Seguinos en

Discos

The Rise and Fall of Ziggy Stardust and the Spiders from Mars, de Bowie

Pasaron 45 años del lanzamiento de Ziggy Stardust, la llegada del alienígena salvador. Repasamos la llegada del eureka del rock de los 70s y como abrió la puerta al glam.

Publicado

el

Pasaron 45 años del lanzamiento de Ziggy Stardust, el alienígena salvador. Repasamos la llegada del eureka del rock de los 70s y como abrió la puerta al glam.

Con su lanzamiento el 6 de junio de 1972, este disco de casi 39 minutos, combina el estilo hard rock de The Man Who Sold the World (1970), con el rock/pop experimental de Hunky Dory (1971). Fue un largo camino y diversas influencias como teatro, rock and roll, sexualidad, pop art y moda, las que Bowie fusionó en este álbum tan complejo y excitante que, para entenderlo hay que escucharlo tantas veces como sea necesario; tristeza, sexualidad, glamour y frenesí, en un mundo de incomprendidos, donde nada y todo está perdido.

Pionero en un mundo que seguía bajo las sombras de la segunda guerra mundial, Ziggy Stardust aterrizaba en el planeta tierra para cambiar la vida de varias generaciones.

Bowie quería mostrarse al mundo como Ziggy y darle un modelo de libertad sexual y personal a millones de personas, declarando que lo políticamente incorrecto es solo un estereotipo en la cabeza de una sociedad, afirmando que cada uno es libre de ser quien es. Y, sin saberlo, este sería solo el comienzo de una serie de personajes y diversas personalidades en la carrera de este glamouroso, pionero y extravagante cantautor.

Este disco tan único en su especie, que supo fusionar estilos, imagen y sonido, cuenta la historia de un alienígena que llega a la tierra para convertirse en estrella de rock, pero el mismo rock y su fama, lo termina asesinando. Desde el apocalipsis, inspirando por el sufrimiento de la segunda guerra, en Five years, hasta su muerte en Rock n roll suicide donde relata sus días bajo la compañía de su mayor adicción, la cocaína, droga que se había apoderado de su ser; Bowie explica cómo vivió esa experiencia terrenal (y extra terrenal) que consumió su personalidad y lo llevó a transformarse en su alter ego, un marciano que llegaba al mundo para salvarnos con su rock, durante un año completo.

Si bien el duque blanco, ya había publicado 4 álbumes y había saltado a la fama con Space Oddity en 1969 y la llegada del hombre a la luna, no había logrado lo que él buscaba, revolucionar el mundo con su estilo y música.

En 1970, Tony De Fries se presentó en la vida de David para financiar su camino al estrellato. De Fries, creyó que lo mejor para el cantante era que se empapara de la escena artística que crecía en New York, es por eso que el músico se mudó a USA por un tiempo en 1971, momento que fue clave en la vida de Bowie y el nacimiento de su alter ego. Allí se relacionaba con grandes iconos como Iggy Pop, Lou Reed, los Velvet Underground, Andy Warhol, y los artista más importantes del movimiento under, del emergente pop art y de la escena musical.

Sus influencias

En la creación de este personaje, el camaleón, también se inspiró en el excéntrico cantante británico de rock and roll Vince Taylor, a quien había conocido en los 60s, época de gran adicción a las drogas y alcohol del actor. El estilo de Taylor estaba fuertemente influido por Elvis Presley, salía a escena vestido en cuero negro, maquillado y moviéndose espasmódicamente. Estas fueron influencias que llevaron a terminar de formar a Ziggy en su cabeza, desde su nombre que se especula que es un desprendimiento de su idolatrado amigo Iggy Pop, pasando al origen del apellido Stardust, en honor a Norman Carl Odmon, cantante country que en sus conciertos se presentaba como The Legendary Stardust Cowboy, hasta su vestuario glam interferido por el teatro japonés kabuki, y los trajes de las arañas de Marte inspirados en la icónica película de Kubrick, La naranja mecánica.

El 3 de Julio de 1973, con el cierre de su gira, Ziggy Stardust dio su última función en el teatro Hammersmith Odeon de Londres y se despidió del planeta tierra. En cuanto a The Spiders from Mars, banda que acompañó a David Bowie en esta transformación desde 1970 hasta mediados de 1973, estuvo formada por Mick Ronson (guitarra, piano y coros) con quien también grabó el álbum The Man who sold the world, Trevor Bolder (bajo) y Mick Woodmansey (batería) quienes también tocaron en el disco Hunky Dory. Pero luego de la despedida a Ziggy, las arañas de Marte se separaron del británico.

The Rise and Fall of Ziggy Stardust and the Spiders from Mars es uno de los discos que más influenció al mundo del rock n’ roll, el número uno en glam rock y el porqué de tantos millones de adeptos a Bowie alrededor del mundo.

[post_view]

Continuar Leyendo
Click para comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Discos

HELP US STRANGER: la vuelta de los Raconteurs

The Raconteurs regresa tras una década con un disco que balancea nostalgia y reinvención.

Publicado

el

La diversidad de proyectos en los que se ha involucrado Jack White ha creado un clivaje inevitable entre sus fans: en su trayectoria post-White Stripes, están quienes prefieren el sonido más “clásico” de The Raconteurs y quienes apoyan las desviaciones de The Dead Weather, sus colaboraciones (¡con Beck y Beyoncé!) y los discos solistas. “Help Us Stranger”, la excusa para reunir a la superbanda formada por White, Brendan Benson, Jack Lawrence y Patrick Keeler, es un disco que seguramente va a contentar a los miembros del primer grupo, pero no tiene por qué disgustar a los que prefieren el lado más disruptivo de Jack.

Sin demasiadas explicaciones, luego de que Jack nombrase que había compuesto una canción para el grupo durante una entrevista el año pasado, los Raconteurs anunciaron su regreso a fines del 2019 con una edición Deluxe de su segundo disco (“Consolers of the Lonely”, 2008) y dos singles. Medio año después, y con varios singles mas de por medio, presentan su tercer LP, promocionado con precisión por los miembros de la banda como un “disco de rock n roll”, lo cual es innegable y va de la mano con la faceta de Jack White que mas han presentado los medios estas últimas semanas: la del hombre que no tiene un celular y sueña con un mundo de vinilos y grabaciones analógicas.

Y hay que decir la verdad, como todos los buenos discos de antaño el todo de “Help Us Stranger” es muy superior a las partes. Los temas que habían sido adelantados antes de la salida del álbum apenas mostraban la faceta más extraña del grupo, que se había expuesto en su segundo trabajo, y retomaban las dimensiones rock pop del primer disco (“Broken Boy Soldiers”, 2006), especialmente con la canción casi homónima “Help Me Stranger”, que por momento casi suena deudora de Stereophonics. “Sunday Driver” mostraba retazos de “Steady As She Goes”, “Bored and Razed” reciclaba la estructura de “Consolers of the Lonely” pero con un formato menos temerario y “Now That You’re Gone” (para mi la mejor de los temas adelantados) tenía un aire a “Many Shades of Black”.

Resultado de imagen para raconteurs help us stranger

Pero, una vez que empieza el nuevo disco de los Saboteurs (por motivos legales, este es el nombre que portan en Australia) la sensación es completamente distinta. Por empezar, incluso los temas adelantados suenan mejor: “Sunday Driver” y “Now That You’re Gone” cuentan con mezclas sutilmente más interesantes (la segunda se deshace del fade out). Con “Don’t Bother Me”, el primer “tema nuevo” del disco, recuerdan al Jack White extravagante de “Boarding House Reach” o “Blues On Two Trees”, aunque con una impronta Brendan Benson más que reconocible y preparan la atmosfera general del trabajo: la de un balance entre las inquietudes cada vez más caóticas de White y la composición más serena de Benson.

El quinto de los Raconteurs, Dean Fertita (Queens of the Stone Age), a quien con un poco de suerte tendremos en el recital del 12 de noviembre en el Gran Rex, hace sentir sus teclados especialmente en la balada semiacústica “Only Child”, que compite con la balada bluesera “Sometimes (I Don’t Feel Like Trying)” por ser el momento más Led Zeppelin del disco. Por su parte, “Shine A Light On Me” trae un piano que parece extraído de “Get Behind Me Satan” pero por un momento permite, con los arreglos corales, imaginar cómo sería Jack White haciendo arena rock.

