Seguinos en

Experiencias

ULTRABRIT XPERIENCE en primera persona: Flor Rivamonti

MI PASO POR LA ULTRABRIT EXPERIENCE

Hace poco tuve la suerte de formar parte de la Ultrabrit Experience. Personalmente ya había visitado Londres varias veces, pero esta vez fue distinta, ya que pude compartir el viaje con un grupo al cual le apasiona el rock británico tanto como a mí. Por eso no es lo mismo un paseo tradicional por la capital inglesa que un recorrido por Camden Town que terminó con (varios) Gin Tonics en el pub que solía ser el preferido de Amy Winehouse, mientras charlábamos de música. Tampoco es lo mismo pasar por Abbey Road que experimentar, junto con el grupo, el cruce de la calle tal como lo hicieron los Beatles 50 años atrás.

También visitamos Manchester en la que fue, para mí, la experiencia más emocionante del viaje. Y no sólo porque era mi primera vez en esta ciudad. Manchester es una de las ciudades más emblemáticas para los amantes del rock británico. Imposible describir lo que se siente estar en el Salford Lads’ Club y sacarse la misma foto que Morrissey y los suyos en 1986 para el álbum “The Queen is dead” (uno de los mejores discos de la banda y, quizá, de la historia del rock británico). O parar en la puerta de la casa en la que vivió Morrissey (y donde se cree que todavía viven sus hermanas), la misma casa a la que Johnny Marr fue a buscarlo para formar una de las bandas más emblemáticas de Gran Bretaña: The Smiths. Tampoco puedo dejar de mencionar la emoción de pasar por la casa de los hermanos “macana” Gallagher, y de saber que allí dentro aún sigue viviendo la mujer que los trajo al mundo: Peggy, quien debe contemplar desde alguna ventana los grupitos de curiosos que pasan, miran y se sacan fotos en el lugar que supo ser testigo del origen de Oasis.

Y ni hablar de lo fuerte que es estar en la puerta de la casa de Macclesfield en la que vivió y murió (por voluntad propia) otra leyenda, Ian Curtis, líder de Joy Division, para continuar el recorrido visitando su tumba en el Macclesfield Cemeter, lugar en el que descansa y descansará para siempre, que pasa un poco desapercibido por lo chiquito que es.

Al viaje se sumó un paseo por Brighton, ciudad Mod por excelencia, el cual finalizó con unos drinks en la playa, bajo un sol que brillaba exclusivamente para nosotros, en una Inglaterra que por lo general tiene un cielo casi siempre nublado.

Y qué decir de la frutilla del postre que coronó esta experiencia inolvidable: The Cure en Rock en Seine, un festival en las afueras de París, otra de las ciudades que incluía este Ultrabrit Tour. Imposible no emocionarse durante las dos horas (o un poco más) que duró el recital, un show brindado por un Robert Smith muy “up” y tan emocionado como quienes estábamos viéndolo. Dicen los que saben que este show los posicionó como una de las bandas legendarias de la historia del rock mundial, y que fue, sin duda, el mejor de su gira 2019. Para nosotros, definitivamente, lo fue. El viaje terminaba, así, con lágrimas de emoción, las mejores lágrimas que alguien puede derramar.

Por último, y no menos importante, quiero destacar a quien fue el mentor de este viaje: Gus Giorgi, un tipo al que se le nota de lejos que lo que hace, lo hace con pasión, con alegría, porque ama el rock, ama viajar, ama conocer y compartir con otros todo lo que sabe. Un tipo 100% profesional que no deja ni un detalle librado al azar. Un tipo que está en todo, en todas y para todos.

No tengo dudas de que, algún día, voy a repetir esta experiencia. Aunque repita lugares, aunque repita emociones, aunque repita compañeros de viaje. Repetir las cosas buenas que tiene la vida, vale la pena. Porque los viajes y las experiencias memorables son lo único que nos llevamos al más allá luego de nuestro paso por esta Tierra…

A Gus Giorgi:

Si estás leyendo esto: GRACIAS. Gracias por TODO. GRACIAS…TOTALES.

 

Continuar Leyendo
Click para comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *