Seguinos en

Especiales

Recorridos: un barrio inglés en pleno Caballito

Entre las calles Pedro Goyena y Del Barco Centenera se esconde una joya arquitectónica que refleja la influencia inglesa en Buenos Aires.

Publicado

el

Entre las calles Pedro Goyena y Del Barco Centenera se esconde una joya arquitectónica que refleja la influencia inglesa en Buenos Aires.

El estilo Tudor surgió en Inglaterra en el tramo final del siglo XV y se expandió en el siglo XVI. Las casas campestres inglesas de familias adineradas se convirtieron en tendencia constituyendo uno de los estilos predominantes del período de transición del gótico al renacimiento.

barrio_ingles_caballito_02

Entre sus rasgos distintivos están los muros gruesos, techos a dos aguas y escudos sobre la puerta de entrada. La estructura de sostén está constituida por listones de madera rellenos con mampostería, la madera de los entramados queda a la vista. Los mampuestos de los edificios referentes eran piedra o ladrillo, pero, si el presupuesto no permitía el uso del ladrillo en construcciones hogareñas, se echaba mano al estuco. Es por esto que la casa Tudor emblemática es de color blanco.

También se utilizaban chimeneas, ventanas con paneles de cristal y motivos geométricos, arcadas en punta, accesos con hall, un pequeño arco ojival en la puerta, molduras y ornamentos. La dificultad para proveerse de algunos materiales y la aludida característica de ser un estilo de pasaje, determinaron que hubiera diferentes interpretaciones, la contemplación paralela de la Capilla de Enrique VII en Westminster y el Coventry Old Market Hall bastan como ejemplo.

barrio_ingles_caballito_03

Es por esto que el barrio inglés de Caballito con sus escudos heráldicos y campanitas en las puertas encaja a la perfección en esa fusión entre el deber ser y la realidad de un combo heteróclito que mezcla el Tudor con lo gregoriano y lo itálico. Allí residieron familias inglesas que vinieron a trabajar en ese tramo del ferrocarril Sarmiento. Lanús, Molina y Ferrari, fueron los arquitectos de la mayoría de esas casas que hoy detentan el cartel: “casa custodiada”.

Otras fuentes indican que fue el Banco El Hogar Argentino el que proveyó los fondos y que se pensaron como viviendas para clase media, sin importar el origen ni la profesión de sus ocupantes. De hecho, los apellidos ilustres de la zona carecen de prosapia inglesa. Los rasgos que unifican a estas casas son paredes de 45 cm, buzones con la palabra “letters”, habitaciones de servicio, placares empotrados, pinotea y patios centrales que forman un arbolado pulmón de manzana.

barrio_ingles_caballito_04

Más allá de lecturas y polémicas, lo cierto es que las seis manzanas delimitadas por Pedro Goyena, Valle, Emilio Mitre y Del Barco Centenera, son objeto de protección patrimonial histórica y constituyen un remanso en el topos urbano de Caballito. Así, la persistencia de detalles sajones armoniza con el gusto por la tradición de quienes habitan ese territorio y con la perturbadora felicidad del canto de los pájaros.

 

Fotos: Martin Yapur.

[post_view]

Continuar Leyendo
Click para comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Especiales

Oobah Butler: las reglas se hicieron para romperse

Un joven escritor freelance que pone a prueba las normas y algoritmos de la web.

Publicado

el

La flema inglesa no sólo se viste de etiqueta. A veces lleva un salmón en sus brazos y pretende romper estúpidas antiguas leyes de su reino en la mítica crema londinense, para delinear ese espíritu irreverente punk que lleva en la sangre.

Oobah Butler es el joven que encarna esta misión rebelde para VICE, el canal de YouTube de noticias independientes que lo da a conocer y que lleva adelante el cometido de realizar todo aquello que se prohibió durante los siglos anteriores en frente de la policía inglesa.

Las acciones van desde estar descalzo frente al Palacio de Buckingham, hacer apuestas en una librería, cantar obscenidades en la vía pública (esto es, dedicarle una dulce balada a Tony Blair acerca de acostarse con él), hacer knock-a-door-run (que por cierto la casa seleccionada es la del primer ministro), hasta entrar con una armadura al Parlamento “corriendo el riesgo de ser decapitado”, y otras hazañas que tal vez no lo fueron tanto, dado que al final al tratarse de “dumb rules” o como nosotros las llamaríamos, reglas tontas, no fue reprendido.

Lo curioso es que al realizar todas estas semiproezas ridículas, Oobah se encuentra con reacciones bien inglesas de ligera sorpresa, camaradería, complicidad y desdichada aceptación, aunque hay algunas personas que se asustan. Lo que se quiere subrayar es el humor inglés que se caracteriza por ese “ya nada me sorprende” o aquel “can I get some fries with that?”.

Continuar Leyendo

Especiales

The Pop Up Bus: un toque inglés en medio del asfalto porteño

Una empresa argentina ofrece el alquiler de los famosos colectivos “Double Decker” ingleses para eventos y publicidad, y planea próximamente abrir un bar temático en el interior de uno de ellos.

