Seguinos en

Discos

The Beatles lanzará el box set de vinilos “The Singles Collection”

Saldrá en noviembre con con todos los singles que The Beatles lanzó en UK.

Publicado

el

A través de sus medios oficiales  The Beatles  anunció para el 22 de noviembre el lanzamiento de “The Singles Collection”, un box set de vinilos que incluye todos los singles que la banda estrenó en el Reino Unido entre 1962 y 1970.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

THE BEATLES: THE SINGLES COLLECTION LIMITED EDITION COLLECTION OF NEWLY REMASTERED SEVEN-INCH VINYL SINGLES We are proud to announce the release of this collectible box set presenting 46 tracks on 23 7-inch vinyl singles, in faithfully reproduced international picture sleeves, accompanied by a 40-page booklet with photos, ephemera, and detailed essays by Beatles historian Kevin Howlett. These singles, plus an exclusive new double A-side single for the mid-1990s-issued tracks “Free As A Bird” and “Real Love,” are newly remastered from their original multi-track master tapes and cut for vinyl at Abbey Road Studios for a new limited edition boxed set. The Singles Collection will be released worldwide on November 22 by Apple Corps Ltd./Capitol/UMe. Pre-order at http://thebeatles.lnk.to/SinglesCollection2019 #beatlessingles

Una publicación compartida por The Beatles (@thebeatles) el

Se trata de 46 canciones del periodo más exitoso del cuarteto de Liverpool , desde 1962 hasta 1970, que estarán ilustradas con el arte original de cada una en alguna de sus versiones internacionales como Estados Unidos, Noruega, Austria, Holanda, Suecia, Chile y Argentina, entre otros.

Asimismo estarán presentes los sencillos de ‘Free As a Bird’ / ‘Real Love’, que fueron editados en los 90’s  y formaron parte del “Anthology”.

Esta es la lista completa de vinilos:

1962 arte: Estados Unidos
A:  ‘Love Me Do’
B:  ‘P. S. I Love You’

1963 arte: Italia
A:  ‘Please Please Me’
B:  ‘Ask Me Why’

1963 arte: Noruega
A:  ‘From Me To You’
B:  ‘Thank You Girl’

1963 arte: Grecia
A:  ‘She Loves You’
B:  ‘I’ll Get You’

1963 arte: Chile
A:  ‘I Want To Hold Your Hand’
B:  ‘This Boy’

1964 arte: Austria
A:  ‘Can’t Buy Me Love’
B:  ‘You Can’t Do That’

1964 arte: Holanda
A:  ‘A Hard Day’s Night’
B:  ‘Things We Said Today’

1964 arte: Suecia
A:  ‘I Feel Fine’
B:  ‘She’s A Woman’

1965 arte: España
A:  ‘Ticket To Ride’
B:  ‘Yes It Is’

1965 arte: Bélgica
A:  ‘Help!’
B:  ‘I’m Down’

1965 arte: Francia
A:  ‘We Can Work It Out’
A:  ‘Day Tripper’

1966 arte: Turquía
A:  ‘Paperback Writer’
B:  ‘Rain’

1966 arte: Argentina
A:  ‘Eleanor Rigby’
A:  ‘Yellow Submarine’

1967 arte: Australia
A:  ‘Strawberry Fields Forever’
A:  ‘Penny Lane’

1967 arte: Alemania Oriental
A:  ‘All You Need Is Love’
B:  ‘Baby, You’re A Rich Man’

1967 arte: México
A:  ‘Hello, Goodbye’
B:  ‘I Am The Walrus’

1968 arte: Japón
A:  ‘Lady Madonna’
B:  ‘The Inner Light’

1968 arte: Sudáfrica
A:  ‘Hey Jude’
B:  ‘Revolution’

1969 arte: Dinamarca
A:  ‘Get Back’
B:  ‘Don’t Let Me Down’

1969 arte: Portugal
A:  ‘The Ballad Of John And Yoko’
B:  ‘Old Brown Shoe’

1969 arte: Israel
A:  ‘Something’
B:  ‘Come Together’

1970 arte: Reino Unido
A:  ‘Let It Be’
B:  ‘You Know My Name (Look Up The Number)’

1995 / 1996 arte: mundial
A:  ‘Free As A Bird’ [1995] A:  ‘Real Love’ [1996]

Continuar Leyendo
Click para comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Discos

Los discos que nos dejó marzo: nuestras recomendaciones

Publicado

el

Childish Gambino – 3.15.20

La faceta musical de Donald Glover está en constante movimiento. A pesar de pronunciados silencios en el tiempo, la combinación entre todas sus vetas está articulada de manera ecléctica. Su último lanzamiento no es la excepción: luego de que Redbone y This is America salieran a recorrer las radios del mundo, Gambino sintió la necesidad de realizar una búsqueda menos literal. Con apariciones fugaces en la web, 3.15.20 finalmente se lanzó bajo un manto de previsible misterio. Previsible porque si algo sabemos del norteamericano es que, con mayor o menor solidez, intentará sorpender y dejar una huella por donde pasa. En este último lanzamiento, Glover crea mundos en blanco y negro para darles da vida; durante la segunda mitad se encarga de darle color.

 

Pearl Jam – Gigaton

Luego de casi treinta años de carrera y once discos bajo la manga, lo fácil para Pearl Jam sería seguir repitiendo antiguas fórmulas. Sin embargo, para Gigaton decidieron cambiar a su productor e involucrarse en un disco acorde a su tiempo. Ante todo pronóstico Pearl Jam vuelve con un poco de aire fresco: no una ventada sutil sino más bien un vendaval que viene para ubicar las cosas en su lugar. Vedder retoma el concepto del cambio climático, hoy más en boga que en los años 90’s. A todo esto le agrega una crítica política personificada claramente en Donald Trump.
Sin dejar sus influencias de siempre (The Who, Bruce Springsteen) la banda de Seattle también generó sonidos nuevos y muy acertados. Dance of the Clairvoyants coquetea con el new-wave y Vedder juega a ser David Byrne por un momento.

 

Cornershop – England is a Garden

Cornershop es de esas carreras musicales que en sus primeros pasos generaron un sonido más rebuscado para que el paso de los años los encuentre abriéndose a sonidos más limpios y amigables. Incluso cotejaron viejas canciones para pulirlas y relanzarlas, como Hold on it’s Easy (2015). Desde ese momento, Cornershop compuso más de cincuenta canciones para luego elegir las doce que compondrían England is a Garden.
Su último LP es el sonido glam de T.Rex adaptado a la Inglaterra multicultural en épocas de inmigración. En este lanzamiento hay un claro anclaje en el rock británico de los 70’s que no se limita a jugar con otros sonidos.

Waxahatchee – Saint Cloud

Dejando de lado el alt-rock, las drogas y el alcohol, Katie Crutchfield se embarca en un llevadero soft-rock que mira de reojo al country norteamericano. Nacida en Alabama, Saint Cloud es una envidiable muestra de vulnerabilidad y desnudez.
El registro vocal y la intimidad de las letras son una suerte de Alanis Morisette menos radial pero más profunda.

 

Continuar Leyendo

Discos

Dua Lipa y The Weeknd encuentran nuevos horizontes

Publicado

el

Dua Lipa – Future Nostalgia

El crítico musical Simon Reynolds desarrolló el concepto de Retromanía en su libro del año 2010. Allí cuestionó lo novedoso, o no, de los grupos musicales del siglo XXI. Cuánto hay de original, cuánto hay de influencia por parte de artistas del pasado, por qué como consumidores nos volvimos adictos a lo retro.

El último LP de Dua Lipa quiere jugar indirectamente con eso. La elección del título, audaz y ambicioso, propone no sólo despegarse a sí misma de la época de New Rules (2017) sino allanar el camino para un nuevo sonido.
El arranque es prometedor. Future Nostalgia coquetea con el primer Daft Punk y con la más incisiva Lady Gaga. Lipa la anunció como una oda a aquellas mujeres alfa que la inspiraron para ser quien es. Un auténtico banger.

La misma suerte corre el disco, constante en su afán energético y up-tempo. Otros de los momentos más interesantes son Physical, conocido por haber sido el segundo single del álbum y por la referencia al clásico de Olivia Newton-John (1981); Levitating Break My Heart. Estas últimas dos, aunque bien distintas una de otra, por acción u omisión abordan el dance crying. Dua Lipa se refirió a Levitating como el lugar donde “exploró hacer canciones felices sin caer en el dance crying”.

Por el contrario, Break My Heart (sample de INXS incluído) es donde Lipa anticipó en una entrevista: “acá es donde vuelve lo de dance crying”. Hasta la categorizó como el ejemplo perfecto para una canción de ese estilo.
El track no deja de ser una reflexión sobre la romántica vulnerabilidad de envolverse en una relación amorosa.

Hablando de reflexión, la canción que cierra el disco, Boys Will Be Boysvuelve sobre la cuestión de género y cómo se perpetra el status-quo de las desigualdades. El intento de abordar la cuestión fue más arriesgado que la ejecución en sí. Lipa parece haber agotado los recursos a esta altura del disco: un redoblante corta la vibra pop de un ya de por sí apagado estribillo. Sin embargo se valora la intención.

The Weeknd – After Hours

Otro que parece haberse juntado con la gente correcta es Abel Tesfaye, mejor conocido como The Weeknd. Para embarcarse en el mundo del synthpop experimental recurrió a Daniel Lopatin, nombre propio del proyecto Oneohtrix Point Never y guía turístico del canadiense durante After Hours, su cuarto álbum.

After Hours es el lanzamiento comercial (mixtapes aparte) más arriesgado de The Weeknd. Si bien todos sus discos tuvieron puntos interesantes, en mayor o menor medida, la búsqueda esta vez va por un lado futurista, en contraposición al sonido ochentoso de sus predecesores.

Alone Again, primer track, es una canción que sirve como catalizador de lo que vendrá en el resto del disco. Los primeros acordes tienen la huella dactilar de Illangelo, responsable de la solidez de la canción.
Scared to Live es una balada sincera, menos audaz pero más cercana al sonido radial que mejor le sienta al canadiense. Elton John, acreditado en la canción por el coro “I hope you know that, I hope you know that” (ver Your Song, 1970), dio el visto bueno y lo celebró.

After Hours tiene un quiebre en la novena canción, Blinding Lights. A partir de allí, la proposición de The Weeknd parece ser otra: una más pop, menos nocturna y lejos de drogas y autoflagelación. Es la zona de confort de Abel y la que mejor sabe hacer. Allí donde buscaba nuevos horizontes a comienzo del disco, en esta parte cambia la fórmula. Max Martin, histórico productor sueco, corre por un rato a Illangelo y a Lopatin para dar lugar a teclados energéticos.

After Hours es la búsqueda de nuevos resultados, aunque no necesariamente The Weeknd los encuentre durante los 55 minutos de duración de After Hours. Los picos de calidad se dan siempre que el canadiense repite fórmulas pasadas.

 

Continuar Leyendo

Discos

I Am Not a Dog On a Chain, lo nuevo de Morrissey

Publicado

el

Menos de un año tardó Morrissey en lanzar un nuevo álbum. El último había sido California Son (2019), producido por el norteamericano Joe Chicarelli (White Stripes, Spoon, Broken Social Scene), donde hubo una clara intención de dar un giro a los últimos trabajos que venía publicando el astro inglés. El álbum, integrado por covers y reversiones, tiene una selección de canciones muy personal y de un gusto muy fino.
La intención fue tan o más interesante que la ejecución.

La vara de la producción se elevó y encontramos a un artista como Morrissey volviendo, por momentos, a aquellas épocas de solista que tanto añoramos.

La propuesta de I Am Not a Dog On a Chain es similar pero no idéntica. A priori, se presenta no como un retorno hacia la época dorada de Morrissey (la seguidilla Viva Hate, Kill Uncle, Your Arsenal, Vauxhall and I, etc) sino hacia la reinvención de una nueva. Tarea difícil para un artista cuyas noticias más leídas en los últimos tiempos no fueron por su obra en sí, sino por obtusas declaraciones respecto a la inmigración o la culpabilidad de Kevin Spacey, por citar algunas. Por momentos, Moz parecía cerrarse cada vez más en su propia coraza.

De lleno en este nuevo lanzamiento, el track elegido como single fue “Bobby, Don’t You Think They Know?”, una cruza, por momentos interesante y por momentos confusa entre R&B y rock alternativo. Una empática interpelación un pobre Bobby sobre su abuso de drogas.

La encargada de abrir el disco es Jim Jim Falls, donde Morrissey no se muestra tan amable. Por el contrario, “Si te vas a matar, entonces por el amor de Dios, hacelo de una buena vez” es la frase definitiva de esta canción que promete nuevas cosas.

Otros puntos interesantes son I Am Not a Dog on a Chain, la canción que da nombre al disco, y luego Darling, I Hug a Pillow.
La primera es una auténtica explicación de por qué Moz se comporta como se comporta. Sirve a modo de respuesta en primera persona a todas aquellas críticas que buscan abatirlo, aunque él demuestra cómo es capaz de evitarlas.
La segunda es una balada en tiempos de distanciamiento social: el “amor físico” y la incapacidad de ejercerlo. Su efectiva letra recurre a imágenes muy visuales sin ser grandilocuente.

I Am Not a Dog On a Chain es el disco más Morrissey que Morrissey lanzó en el último tiempo. La cuidada producción acompaña al inglés a no caer en lugares comunes y lo logra empujando los límites de lo esperado. La capacidad vocal y performática de Morrissey es siempre espectacular y por eso está fuera de discusión, pero siempre es bueno encontrarlo en proyectos más sólidos y audaces.

 

Continuar Leyendo

LAS MÁS LEIDAS