El disco incluye un inesperado cover de Donovan (“Hey Gip (Dig The Slowness)”) que reimagina completamente la canción y la dota con la excelente batería de Patrick Keeler al mismo tiempo que añade cierta melancolía sesentosa con tintes de british invasion, una faceta de Raconteurs que parece siempre crepitar detrás de cada tema. Estas influencias inglesas parecen aun más confirmadas con el intervalo pseudo-Beatle de la siguiente canción del disco (“Sunday Driver”). Por si no quedaban dudas, todo este nuevo trabajo confirma que The Raconteurs es el proyecto del muy americano Jack White que más mira hacia el otro lado del Atlántico.

Resultado de imagen para raconteurs help us stranger

Live A Lie” y “What’s Yours Is Mine” componen el momento más garage rock del disco, siendo casi una versión complejizada y mucho más prolija de los temas que hacía Jack White cuando apenas era John Willis de la banda Two-Star Tabernacle (de paso, si les interesa el Jack White primitivo, es más que recomendable la banda Goober & The Peas, telonera de Nick Cave y Bob Dylan entre otros, de la que White participó brevemente como baterista cuando era muy joven). Por su parte, el final con “Thoughts and Prayers” retoma las inquietudes musicales de “Carolina Drama” (el final del segundo disco), abandonando al country formal para ingresar en el bluegrass (aunque con teclados) y creando una composición por capas que lamentablemente parece destinada a no ser ejecutada en vivo, salvo por alguna presentación especial en Norteamérica.

Como punto final, es importante destacar algo que creo no se señala lo suficiente: uno de los elementos fuertes de Raconteurs como oferta en el campo “rock con guitarras en el siglo XXI” (un submundo cada vez menos apreciado por la crítica y el público) se encuentra en su uso de dos voces masculinas diferenciadas, actividad a la que los rockeros de las últimas décadas han sido poco adeptos. En el caso de este disco, se incorpora una tercera voz, al dársele lugar también a Jack Lawrence, que canta al principio de “Help Me Stranger” y, si no me equivoco, protagoniza la coda de “Somedays”.

Al igual que el último disco de The Dead Weather, “Help Us Stranger” suena por momentos como un conjunto de temas grabados en distintos momentos por una banda que no esta muy segura de qué quiere hacer. Es un disco inquieto, aunque mucho menos arriesgado que las últimas excursiones del Jack White solista, y lleno de clichés de música del siglo pasado (aunque lejano del pastiche gratuito de otras bandas con guitarras).

El longplay encuentra a los Raconteurs con ganas de ser más análogos que nunca, moviéndose a través las influencias del blues y el folk que se veían en los primeros trabajos de White, pero al mismo tiempo siendo deudores de los elementos más experimentales que Jack White presentó el año pasado.

Help Us Stranger” es rock n roll para los nostálgicos. Y para los que fingen solo interesarse por el futuro, también.

Continuar Leyendo

Discos

A 25 años de “Parklife”, el álbum bisagra de Blur

El álbum más emblemático de los londinenses cumple un cuarto de siglo. Marcó un antes y un después en la historia de la banda, y se ha convertido en un símbolo de la escena britpop.

Publicado

el

El 24 de abril de 2019 se cumplió un cuarto de siglo desde el lanzamiento del tercer álbum de Blur que fue un hecho paradigmático en la escena musical local y se ha convertido, junto a Morning Glory de Oasis, en uno de los íconos de la movida britpop de los 90.

Parklife fue cuatro veces disco de platino en UK y representó para los londinenses una suerte de renacimiento luego de Modern Life Is Rubbish, obra que no había generado el éxito que se esperaba. El “fracaso” del segundo disco puso a la banda liderada por Damon Albarn en un aprieto económico y fue entonces que el desafío era crear algo nuevo, abrir el horizonte.

Tenían que venir al estudio para que pudieran comer”, cuenta el productor Stephen Street para quien no existía otra opción que mejorar el rendimiento comercial. “Pienso que la única vez en la que ellos comieron fue cuando estaban de gira y en el estudio. Ellos solo podían comer con lo de Per Diems (el dinero que las disqueras le daban a las bandas para hacer giras o grabar discos)”, relata en un artículo de la revista NME.

Nos sentimos cómodos al reunir todos los elementos, como crear un almuerzo dominical con sonido”, dijo Graham Coxon, guitarrista y voz, sobre el procesos de composición. “Teníamos confianza. Parecía sentir que era el momento adecuado”. Street fue quien le agregó a las creaciones los efectos de sonido y el color que le faltaban.

Algunos de los singles del disco como “Girls & Boys”, “Tracy Jacks”, “End of a Century” y  el tema homónimo terminaron siendo banderas y mensajes representativos de la juventud de los 90, sufrida, nihilista,  pero al mismo tiempo sedienta de arte y creación.

En el marco del aniversario Albarn contó que recibieron varias ofertas para que de Graham Coxon, Alex James, Dave Rowntree y él mismo se juntara nuevamente sobre un escenario. Sin embargo afirmó, en una entrevista en el Diario Metro, que el Brexit fue el principal motivo de la negativa.

Sí, las ha habido – dijo Albarn – sólo querría realizar si fuera algo positivo”. “Digamos que llegamos al punto de tener un segundo referéndum, entonces me encantaría tocar ese disco como una celebración y como una forma de recordarnos un momento en el que tuvimos una idea de lo británico que no era política”, agregó.

Era más sobre nuestra música y cultura. Eso fue un poco ingenuo, sin duda, pero tenía un lado divertido, tenía humor. Así que no estoy en contra de interpretar ese álbum, pero no querría hacerlo si me diera cuenta de que sólo se trata de dinero“, concluyó.

Continuar Leyendo

Discos

Blossoms – “Cool Like You “

La banda de Manchester lanzó su segundo trabajo discográfico luego de presentar por casi dos años su disco debut, desde el los pubs de su Stockport natal hasta los grandes festivales del verano europeo.

Publicado

el

El segundo disco del quinteto generó una gran expectativa. Suele pasar cuando un debut es tan sólido como lo fue el disco homónimo lanzado en 2015. Ese primer trabajo contenía una catarata de hits que posicionó a la banda como la nueva gran cosa salida del semillero de Manchester. Fieles a la tradición de esa ciudad tan musical, la espera para sus shows fluía con una lista con lo mejor de su tierra: The Stone Roses, Electronic, New Order, The Smiths.

Cool Like You, el nuevo disco, tiene una colección de canciones igual de llamativas con un sonido más definido, la banda va encontrando su propio lenguaje y deja de ser un entramado de referencias para encontrar su identidad.

“There’s A Reason Why (I Never Retuned Your Calls) y “I Can’t Stand It” abren el disco con ganas de sonar en las radios y seguir construyendo su carrera a base de canciones producidas para llamar la atención. El video de la primera nos muestra a los jóvenes integrantes de Blossoms de gira por oriente, viviendo todo ese encantamiento de cada banda británica que va a Japón. El tema que da título al disco es el más electrónico y completa la paleta de lo que pueden ofrecer: algo indie, algo más clásico y algo que coquetea con la pista de baile.

“Unfaithful” suma groove, “How Long Will This Last?”, tercer corte del disco, vuelve a la balada de temática amorosa y el tempo bailable vuelve a subir con “I Just Imagined You”.

La edición deluxe que se puede escuchar en Spotify y otras plataformas de streaming tiene una segunda versión del disco con la misma cantidad de canciones, en el mismo orden, pero en formato acústico. Este bonus permite disfrutar las canciones desnudas y comprobar que ninguna se sostuvo en la parafernalia de la producción pop para justificar su lugar en el tracklist. Destaca la canción de cierre del disco: “Love Talk”, un momento que potencia su intimidad en esta versión despojada.

Continuar Leyendo

LAS MÁS LEIDAS