Seguinos en

Especiales

Pink Floyd – The Piper at the Gates of Dawn: la más grande joya psicodélica

Publicado

el

alfredo-rosso

Por Alfredo Rosso

Editado: Agosto 1967
Productor: Norman Smith
Grabado en: Abbey Road Studios, London

 

pink-floyd-piper-at-the-gates-of-dawn-frontAparecido en pleno auge de la psicodelia inglesa, el álbum debut de Pink Floyd es uno de los discos emblemáticos de la historia del rock y marcó el cenit del genio creador de Syd Barrett. Antes de adentrarnos en el álbum en sí, es bueno recordar algunos detalles del nacimiento de la banda. Si bien la prehistoria del grupo puede rastrearse al circuito universitario de Cambridge. Pink Floyd adquiere su forma definitiva tras mudarse sus músicos a Londres. Ya para 1966 la alineación se estabiliza con Roger “Syd” Barrett en guitarras y voz; Roger Waters en bajo y voz; Rick Wright en teclados y voz y Nick Mason en batería y percusión. Como tantas otras bandas de la época, habían comenzado tocando estándares de rhythm and blues estadounidense como “I’m a king bee”, el tema del bluesman Slip Harpo que integró su primera cinta demo, y también covers de bandas británicas clásicas de los ’60, como los Beatles. Poco a poco, sin embargo, Pink Floyd fue modelando un sonido propio, con temas compuestos en su gran mayoría por Barrett. Canciones con melodías bien concebidas, que a menudo se dilataban en extensas improvisaciones instrumentales.

Al promediar 1966, Pink Floyd figuraba ya entre los grupos más populares de la creciente escena psicodélica londinense. Sus shows en el UFO y otros clubes de la capital inglesa atraían cada vez más fans, que contemplaban extasiados los juegos de luces y entraban en trance con las extensas improvisaciones instrumentales del cuarteto. En marzo de 1967 Floyd consigue un contrato de grabación con el sello EMI y graba su primer simple, “Arnold Layne“, con producción de Joe Boyd, un estadounidense radicado en Inglaterra, que sería clave en el renacimiento del folk-rock británico a través de sus trabajos con Incredible String Band, Fairport Convention y Nick Drake, entre otros.

La letra hablaba de un personaje que se viste de mujer y sale de noche a robar ropas de los tendederos suburbanos. El tema del transvestismo aún era tabú para la sociedad inglesa de los 60 y la BBC no tardó en prohibir su emisión radial, dándole al simple una cuota extra de publicidad. El segundo simple de Pink Floyd, “See Emily Play”, nació de un show multimedia llamado Free Games For May en el que Pink Floyd tomó parte. La intrigante protagonista puede haber sido inspirada en parte por Emily Kennett, una presencia habitual en los eventos del underground londinense.

El flautista a las puertas del alba

Impulsado por la aceptación de sus dos singles, Pink Floyd entró en los estudios Abbey Road, para grabar su primer álbum con Norman Smith, un discípulo del productor de los Beatles, George Martin. A todo esto, en el estudio de al lado, John, Paul, George y Ringo grababan Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band y se comenta que Paul McCartney se asomó alguna vez a chequear las sesiones de Floyd y dio su visto bueno a lo que escuchó. La mayor parte del material de The Piper At The Gates of Dawn fue compuesta por Syd Barrett en un período particularmente prolífico de quien por entonces era el principal referente de la banda. Pronto las presiones de la fama y el uso habitual del LSD, desgastarían su mente, pero en este álbum debut de Pink Floyd, Syd aún sostenía firmemente las riendas creativas del grupo.

El afecto de Barrett por los cuentos infantiles se revelaba ya desde el título, puesto que The Piper at the Gates of Dawn tomó su nombre de un capítulo del libro “The Wind in the Willows”, de Kenneth Grahame. El álbum comienza con “Astronomy domine”, supuestamente inspirado por el primer “viaje” de Barrett con LSD, que le produjo la sensación de estar suspendido entre los planetas Júpiter y Venus. No obstante, la canción es bastante más compleja; una notable proeza de la imaginación que evoca la sensación de asombro y a la vez de terror de un astronauta enfrentado por primera vez al gran espectáculo del cosmos.

El intrigante “Lucifer Sam“, con su clima musical misterioso, nació como “Percy the rat catcher” y hasta se pensó en transformarlo en un film de media hora de duración. En el argumento original, Lucifer Sam era el gato siamés que acompañaba a su colega felino Percy en sus cacerías de ratones. El modelo fue Elfie, el gato que Barrett tenía en su elegante departamento de Cromwell Road, conseguido con los primeros frutos de la fama. La frase “Jennifer Gentle, sos una bruja” es una referencia a la entonces novia de Barrett, Jenny Spires, y la enigmática frase “tú eres el lado izquierdo /  él es el lado derecho” alude probablemente a las diferentes funciones de los dos hemisferios del cerebro, un tema candente en los artículos de psicología de la época. El tema muestra, además, a la guitarra de Barrett en toda su originalidad, con un uso creativo del efecto de eco.

Mathilda Mother“, evocaba un cuento para la hora de dormir y se basaba en el libro Cautionary Tales del escritor Hilaire Belloc.“Había un rey que gobernaba la comarca / su majestad tenía el control / y con ojos de plata / el águila escarlata / arrojaba plata sobre la gente…”   “Oh, mamá, cuéntame más” respondía el coro, como si fuese un niño deslumbrado e impaciente, deseando que el cuento no terminase nunca. De manera similar, “The Gnome” remitía al Señor de los Anillos, de Tolkien, con sus imágenes fantásticas acerca de gnomos y genios de un mítico reino subterráneo. Otra canción asociada a un cuento infantil es “The Scarecrow”. La escritora June Wilson escribió un libro con el mismo título y un argumento similar: un espantapájaros que se siente triste porque le gustaría que su vida fuese más interesante, pero al final cobra conciencia de que no se puede mover y se resigna a su suerte.

Por su parte, “Flaming“, tenía esa inocente picardía de la niñez; una probable alusión a la propia infancia de Barrett y a sus juegos con su hermana Rosemary en Cambridge, la ciudad natal de ambos. Abundan las referencias a la naturaleza, a las flores y al campo abierto, temas recurrentes en las letras de Syd.

El apogeo de la psicodelia coincidió con un interés por el misticismo y las disciplinas filosóficas de la antigüedad y uno de los textos que se consultaban como guía era el “I Ching”, el célebre Libro de los Cambios chino, de 5000 años de edad. Es un importante elemento en la filosofía taoísta y confucionista y se usa como un horóscopo poético de profecías. Buena parte de la letra de “Chapter 24” proviene, justamente, del capítulo 24 del libro: “Todo movimiento se realiza en seis etapas/ y la séptima trae el retorno / el siete es el número de la luz joven / se forma cuando la oscuridad se incrementa en uno.”

Cuando analizamos The Piper at the Gates of Dawn es importante recordar que, si bien Syd Barrett era un componente clave del primer Pink Floyd, no era todo el grupo. La contribución del órgano de Rick Wright resultó fundamental en la creación de la atmósfera psicodélico-cósmica de los temas. En esta etapa, Wright compartía la parte vocal con Syd en varias canciones, un aporte considerable a la química tan especial del disco. Nick Mason sumaba su buen gusto a través de varias sutilezas percusivas y Roger Waters, además de su rol de bajista, aportó a la composición. Roger escribió “Take thy stetoscope and walk“, un extraño relato acerca de un médico, cuyo núcleo gravitatorio se halla en la furibunda zapada que se desata en centro del tema. El intrigante “Pow. R Toc. H” lleva la firma de los cuatro músicos, pero nació también de una idea de Waters: en el código interno del ejército inglés de la Primera Guerra Mundial, el “Toc H” era un casino donde, al entrar, los rangos eran pasados por alto y oficiales, suboficiales y soldados se trataban, por un rato, como iguales.

Pink Floyd tuvo que hacer algunas concesiones en este primer álbum con respecto a sus actuaciones en vivo –sobre todo en la duración de las canciones- pero hubo una composición que quedó casi tal cual la tocaban sobre el escenario, como una declaración de principios. “Interstellar Overdrive” duraba quince minutos y podría definirse como una excursión musical por los pasillos del cosmos. Según la leyenda, fue concebida cuando Peter Jenner, el manager del grupo, intentó transmitirle a Barrett la tonada de una canción que tocaba el grupo norteamericano Love, que resultó ser “My little red book“, de Burt Bacharach y Hal Davis. Al tratar de replicar Syd lo que tarareaba Jenner, surgió el riff principal de “Interstellar Overdrive”.

Piper terminaba con “Bike” –Bicicleta-, otra de esas pequeñas viñetas con las que Barrett aludía a cosas simples con una mezcla de sencillez y excentricidad. En el futuro las cosas no serían sencillas, sin embargo. El colapso de la mente de Syd motivaría su aislamiento del resto del grupo y finalmente su reemplazo por su viejo amigo, David Gilmour. The Piper at the Gates of Dawn, quedó como testimonio de su pico artístico y sigue brillando con igual intensidad a casi medio siglo de su aparición, como en aquel ya lejano día de agosto de 1967 en que vio la luz del día por primera vez.

pf

Linea de tiempo

Algunos álbumes contemporáneos de The Piper at the Gates of Dawn.

The BeatlesSgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band
The Rolling StonesTheir Satanic Majesties Request
The KinksSomething Else
Procol Harum: Procol Harum
Traffic: Dear Mr. Fantasy
The Jimi Hendrix Experience: Are You Experienced
Cream: Disraeli Gears
Donovan: A Gift From a Flower to a Garden
Jefferson Airplane: Surrealistic Pillow
The Byrds: Younger than Yesterday

Continuar Leyendo
Click para comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Especiales

El mundo antes del rock

¿Qué escuchaban los adolescentes antes del nacimiento del rock? ¿Quiénes eran los principales exponentes de la música popular y comercial? ¿Qué significaba escuchar música? A continuación, revisamos algunas cuestiones que nos dará la pauta de por qué la irrupción del rock and roll en los años ’50 significó un terremoto que agrietó la rígida moral de los adultos, sacudió los cuerpos y las mentes juveniles, y derrumbó ciertos estereotipos de la sociedad estadounidense.

Publicado

el

Sin lugar a duda, Frank Sinatra, apodado “la Voz”, fue uno de los máximos exponentes de la música popular anterior a la irrupción de rock and roll, cuya mayor virtud descansaba en su capacidad interpretativa para transmitir las emociones y sentimientos implícitos en las letras de las canciones. Letras que aludían constantemente a emociones, formas de pensar y de sentir fuertemente vinculadas con una moral conservadora y protestante bien cuidada, que establecía rigurosamente las pautas de conducta que regían una sociedad basada en los mandatos del capitalismo industrial y el patriarcado.

En un país en plena expansión económica, con altos niveles de represión y censura estatal producto de la paranoia que causaba la amenaza soviética, y una profunda segregación racial alentada por la opulencia de la clase media blanca, los hijos fueron criados necesariamente en esos valores hasta alcanzar la madurez y poder vestir los pantalones largos.

Eddie Howard alcanzó el puesto número 1 de los charts norteamericanos en noviembre y diciembre de 1951 con su canción titulada “Pecado”. Si atendemos a la letra (“quitar el aliento de las flores seguramente sería un pecado, tomar duchas de la lluvia de abril es un pecado […] ¿es un pecado amarte tanto, para abrazarte fuerte y saber que estás cerca de mí?”) se puede identificar con facilidad, una concepción del pecado muy distinta a las que brotaron posteriormente a través del rock. El sesgo conservador y protestante en la música popular era tan profundo como sutil. Esos valores morales sirvieron de sostén al American dream, reflejado en la relación entre las señales providenciales y el éxito individual.

El disciplinamiento social, sin embargo, no solamente se construyó de abajo hacia arriba, sino también desde el Estado y los medios de comunicación masiva. Era descabellado encontrar algún atisbo de rebeldía, de transgresión en las letras de la música comercial de los años cincuenta. En efecto, el surgimiento del rock and roll quebró la paradoja plasmada en la incongruencia entre la solemnidad y complacencia transmitida por esa música y los altos niveles de histeria colectiva que imperaban en la sociedad como consecuencia de la tensión creciente con la Unión Soviética (que alcanzó momentos críticos de amenaza nuclear), inflamada por la prensa y la propaganda oficial. En ese sentido, el senador Joseph McCarthy desencadenó una caza de brujas sobre la base de un extendido proceso de acusaciones infundadas, denuncias, procesos irregulares y confección de listas negras contra personas sospechadas de ser comunistas.

La prosperidad económica que atravesaron los Estados Unidos durante la década del ‘50 le permitió acomodarse como potencia hegemónica al final de la Segunda Guerra Mundial. Dentro de una serie de pactos firmados por los países occidentales, el más destacado fue el Plan Marshall, un programa creado en 1947 destinado a promover y financiar una recuperación económica rápida y sostenida de una Europa devastada por la guerra y, a su vez, contener el avance del comunismo.

Ese proceso de expansión económica, apuntalado por la intervención del Estado, permitió una ampliación del acceso al consumo para las clases populares, mayores niveles de confort y mejores condiciones de vida. En ese contexto crecieron los jóvenes que posteriormente fueron atravesados por el fenómeno del rock and roll, que pudieron adquirir discos y otras señales culturales propias que les permitieron diferenciarse de sus padres.

Pero antes de que eso suceda, de que los jóvenes comiencen a interpretar que están viviendo una etapa de su vida en la cual han dejado de ser niños, pero que decididamente no son (ni quieren ser) adultos a través de la escucha y el baile de la música rock, esta música comercial en la cual se destacaron los crooners, se escuchaba en familia. Es decir, que la música comercial, independientemente de apelar a la emotividad y al fortalecimiento de una sensibilidad acorde a las pautas de conducta, alentaba la observación de los valores morales a través de la escucha en familia: Padres e hijos se sentaban alrededor de la radio a compartir un momento íntimo escuchando estos artistas.

Efectivamente, la irrupción del rock and roll significó el derrumbe de una serie de costumbres tradicionales que no resistieron la modernización que se avecinó en las distintas esferas de la vida cotidiana, y en ese sentido, revolucionó la forma de escuchar música por parte de una juventud que comenzaba a subjetivarse y a identificarse en clave etaria.

Continuar Leyendo

Especiales

The Struts: el revival del glam rock

La banda ha llegado a telonear a The Rolling Stones y The Who.

Publicado

el

Una banda que trae el rock de los 80´ a la escena musical actual. Con influencias como Aerosmith, Queen, Led Zeppelin y AC/DC, The Struts inyecta desde el momento en suenan en Spotify una dosis de energía ganadora que emula momentos de victoria. Lejos del rock depresivo, del grunge y del bajón, esta banda se describe a sí misma en sus propias canciones, como en “Could Have Been Me”, donde enarbolan la bandera de rockstars por excelencia y transmiten que no van a dejan pasar la vida sin vivirla al máximo.

Al haber estado en contacto con el arte desde chicos estos cuatro jóvenes originarios de Derbyshire se fueron desarrollando como artistas hasta llegar a telonear en 2014 a los mismísimos Rolling Stones o a The Who, y ser calificados como los sucesores de sus majestades satánicas y Freddie Mercury.

Al día de la fecha tienen dos álbumes en el mercado, han participado de un Victoria´s Secret Fashion Show e hicieron una divertida colaboración con la cantante pop californiana Kesha, en formato single y video, en el que sobran glitter, baile y desenfreno, además de ser el soundtrack de varias publicidades de nuestro país.

Si bien aun no han pisado la Argentina, nuestras puertas están abiertas y nuestros corazones expectantes para que nos llenen de ese glamour ganador que sólo ellos tienen.

Continuar Leyendo

Especiales

Cómo es la experiencia de Parlantes Holofónicos

Un invento argentino que propone música en la oscuridad y supera todo lo conocido en el mundo del sonido.

Publicado

el

Por

Utilizando descubrimientos en física y percepción sonora, Hugo Zuccarelli aprendió a manipular el cerebro humano, primero con la Holofonia, en 1980, y después con la invención del Parlante Holofonico Tm.

Mientras el mundo se ocupaba de crear costosos sistemas de reproducción multicanal y reproductores con cada vez menos distorsión, Parlantes Holofónicos apuntó a descubrir los misterios del porque un sonido es percibido en el espacio y de qué manera una voz es reconocida entre tantas otras.
Una vez completado el desarrollo de la técnica de grabación Holográfica conocida como Holophonics Tm, y utilizada por gigantes del entretenimiento, como Pink Floyd, Roger Waters, Michael Jackson etc. Zuccarelli tuvo que abordar el problema de las grandes distorsiones provocadas por los sistemas de altoparlantes tradicionales para lograr el EFECTO tridimensional de la Holofonia TM en una sala de cine, sin necesidad de auriculares para la audiencia.
Obviamente las distorsiones generadas por los parlantes convencionales estaban disfrazadas con alegorías de carácter místico, y algunas veces con decepciones tramposas, que hacían del AUDIO una disciplina poco confiable y peligrosamente empapada de caracteres políticos. En definitiva las tendencias del audio sufrían de los atavismos de las modas y las religiones, sin que se lograra consenso entre lo veraz y lo folclórico.
Zuccarelli entendió que las señales guardadas en las grabaciones Holofonics Tm solo podían ser percibidas si los altavoces no introducían distorsiones que arruinaran la información COGNITIVA que las hacia espaciales. Por lo tanto se dedico a construir sistemas de sonido cada vez mas perfectos y finalmente logro la perfección cuando el efecto Holofonico Tm pudo ser percibido por una gran audiencia.
La primera presentación oficial fue para la NASA, que contrató a Zuccarelli, pera una demostración de Holofonia para varios ingenieros que se negaban a utilizar auriculares.
Luego de ser bautizados como los mejores altoparlantes del mundo por la NASA, Zuccarelli comprendió que lo que permitía transmitir sin distorsiones el mensaje tridimensional de la Holofonia Tm, también podría reproducir la Música de un disco convencional de una manera única.
Sumados al silencio  y a la oscuridad de una sala en un segundo subsuelo, la percepción de la música reproducida por los parlantes Holofónicos Tm de 5 metros de altura y una potencia acústica tremenda, logran atraer la atención de expertos aficionados y amantes de la música que se convocan para lograr una escucha ÚNICA de las bandas favoritas con la sensación VISCERAL de estar en un recinto donde el artista está presente.

El proyecto de música en la oscuridad con Parlantes Holofónicos TM comenzó hace 8 años. Estuvieron en  diversos lugares siempre en en la zona de microcentro. Hoy en día podes encontrar este show único en el mundo en el Auditorio Kraft: Florida 681 2do Subsuelo, C.A.B.A.

Continuar Leyendo

LAS MÁS LEIDAS