Seguinos en

En Vivo

PJ Harvey en el Personal Fest 2017: Un ángel en negro

Es como dice Mariana Enriquez: uno no quiere (solamente) coger con la estrella de rock sino que quiere ser esa estrella de rock…

Publicado

el

Por Lala Toutonian (Colaboró Annie Branda)
Fotos: Gentileza Personal Fest

Es como dice Mariana Enriquez: uno no quiere (solamente) coger con la estrella de rock sino que quiere ser esa estrella de rock. Cantando “I’ve laid with the devil/Cursed god above Forsaken heaven/To bring you my love” junto a PJ Harvey y emulando sus movimientos (esos brazos finos y fibrosos que se mueven con aires orientales), uno se siente PJ Harvey.

Una corona que hacía las veces de alas negras destacaba en la cabeza de la artista inglesa y saxo en mano en medio de los diez integrantes de la banda que entró a escena marchando cual desfile militar y pegando directamente al pecho en cada golpe de tambor. Probablemente la mejor carta de presentación de un disco como The Hope Six Demolition Project, un álbum que sin ser conceptual sí mantiene la cadencia de bitácora de guerra: Kosovo y Afganistán están presentes, una mirada a Siria y a todos los puntos de conflicto de los últimos años. Desde su predecesor Let England Shake que PJ viene abrazando la causa política y denuncia que el imperio (todos, aunque es el británico en este caso) se ha construido sobre un baño de sangre.

pj-harvey-personal-fest-2017-03

Allí estaban todos haciendo sin respirar Chain of Keys, Ministry of Defence y The Community of Hope como estableciendo estas premisas. Sin mediar palabra hasta el final cuando se limitó a un castellanísimo “Gracias: mi banda” y procedió como en cada ritual a presentar a esos enormes monstruos que la acompañan. (Recordó a Jesus & Mary Chain en el estadio Obras en 1990 cuando Jim Reid dijo al final del espectáculo la única palabra del concierto: “Thank you”.) Impactó la puesta escénica: minimalista (apenas la tapa del disco como fondo) pero sin escapar al factor inglés por antonomasia: lo teatral, todos los músicos de impecable y ubicuo negro y ella, cuándo no, luciendo sus piernas (sí, sí, todos pensamos “Lick my legs/I’m on fire”) con unas botas de media caña y minifalda de cuero negras más el chaleco de plumas sobre la musculosa. La elegancia hecha rock.

pj-harvey-personal-fest-2017-02

50 Ft. Queenie trajo a la primera enfurecida PJ Harvey: punk, cruda, esa hija de Patti Smith; White Chalk nos llevó también a ese pasado sedoso mostrando sus dos caras antagónicas. Más allá de los clásicos To Bring you my Love y Down by the Water, esas piezas hipnóticas, sugestivas que susurran cual mantra Little fish, big fish/Swimming in the water/Come back here, man/Gimme my daughter”, el punto alto del show se lo llevó el apartado dedicado a Let England Shake con su canción homónima más The Words that Maketh Murder, para terminar de triturar expectativas con The Glorious Land. Astuta, dramática, sexy, la inglesa cautivó a una audiencia que aullaba sus canciones. Esas canciones que resultan verdaderos ensayos donde la poesía da luz a la oscuridad y materializan deseos y frustraciones. Y sin perder su flema, ese enredo de brazos y manos flotantes, su mirada magnética hasta contradictoriamente esperanzadora, hacen de PJ Harvey una artista que ha transitado su carrera de la mano de la singularidad, extravagancia, la verdadera distinción. Tanto así, que aceptamos gozosos cuando The Wheel nos remonta a una Velvet Underground con sonidos nuevos.

Un grupo que nuclea talentos de la altura de, primero, un John Parish sobrecogedor, su eterno colaborador, el socio de Polly Jean; el enorme Mick Harvey o el meticuloso Terry Edwards donde todos tocan todo, no se les escapa instrumento ni apoyo vocal. Como ese clima que crearon al final del concierto en River Anacostia: casi un spiritual, con destreza mística, devota aunque sin el barroco del gospel ya que PJ no destacará su voz como la gran solista que resulta, sino que se fundirá con el resto de los hombres. En retrospectiva, se empieza a comprender la referencia religiosa esa música y a su simbología: la figura de Jesús como componente muy internalizado, o hasta incluso como estampa opuesta pero siempre presente; ya estaba en un segundo plano en algunos temas de los primeros discos, mucho más sutilmente pero sin lugar a dudas ahí en la raíz.

pj-harvey-personal-fest-2017-04

Un show fantástico, quizá lo mejor del Personal Fest. Un grupo que profesa y demuestra un profundo amor por la música y una asombrosa ejecución de las canciones, un dominio del escenario -impertérritos todos y aún emocionante- en casi una hora de maestría de armonía. En vivo, la cantante demostrará su potencial vocal despojada de protagonismos fundiéndose con los demás sin dejar de marcar su presencia: ella es una diosa romana coronada con alas, un ángel vestido de negro. ¿Cómo no darle la razón a la Enriquez y querer ser PJ Harvey?

