Seguinos en

Experiencias

LONDRES ES NUESTRA

Hablando de ella, siempre digo que Londres es una ciudad que te avasalla. Y que comencé a decir que conocía la ciudad a partir de la tercera o cuarta visita, ya que su trazado urbano es tan intrincado y principalmente su propuesta cultural tan vasta que no hay forma de abarcar semejante cantidad de estímulos en una primera visita. Ni siquiera en dos. Y si a todo ello lo tenés que hacer engarzar con tu pasión por la música, créeme: ¡estas en problemas! Es inevitable que decenas de cosas por conocer te queden afuera, porque vivimos en un mundo imperfecto en donde los usos y costumbres se deben amoldar en una apretada agenda diaria limitada a 24 horas, y contra eso no hay nada por hacer. Entonces, ¿qué mejor que poder contar con alguien avezado que te guíe y con ello poder optimizar cada hora de estadía? Aparte de poder viajar con gente con quien compartir experiencias y gustos en común, esa siempre fue la idea matriz de un Ultrabrit Tour: una experiencia en loop constante de 10 días en la cual que uno pueda juntar todos los estímulos posibles en cierta ventana de tiempo.

La elección del hotel de la prestigiosa cadena Le Meridien no fue para nada casual. La búsqueda del lugar correcto tuvo que ver con identificar el epicentro de la movida de una Londres sin pausa porque, hay que decirlo: bien contraria a las costumbres de Buenos Aires, una gran parte de la capital de Inglaterra se va a dormir a las 10 PM! En ese sentido, Piccadilly Circus no podía fallar. Pensada para que la zona durante el día oficiase de estratégica cabecera de playa para nuestros constantes traslados, y por la noche se transformara en un barrio cómplice, a la hora en la que los londoners se van a descansar y uno quiere salir en banda a tomar unas buenas pintas de las mejores cervezas del planeta. ¡Objetivo cumplido!

Bien cerca de nuestra base operativa, la más variada oferta cultural de una de las principales ciudades del mundo. Fashion, compras, música en vivo, historia, todo al alcance de la mano. La hermosa Regent St. y su estilo arquitectónico tan particular, Carnaby St y su historia rockera que remite al Swinging London de los ’60s cuando todo era efervescencia y sus callejones eran caminados por The Beatles, el primer David Bowie, los Stones, The Kinks y The Who, los iniciáticos Pink Floyd. Y más acá en el tiempo, territorio de Paul Weller, Madness, Suede y Blur, Liam Gallagher y su ropa fashionista Pretty Green. A doscientos metros, las casi 20 cuadras de Oxford St y toda su magnífica oferta de compras para todos los bolsillos. Casi escondido, el Soho y sus fascinantes calles, de día variopintas y estimulantes, de noche bien atrevidas con la movida gay y una muchedumbre cosmopolita que busca diversión y no se detiene nunca. Covent Garden y la elegancia trendy en su máximo apogeo, los parques reales con Hyde Park a la cabeza, como una mancha verde gigante que sirve de pulmón y se muestra como uno de los símbolos máximos de la Londres que hace una pausa entre el rítmo cardíaco y se abre a millones de turistas todos los días de la semana.

Nosotros, los 20 componentes del Ultrabrit Tour #1, como soldados entregados a la noble causa, decidimos nunca descansar. Como una furiosa tromba que no puede saciar sus ganas de saber y conocer más de todos esos secretos urbanos escondidos, surcamos la capital inglesa a bordo del Tube, un entramado subterráneo tan legendario como eficiente. Cada uno con su Oyster personal en mano (la Sube de los británicos), nos movimos en banda por todo Central London, y desde Paddington hacia Oxford, desde Euston a Manchester y Liverpool, a Notting Hill y a Camden Town, a vivir la experiencia beatle en Abbey Road, a ver a The Rolling Stones y al festival All Points East. ¡Nada nos detuvo! Cuando cada hora cuenta, la optimización de recursos cotiza doble. Misión logística ampliamente cumplida.

En el marco del tour hubo una cierta alquimia inesperada: sin casi conocernos se formó un grupo sorprendentemente homogéneo, divertido y cómplice. Fueron 9 días de intensa actividad y 8 noches de compartir salidas en donde nadie tuvo tiempo para la pereza y la rutina. Londres fue nuestra de par en par, sin importar el idioma ni las costumbres que llevamos desde casa, y esa también fue una de las premisas principales a la hora de soñar llevar la experiencia adelante.

 

Fotos a cargo de Ornella Capone (@ornella.capone)

Continuar Leyendo