Publicado

el

Por

The Pop-Up Bus es una empresa argentina que ofrece el alquiler de autobuses ingleses para eventos, estrategias de marketing y publicidad, o traslado de pasajeros. Nació en 2014 de una epifanía que tuvo Santiago Rivarola, abogado y gran admirador de la cultura británica, mientras se encontraba de viaje en Londres, específicamente transitando la ciudad arriba de un Routemaster Leyland clásico. “Nuestro vínculo con UK es cultural y principalmente a través de la música. En lo personal siempre me gustaron bandas como Joy Division, The Clash y Siouxsie And The Banshees, y la estética de los 70 y los 80”, cuenta.

Originalmente los Routemasters fueron diseñados para tener una vida útil de 17 años, y terminaron circulando por Londres más de 50. Eso significó que varias generaciones crezcan con los Routemasters, e hizo que el bus se incorporara de manera natural al paisaje de la ciudad. Y todo ícono de Londres sabemos que se convierte en un ícono reconocido mundialmente”, explica Rivarola sobre la simbología del vehículo.

Tal fue la fascinación que tuvo el abogado con la experiencia que a su retorno a Buenos Aires decidió investigar el tema y emprender el proyecto que hoy tiene cinco años. El trabajo de campo sobra la posible existencia de estos históricos colectivos “Double Decker” en Argentina fue bastante difícil, y que en total pudo ubicar once Routemasters, pero muchos de ellos en malas condiciones. “Por cuestiones aduaneras esta clase de vehículos ya no se pueden importar más a nuestro país. Todos los que existen en la Argentina ingresaron en la década del `90”, relata.

Finalmente con la ayuda de un amigo compraron uno y pusieron en marcha The Pop Up Bus para el mundo de los negocios, el marketing y la publicidad. El diferencial que ofrecen con respecto a los colectivos que transportan personas es la posibilidad personalizar las unidades, tanto por dentro como por fuera, y los recorridos que hacen. “Básicamente nos contratan marcas para hacer activaciones – detalla el dueño de la empresa – los colectivos se pueden vinilar parcial o completamente con la estética y logo de la marca, o se le pueden colocar carteles a los costados, atrás y adelante. Pueden quedar estacionados o circular por la ciudad”.

La flota esta conformada por cinco colectivos y un taxi inglés, cada uno con su nombre: el taxi se llama Phineas, y los colectivos son Agnes, Maxwell, Rocky, Nigel y Charly.  Desde la empresa tratan de restaurarlos y mantenerlos tal como eran originalmente con la asesoría profesional del Museo del Automóvil. Uno de los proyectos en marcha más originales es la conversión de uno de los colectivos en bar: “en el deck de abajo vamos a poner canillas para tirar cerveza, y en el upper deck mesitas. En Mayo planeamos lanzar The Pop-up Bar y estamos muy entusiasmados”.

Un día nos contrataron para un casamiento, y en el traslado de los invitados desde el civil a la fiesta, nos cruzamos con otro colectivo inglés que hasta ese momento no habíamos ubicado – narra Santiago – Nos preguntábamos cuáles eran las probabilidades de que, moviéndote en un colectivo inglés por Buenos Aires, te cruces con otro colectivo inglés de las mismas características, y nos parecía demasiada coincidencia” .

 

 

 

 

Continuar Leyendo

Especiales

La historia de las famosas cabinas rojas de Londres

Mucho más que un gran punto para sacarse fotos.

Publicado

el

Por

En llaveros, imanes, prendas de vestir, calcomanías, postales y en muchas otras formas, vemos a las cabinas telefónicas rojas y se debe a que son uno de los iconos culturales más destacados de capital inglesa. Te contamos su historia:

En 1924 el London Metropolitan Boroughs convocó a un concurso para realizar el diseño de una nueva cabina de teléfono y se presentaron distintos arquitectos de la época. El ganador fue un modelo basado en la tumba de otro arquitecto neoclásico diseñado por Sir Giles Gilbert Scott (1880-1960). Con un estilo neoclásico y su detalle rectangular final inspirado en una bóveda fue el ganador del concurso y al que se le debe este emblemático icono cultural.

El modelo se fue actualizando durante años hasta 1980. En el transcurso han aparecido diez modelos distintos con pequeñas diferencias que fueron llamados K, de kiosco, y el número correspondiente a la actualización (K1, K2, K3, etc.). El primero fue blanco y rojo como la oficina de Correos y el techo se remataba como un tejado a 4 aguas.

Sobre el color rojo, la idea original de Scott era que sean plateadas y azuladas pero al estar relacionadas a la compañía de Correos aprovecharon para marcar un color vistoso decidieron realizar ese acertado cambio a colorado.

El modelo más popular fue el sexto, diseñado por Gilbert Scott, realizado para celebrar el 25 Aniversario del reinado de George V.

Actualmente las cabinas telefónicas ya no funcionan como tales, pero se encuentran por todas partes del Reino Unido (y en distintos países del mundo) a modo decorativo. Algunas son usadas como bibliotecas, otras como kiosco, algunas están vacías, en las que se acumula basura y apestan, pero por fuera nadie quiere volverse de Londres sin una foto con ella.

Los diseños más recientes son los más fáciles de ubicar en Londres, se encuentran en toda la ciudad, para ver los más antiguos hay que alejarse un poco del epicentro de la ciudad.

Continuar Leyendo

LAS MÁS LEIDAS