[post_view]

Continuar Leyendo
1 Comentario

1 Comentario

  1. Ariel Kalikies

    14 noviembre, 2017 at 8:11 AM

    Gran crónica. Para mi gusto el mejor show que se vio en Buenos Aires desde Björk 2012. Dios quiera que alguna vez la pueda volver a ver en vivo a Polly Jean. Y si eso pasa, que la dama toque “Dress”

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En Vivo

El Zar y Ainda Dúo tuvieron su noche soñada en Niceto

Con lleno total ambas bandas dejaron todo en el escenario, centradas en sus últimas producciones musicales.

Publicado

el

El viernes 19 El Zar y Ainda Dúo dieron un show memorable en Niceto. Una fecha anunciada con tiempo, para ir generando expectativa y tener noción de que sería una de las más interesantes del año en Buenos Aires. Si algo une a estas bandas es el momento en el que están. Crecimiento, mucho laburo y consolidación.

“Lo que crece lento, crece fuerte” les dijo una vez Loli Molina a Esmeralda Escalante y Yago Escrivá, de Ainda Dúo. Y esa frase parece cumplirse si tenemos en cuenta que Ainda va por su séptimo año, con tres discos en su haber y giras por todo el continente americano y Europa con un repertorio que se va enriqueciendo a través del tiempo. Si hablamos de repertorio gran parte de su setlist estuvo conformado por canciones de “Animal”, el disco que editaron el año pasado. En el escenario la banda se completó con Bruno Dante en batería, Pablo Giménez (guitarrista de El Zar y uno de los productores de “Animal”) en el bajo, Y Nicolás Btesh (otro de los productores del disco) en teclados. Indie pop y folk en canciones preciosas, con melodías cuidadas y un show de intensidades diversas. Cuando Esmeralda y Yago se acercan, se cantan y se miran a los ojos el público celebra como si se tratara de un amor de novela. Pero no es ficción, todo está pasando ahí, en el escenario. Brillaron en canciones como “Huesos” y la que titula su último disco, “Animal”. Cande Zamar, que había actuado la noche anterior junto a Valdes y Telescopios en el mismo escenario, fue la invitada de la noche y “Zamba’l mar” fue magia pura. Además de los temas de sus tres discos también tocaron su nueva “ranchera porteña” y estrenaron “Primavera” canción que “el 20 de septiembre la van a poder escuchar en sus casas. Lo invitamos a cantar a Jorge Drexler y dijo que sí. También hay un video muy lindo, espero que les guste”, dijo la cantante al presentarla. En las nuevas canciones se nota la maduración compositiva de la banda. No se casan con ningún estilo en particular y crecen en cada cosa que encaran. Sobre el final hicieron, como yapa, su versión de “Un sólo corazón” del Trío Matamoros. Porque la canción popular también es parte del adn del dúo.

A las 22:40 El Zar copó el escenario con toda la actitud y la canción que abre “A los amigos”, su último disco hasta hoy. “La inmensidad” nos dio la bienvenida al mundo de la banda comandada por Facundo Castaño Montoya en la voz y Pablo Giménez en guitarra. La formación contó con Bruno Dante en batería, Fran Nicholson en bajo, Mateo Dufour en teclados y Maxi Sayes en percusión. De movida hubo ovación. Es fascinante escuchar la guitarra de Pablo, es el único guitarrista de la banda y eso es de destacar, porque en ningún momento pareciera que falte una segunda. Tira arreglos onda Skay sobre temas pop. La mezcla perfecta que logra El Zar. Ellos son la demostración musical de que aquello de Redondos vs. Soda ya fue hace rato.

Luego del delirio generalizado con “Lo que fuimos”, de su primer disco, Facundo anunció “esta es una canción que nunca tocamos. Y que estén acá, que estemos todes… habla un poco de eso”. Tras lo cual nos regalaron una preciosa versión de “Un movimiento”. Canción tras canción uno se va convenciendo de la gran banda que son. Esmeralda y Yago, de Ainda Dúo, suben para una preciosa versión de “Año nuevo”, el single que El Zar estrenó hace poco más de un mes. De ahí en más el show subió en intensidad y participación del público. Facundo le pidió a la gente “Este año pensemos todes bien a quién vamos a votar, a quién vamos a elegir”, sin proselitismo, sin nombres propios, invitando a la reflexión y poniendo en valor el derecho democrático al voto. La segunda parte de la lista la inauguraron con “Círculos”, canción que titula su álbum debut y luego todo explotó con “Exceso de especulación”. El cantante anunció “Che, ya se acerca el final. Esta la tenemos que cantar fuerte”. Probablemente no hacía falta ese pedido, ya que “Los chicos no entienden” era una de las más esperadas. Sin dudas, una de las grandes canciones argentinas de los últimos años, de influencia spinetteana y altísima calidad. El final lo engancharon con la primera estrofa de “La rueda mágica”, de Fito Páez. Coreándola, entre el público, estaban algunos de los Bandalos Chinos, que bien podrían estar cómodos en el vip, pero saben mejor que nadie que el show se vive desde abajo, en el medio, ahí está la intensidad y la vibra. La gente quedó coreando el estribillo de “Los chicos no entienden” hasta que la banda lo retomó y el cierre fue épico. “Dejarte estar” comenzó relajado, con otro brillante riff belinsoniano de Pablo Giménez, pero fue subiendo hasta terminar bien arriba, rockera, funky y bailable.

Para el final Castaño Montoya agradece y pregunta: “Gracias de verdad, les amamos fuerte. Ahora bailamos?”. La respuesta fue contundente y la banda encaró con una alta versión de “Pensarlo de nuevo”, la canción que grabaron el año pasado con Goyo Degano de invitado. Lo de Pablo y su guitarra en el final fue demoledor. La banda a pleno y él con un solo ruidoso, con trémolo, una especie de cruza entre Hendrix y The Jesus and Mary Chain en estado noise. Un incendio para los sentidos. ¿Falta mucho para la próxima fecha en Buenos Aires?

Fotos: Diego Moyano 

Continuar Leyendo

En Vivo

Robert Plant volvió a cantar “Immigrant song” después de 23 años

Fue en un show en el Secret Solstice Festival de Islandia, tierra que inspiró la letra de la canción.

Publicado

el

Por

El 9 de septiembre de 1996 había sonado por última vez “Inmigrant Song” en vivo, el viejo clásico de Led Zeppelin de la mano de Robert Plant y Jimmy Page. Más de dos décadas tuvieron que pasar para que aquel himno volviera a ser entonado por una audiencia multitudinaria.

No casualmente fue en el marco de un concierto en el Secret Solstice Festival de Islandia donde Robert Plant anunció al público lo que seguiría y recordó cómo fue la creación del tema, que constituyó el primer single de Led Zepelin III, cuya letra esta inspirada en dicho país.

 “Nos invitaron a tocar en un concierto en Reykjavik (Capital de Islandia)  y el día antes de nuestra llegada todos los funcionarios públicos decretaron un paro y el concierto iba a ser cancelado. La universidad preparó una sala de conciertos para nosotros y fue genial. La respuesta de los niños fue extraordinaria y la pasamos muy bien. ‘Immigrant Song’ fue sobre ese viaje y fue el primer tema del álbum que pretendía ser realmente diferente”, relató Plant.

Continuar Leyendo

En Vivo

Eddie Vedder versionó una canción de Chris Cornell

A dos años de su muerte.

Publicado

el

Por

En el marco de un show en en el Mitsubishi Electric Halle de la ciudad de Düsseldorf, Eddie Vedder se tomó unos minutos antes de finalizar y compartió con el público una emotiva versión de “Seasons” de Chris Cornell, fallecido en 2017.

Después de los bises, el líder de Pearl Jam, homenajeó a su amigo y ex frontman de Audioslave, Soundgarden, y Temple of the Dog. Además hizo referencia a Lily, la hija de Chris, a partir de un breve relato sobre el día de su nacimiento. “Quería compartir algo personal y sería genial si pudiéramos mantenerlo entre nosotros”, dijo.

“Hace 19 años, sucedió algo muy especial. Uno de nuestros amigos más cercanos, estas grandes personas, fueron los primeros de nosotros en nuestro grupo de amigos y familiares en tener un hijo. Tenían una hija pequeña, hace 19 años, según el tiempo de los Estados Unidos o Europa. Con la banda escuchamos las noticias justo antes de tocar– recordó – recibimos la noticia de nuestro amigo y este maravilloso evento que sucedió justo antes de salir al escenario en Dinamarca en [el festival] Roskilde hace 19 años”.

A continuación Vedder contó lo ocurrido en el concierto donde murieron nueve personas cuando la multitud se precipitó hacia el escenario: “fue una de esas cosas en las que estabas celebrando la vida de esta persona y luego pasó lo más difícil que cualquiera de nosotros haya vivido. Pienso en todos los padres de todas esas personas que fallecieron. He llegado a conocer a muchos de ellos. Son familia para mí y nuestro grupo. Nos mantenemos comunicados y nos reunimos. Tenemos la oportunidad de celebrar la vida y también sus vidas. Así que vamos a tratar de tocar esta canción y estoy pensando en una gran niña de 19 años llamada Lily. Sé que estás ahí afuera”. 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

#EddieVedder covered “Seasons” by #ChrisCornell in Germany over the weekend 🍂

Una publicación compartida por SPIN (@spinmag) el

Continuar Leyendo

LAS MÁS LEIDAS