Ronettes marcó la diferencia.

River Deep Mountain High – Ike & Tina Turner

En un nuevo trabajo junto a un grupo de mujeres, Spector tomó el desafío de combinar la voz de Tina Turner junto a un veloz arreglo de cuerdas. Si bien el resultado comercial no fue el esperado, el tema sí marcó el futuro de la carrera del productor y la vocalista también.

Let It Be – The Beatles

A fines de los años sesenta, Phil Spector recibió una noticia agridulce: lo bueno era que iba a trabajar con uno de los grupos más grandes e influyentes de la historia de la música. La mala es que debió hacerlo después de que ellos se separen, arreglando Get Back, las sesiones que los Beatles abandonaron antes de finalizar las grabaciones.

Aún así, el trabajo de Spector dio grandísimos resultados comerciales y artísticos, a pesar de algunas críticas de la época. Su buena labor lo llevó a trabajar con los ex-Beatles de manera individual.

Plastic Ono Band – John Lennon

Luego de producir el último trabajo de The Beatles por expreso pedido de Lennon, la asociacion Lennon-Spector se reencontró en el trabajo más ambicioso e importante del ex-vocalista beatle.

El track que mejor resume la combinación de ambos es Instant Karma! donde crearon una canción poderosa y elevada, que quedó como unos de los temas más reconocidos de Lennon en su etapa post-Beatles.

End of the Century – Ramones

Johnny Ramone creció escuchando música durante la década del 60, por lo tanto tenía un enorme respeto por Phil Spector. Cuando le llegó la oportunidad de trabajar con el productor, no lo dudó.

A pesar de que fueron sesiones traumáticas para todos, el trabajo de los Ramones en End of The Century está seguramente dentro de su top 5. Eran épocas en que Spector desarrolló una fuerte personalidad y actitudes paranoicamente meticulosas, por lo que las grabaciones del álbum se demoraron bastante más de lo planeado.

Continuar Leyendo

Discos

Oasis anuncia remasterizaciones y contenido oficial para celebrar los 25 años de What’s the Story…

Publicado

el

Por

El 2020 es el año del 25° aniversario del mítico ‘(What’s The Story) Morning Glory?’ y Oasis tiene preparado una serie de festejos para conmemorar al álbum.

El próximo 2 de octubre, la banda mancuniana anunció que actualizarán el contenido en YouTube. Por ejemplo, Wonderwall, Don’t Look Back in Anger, Some Might Say, Roll With It, Morning Glory y Champagne Supernova serán remasterizados en cuanto a audio y video y serán versiones de mejor calidad.

También anunciaron merchandising que se venderá en los links de la descripción de cada video. Serán remeras con estilo vintage de la época con diferentes diseños de logos y portadas de la banda.

Continuar Leyendo

LAS MÁS LEIDAS