¿Ya escuchaste el nuevo disco de Robert Plant? | Ultrabrit
Home Música Discos ¿Ya escuchaste el nuevo disco de Robert Plant?
¿Ya escuchaste el nuevo disco de Robert Plant?
0

¿Ya escuchaste el nuevo disco de Robert Plant?

270
0

El ex Led Zeppelin no se queda quieto y anunció el lanzamiento de un DVD grabado en vivo en 2016 en el Festival of Disruption de David Lynch. Pero todavía estamos degustando su último trabajo de estudio, Carry Fire, que Nicolás Álvarez critica en esta nota.

 

El cantante dorado tiene su llama interna más viva que nunca.

Uno de los elementos que destacó a la música de Led Zeppelin fue su inclinación por lo retro, una acertada manera de visitar y retomar obras de viejos –y también contemporáneos– artistas, a veces hasta de forma polémica llegando a ser acusados de plagio mediante juicios. Esa vocación por el pasado que los llevó a definir los parámetros del rock más clásico, estableciendo todos los modismos y yeites que podrían aparecer en algún manual escolar –Jack Black lo explicitó en Escuela de Rock–, sería una tentación para cualquier músico, pero no para Robert Plant. A lo largo de su carrera solista, el cantante inglés siempre tuvo en claro el rumbo que debían tomar sus discos y nunca picó el anzuelo de revivir el espíritu de Led Zeppelin, más allá de reversiones de algunos temas en vivo o de aquel famoso concierto de 2007 en el O2 Arena. Plant se dedicó a seguir navegando hacia adelante, especialmente en sus últimos trabajos, Raising Sand (2007), junto a Alison Krauss, Band of Joy (2010), Lullaby and… The Ceaseless Roar (2014) y su flamante Carry Fire (2017).

En esta nueva entrega, otra vez con la compañía de su banda The Sensational Space Shifters, el cantante dorado enfatiza su exploración por sonidos del Medio Oriente y el norte africano, algo que había hecho en su álbum de 2014 y que significó su visita a la Argentina con un memorable show en el Lollapalooza. Aquí lo retro no tiene que ver con su prontuario rockanrolero, sino más bien con su educación y predilección por la música folk. Carry Fire no viene a traer vanguardia o novedad, obviamente Plant no inventa la rueda en este disco pero sí alcanza un nivel de profundización musical que no había experimentado antes. Los arreglos vocales, lejos del registro arrollador zeppeliano, son el gran hallazgo de Plant en la última década, centrándose en la delicadeza de las interpretaciones intimistas, a veces casi susurradas y etéreas. Aunque también hay espacio para la épica medieval en “Bluebirds over the Mountain”, un cover de un viejo tema rockabilly de Ersel Hickey que fue grabado por Ritchie Valens y The Beach Boys. Plant hace un dúo con Chrissie Hynde, de The Pretenders, y demuestra que la compañía de una voz femenina es una fórmula ganadora.

“The May Queen”, tema que abre el álbum, podría ser una referencia con su título a “Stairway to Heaven”, pero musicalmente se diferencia desde el comienzo con un ritmo marchante del Medio Oriente, una especie de adelanto de lo que ofrece el resto del trabajo. “Carving up the World Again… A Wall and Not a Fence” –en alusión a Donald Trump– va por el mismo camino pero, además del trance de penetrantes percusiones, cuenta con rasgueos de guitarra eléctrica que dibujan líneas efímeras de acordes hacia el final. Plant se mete en temas más complejos en este disco, con líricas políticas influidas por el contexto post Brexit, y se pone a discutir tópicos como el nacionalismo, la crisis de los refugiados y el colonialismo, como es el caso de “New World…”, que toca cierto nervio rockero al igual que “Bones of Saints”.

La canción que da nombre al álbum es la que mejor expresa su cruza cultural, con melodías de guitarra oriental y percusiones africanas. Instrumentos como el djembé, el bendir y la tabla se mezclan a lo largo del disco con el violín de Seth Lakeman y el violonchelo de Redi Hasa. El resto de los Sensational Space Shifters (John Baggott, Justin Adams, Liam Tyson, Dave Smith y Billy Fuller) recorren los senderos de la world music e interpretan a la perfección el exotismo que Plant se hizo cargo de llevar a Led Zeppelin en los 70.

“A Way with Words”, una exquisita canción con la voz de Plant en su máxima fragilidad –I’m back again, I know, canta su personaje cansado luego de una larga travesía– y guiada por un piano melancólico que se convierte en la perla del disco y lo parte justo a la mitad. El cierre corre por cuenta de “Heaven Sent”, una sombría canción que se asoma misteriosa como el humo que sale de una alcantarilla, con el cantante de las notas altas encontrando su tono más bajo, reptando en el empedrado de un callejón inglés. El héroe del poster deja ver sus vulnerabilidades y hace de las marcas del tiempo su principal materia prima para traer al escucha historias que podrían ser pasadas pero que siguen siendo actuales, porque ese héroe aventurero ahora es un guardián que se encarga de que el fuego siga más vivo que nunca.

9 puntos.

02-newstube-banner-728×90

DEJAR COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *