Seguinos en

Especiales

Noel Gallagher celebra sus 52 años

Breve repaso por la vida de un verdadero rockstar: música, controversias e historias fantásticas.

Publicado

el

¿Quién le iba a decir al Noel Gallagher adolescente de trece años que la travesura de robar una tienda cambiaría su vida? La condena de seis meses de libertad condicional y la guitarra que había conservado de un padre abandónico, funcionaron como el estimulo perfecto para dejar aflorar su talento latente: al ritmo de “This Charming Man”, la canción que tanto admiraba de los también mancunianos The Smiths, se desafió a practicar sus primeros acordes usando la mano derecha a pesar de ser zurdo.

Lo que menos aún sabía Noel era que pocos años más tarde comenzaría a componer los primeros hits de Oasis, agrupación que se erigió a comienzos de los 90s como uno de los íconos del britpop. El virtuosismo de Noel, puesto al servicio de la letra y la música para estar al frente del micrófono en unos escasos temas, y la inconfundible voz rasposa de Liam, marcaron a fuego la historia de la música británica. Por delante vendrían quince años intensos, atravesados por una popularidad vertiginosa a la que no le faltaron excesos, peleas entre los hermanos Gallagher y las polémicas con otras figuras del medio artístico, entre las que se destaca el supuesto enfrentamiento con Damon Albarn. Noel, sin tapujos, se hizo cargo de esto en los lyrics de “My Big Mouth”: “Into my big mouth you could fly a plane.”

Que su álbum debut “Definitely Maybe”, influenciado por el rock clásico, haya sido el más vendido en Reino Unido durante su primera semana en las calles fue el presagio del ascenso meteórico a la fama que se iniciaría en agosto de 1994. Tan sólo un año después, el récord se repitió con “(What’s The Story) Morning Glory?”, segundo trabajo con el que lograron la consagración definitiva de la mano de las fantásticas “Wonderwall” y “Don’t Look Back In Anger”, joyas que solo al mencionarlas son sinónimo de Oasis.

El 11 y 12 de agosto de 1996 llegarían los conciertos en el mítico Knebworth Park y con ellos la hazaña más importante en la carrera de los Gallagher: dos años de trayectoria bastaron para convocar a un total de 500 mil personas que colmaron el predio y alimentaron su ego como nunca antes. Con la ambición potenciada por este enorme suceso, inmediatamente en 1997 lanzaron su tercer CD, “Be Here Now”. Entre sus setenta minutos de duración desplegados a lo largo de doce canciones, se destacaría “Stand By Me” no sólo por sus condiciones innegables de himno sino también por la producción de su video.

Los ingleses, conscientes del lugar que estaban ocupando en la escena musical mundial, quisieron ponerse a la altura de The Beatles creando su propio mito alrededor de la tapa del tercer álbum, tal como los de Liverpool lo hicieron con “Abbey Road”. En la versión de los Gallagher, quien habría muerto al caer su auto en la pileta de la mansión que ilustra la portada era el mismísimo Noel. Además, no se trataba de cualquier coche sino de un Rolls Royce con la patente idéntica a la del móvil policial que se vislumbra a lo lejos en el arte de tapa del épico álbum de 1969.

El cuarto disco de la banda, “Standing On The Shoulder Of Giants”, salió a la luz a comienzos de 2000. El nuevo milenio encontraba a Oasis transitando cambios importantes: a las permanentes riñas de los hermanos se sumaron conflictos con Bonehead y Guigsy, lo que provocó que abandonaran la agrupación y que Noel se viera obligado a grabar las pistas del bajo y de la segunda guitarra. Al momento de comenzar la gira, Andy Bell y Gem Archer ocuparon los lugares vacantes. En este contexto, hacía su aparición otro hecho inédito: “Little James”, canción compuesta por Liam, era incluida como el track número cinco. Así fue como, luego de tres años de ausencia, Oasis volvía recargado con el setlist más psicodélico de su carrera. Su presentación quedó registrada en el DVD “Familiar to Millions”, que inmortalizó la primera de las dos noches en las que la banda tocó en el estadio de Wembley ante 70 mil fanáticos.

En 2002, con la edición de “Heathen Chemistry”, Noel continuó dándole espacio a Liam para que se luciera con la beatlera “Songbird”, mientras él haría lo propio con “Little By Little”. Tres años más tarde, en 2005, Oasis retornaría a sus inicios rockeros con el aclamado “Don’t Believe The Truth”, LP que les permitió encarar una de sus giras más importantes alrededor de los cinco continentes y con Zack Starkey, hijo de Ringo Starr, comandando la batería. “Dig Out Your Soul”, séptimo y último álbum publicado en 2007, tuvo un resultado paradójico. Si bien gracias a dicho material Oasis recorrió más de treinta países fue este el marco en el que los hermanos Gallagher disolvieron su icónica agrupación.

Hace pocos días se cumplió una década de aquel inolvidable show que los británicos dieron el 3 de mayo de 2009 en el Estadio River Plate. Casi como si supieran que el fin se aproximaba, hicieron temblar no sólo el alma de los miles de admiradores que se concentraron en la cancha, sino también -literalmente- el piso de césped. Andy Bell, con su tweet alusivo a esta fecha, dejó ver que desde arriba del escenario la velada se vivió con el mismo vigor: “10 years ago today, my favourite @oasis gig, what a crowd.”

El 28 de agosto de ese año, el concierto que se realizaría en el festival parisino Rock en Seine nunca llegó a concretarse debido a una fuerte disputa previa que incluyó el destrozo de una guitarra de Noel por parte de Liam. Ese día, el mayor de los Gallagher confirmaría la ruptura a través de un comunicado en la web oficial de Oasis. La conmoción e incertidumbre que inundó a los fanáticos desde ese entonces se vio calmada cuando, a partir de 2011, “The Chief” se puso al mando de Noel Gallagher’s High Flying Birds. La expectativa que generó su regreso, sumada a su carácter de líder y a sus dotes como músico integral ya demostrados desde hacía casi veinte años, fueron el combo ideal que aseguró el éxito de esta nueva etapa.

En sus primeros CDs –“Noel Gallagher’s High Flying Birds” de 2011 y “Chaising Yesterday” de 2013- Noel eligió continuar con su característico estilo forjado en Oasis. Al editar en 2017 “Who Built the Moon?”, el rockstar sorprendió a sus seguidores con el sencillo “Holy Mountain”, prueba de que había decidido volver a coquetear con la psicodelia.

Los 52 años lo encuentran estrenando “Black Star Dancing”, el sencillo que anticipa su nuevo trabajo que saldrá a la venta el próximo junio. Con una marcada reminiscencia a la música disco, el británico deja en claro que puede jugar con todos los géneros saliendo victorioso. Es cierto que Noel nunca se hubiera imaginado el futuro prometedor que se avecinaría después de dar sus primeros rasguidos pero ahora son sus admiradores los que no pueden dar certezas de lo que su ídolo se trae bajo la manga. Parecería como si Noel, en su flamante tema, respondiera a esta inquietud con una pregunta: “If not for tomorrow, can we live for tonight?”

 

Continuar Leyendo
Click para comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Especiales

Paul Brindley, tu aliado de la música y el management

Entrevista en el marco de Selector Pro Argentina.

Publicado

el

The Selector Pro, el evento dedicado a la profesionalización de la industria de la música independiente, organizado por el British Council y 432 Hertzios, tuvo lugar el jueves 4 y viernes 5 de octubre en la ciudad de Buenos Aires.

En ese marco pudimos entrevistar al británico Paul Brindley, co-creador de Music Ally, una plataforma de difusión de información y management de artistas en la era del marketing digital, y gestor de alianzas a un nivel estratégico, vanguardista y amigable. Paul nos contó de qué se trata su trabajo, nos habló del futuro de los sellos discográficos y de su amor por el English Breakfast.

Bienvenido a la Argentina una vez más,¿podes contarnos de qué se trata Music Ally?

Por supuesto, nos llamamos una compañía de conocimiento, ya que el nombre “Ally”se refiere a como si fuera tu aliado, tu amigo. Nos hemos dedicado a la publicación de información durante mas o menos 20 años pero eso se ha diversificado en muchos otros servicios. Si bien las publicaciones aún existen, ahora comenzamos a hacer consultoría, eventos, y en particular mucho más acerca del aprendizaje y el entrenamiento en marketing digital. Por lo que tenemos una plataforma que enseña y ayuda a artistas, managers y marcas a aprender sobre todo aquello para generar habilidades y hacer todo por su propia cuenta, por eso es que podríamos autodenominaros la “antiagencia”.

 

¿Qué hay de la inteligencia artificial?

Sólo para ser claros, únicamente escribimos sobre inteligencia artificial, no experimentamos con ella. Solamente mantenemos a nuestros lectores al día sobre lo que está pasando. Nuestra intención siempre fue mantenernos a la vanguardia de cuáles son las empresas más interesantes que están surgiendo. Así fuimos los primeros que escribimos sobre Spotify en sus primeros días como aplicación y eso nos enorgullece, es decir, el hecho de poder reconocer cuáles son los startups más interesantes.

Con respecto a la difusión de artistas, y con darles darles un lugar en la industria, ¿cuál es su rol?

Bueno, ayudamos a esos artistas. Igualmente eso tiene que ver más con los sellos discográficos y managers, pero lo que nosotros hacemos se trata de, independientemente de qué tan bueno sea el artista, revisar su presencia artista en Spotify, las redes sociales, etc, y ver qué es lo que hace falta para que las métricas sean exitosas mediante un plan de marketing digital, después de todo es management.

¿Entonces esto significa la desaparición del viejo modelo de los contratos discográficos y las deadlines super estrictos para los artistas?

No del todo. Los sellos discográficos y ese tipo de contratos siguen y van a seguir existiendo con términos comerciales que no están al día, y ellos están muy contentos de tener muchos artistas bajo su nombre. Pero creo que el mundo del management está evolucionando hacia un partnership con los artistas. Cuando escuchas a alguien como Grant (Bussinger) con Warp Records, sabés que hay un futuro moderno y más seguro en el mundo de los sellos discográficos para crear su propia distribución. Y al mismo tiempo esperar un mejor trato.

Después de todo esto, hemos llegado al Ping Pong de preguntas y respuesta.

¿Te animas?

¿Por qué no?

 

PING PONG ULTRABRIT

¿Alguna vez tomaste mate?

¡Mate! Hace unos años, creo que no me gustó mucho, pero definitivamente lo voy a probar de nuevo, ¡gracias por recordármelo! También tengo que probar el fernet con coca, y comerme un bife de chorizo, ¡eso me encanta!

¿Y dulce de leche?

P¡Oh no! ¿Pero creo que eso es lo más divertido de viajar no? Probar y ver las cosas autóctonas. Voy por ejemplo a ver a River Plate este domingo.

UB – ¿Beatles o Rolling Stones?

Beatles, porque creo que para que te gusten los Stones tenéis que ser un poco más Rock and Roll.

¿English Breakfast o Flat White?

Los dos, a la mañana un Flat White, y el té durante el día, varias veces.

¿Cosa favorita de tu trabajo?

Venir a lugares como Argentina, conocer a gente como esta.

 

Continuar Leyendo

Especiales

Greentea Peng y Femigangsta en The Selector Pro: nuevas voces en la música

En la primera jornada de The Selector Pro, Greentea Peng y Femigangsta dialogaron con Maxi Martina sobre cómo es hacer música hoy en el Reino Unido y en Argentina y sobre el protagonismo de las tecnologías en la definición de sus proyectos.

Publicado

el

El escenario del Teatro Picadero se convirtió en un living para que la cantante inglesa Greentea Peng junto con la representante local Agnes Simón, más conocida como Femigangsta, charlaran con Maxi Martina sobre cómo es hacer música hoy en día y el uso que le dan a la tecnología para definir sus proyectos y comunicarse con sus audiencias.

Ambas artistas remarcaron los pros y contras del uso de redes sociales. “Instagram es una plataforma que tiene mucha llegada a mucha gente. La personas necesitan de lo visual, es así la era actual. Pero también existen desventajas. Hay algo bastante superficial en todo lo relacionado a las redes. La gente a veces no entiende o mira para otro lado cuando una habla de algo colectivo, algo realmente importante. Es como si sólo quisieran verte la cara o la ropa que usás. Es un poco triste, pero es así. Por eso creo que hay que balancear un poco el uso de las redes”, dijo Peng.

“Yo creo que hay una diferencia entre buscar lo que una quiere consumir o escuchar y lo que una quiere mostrar de una misma. Por ejemplo, cuando escucho algo que me gusta mucho voy a una página llamada Tastekid (TasteDive), que también sirve para películas, libros y demás, pongo por ejemplo ‘Greentea Peng’, y entonces la plataforma me recomienda distintas cosas que la gente también escucha en relación a esa artista. Eso te abre un mundo de posibilidades. Cuando escucho algo en Spotify utilizo la radio del artista. Pero hay que tener cuidado con eso, porque el machismo se cuela en todos lados, hasta en Spotify. Si me gusta mucho cómo canta una chica y voy a su radio, me aparece música de los varones con los que ella colaboró, pero no viceversa. Cuando voy a la radio del artista varón no me aparece, por ejemplo, que colaboró con Chita. También utilizo mucho las listas que crean los artistas, como la que hace Thom Yorke”; contó Femigangsta, quien hace poco lanzó su sencillo “Pajaritos”.

“Con respecto al tema de las redes sociales y mostrar mi música, yo también trato de hacer un balance. Creo que el mundo no necesita más videos con mi cara después de que una se filme y muestre tanto en Instagram. Por eso decidí que en el primer videoclip oficial que sacamos yo no aparezca y sí lo haga una bailarina interpretando la canción. Creo que no está muy bueno correr el eje, quiero que la gente me conozca por mi música”. Greentea agregó: “A veces nos tomamos todo muy a pecho. Creo que está bueno dar un paso atrás y no meternos tanto en las redes, porque en definitiva eso no es la realidad”.

Con respecto al concepto de disco y al fenómeno de que los artistas actuales se centren más en los singles, la británica cree que simplemente es un síntoma de estos tiempos: “La verdad que no lo pienso demasiado. La manera en que escuchamos música va cambiando y para mí la idea de hacer un álbum es algo muy serio”. Femigangsta encuentra una ventaja en el single: “Yo recién empiezo y para mí es algo lúdico hacer canciones, cada tema es una experiencia nueva y no pienso más allá de eso. Es un formato que a mí me sirve mucho porque me permite trabajar con muchos productores que admiro, y mi manera de componer hace que una canción tenga un sonido muy diferente a la anterior. Me intimida pensar en gente como Rosalía, que hace un álbum que es como una tesis. A mí me cuesta tener ese tipo de proyección”.

Ambas artistas tienen una mirada más relajada con la planificación en sus proyectos: “Para mí al momento de trabajar con alguien lo más importante es la energía de la gente. Confío mucho en mis amigos. A veces cuando trabajás con un sello muy grande sucede que la persona que te contrató luego se va de esa compañía y la dinámica cambia La cuestión siempre pasa por el tema del compromiso. Yo no podría hacer lo que se hacía mucho en los 90, de firmar un contrato por tres discos con una compañía discográfica. Tampoco pienso mucho en los featuring, creo que es algo que debe darse de manera natural y no especular con que una colaboración te sirva para disparar tu carrera. Antes trato de centrarme en encontrar mi voz. Personalmente creo que lo táctico me aleja de lo creativo. Trato de enfocarme en que las cosas salgan bien y estén bien hechas”.

Femigangsta: “A veces está bueno también colaborar con gente nueva, pero a veces uno de mis miedos es traer una nueva energía a mi grupo de trabajo. Pero creo que no siempre es bueno trabajar sólo con tus amigos o personas más cercanas, porque lo que necesitás para un proyecto quizás está afuera”.

 

Continuar Leyendo

Especiales

SELECTOR PRO 2019: la Industria musical entre la innovación y la data

Los temas centrales de la jornada de apertura.

Publicado

el

El viernes 4 y sábado 5 de octubre se llevó a cabo en el Teatro Picadero la edición 2019 del encuentro Selector Pro, organizado por el British Council y la productora 432 Hertzios, con el objetivo de a pensar la industria musical.

Esta edición contó con los invitados británicos Grant Bussinger de Warp Records, Paul Brindley, CEO de Music Ally, y Greentea Peng, cantante; que se sumaron a muchos referentes de la industria argentinos y latinoamericanos como Paula Rivera (INAMU), Federico Vázquez (Futurock), Santiago Torres (Billboard), Alejandro Varela (S-Music), y artistas como Juana Molina, Femigangsta y Sofía Trucco (Sof Tot).

La jornada comenzó con una bienvenida y presentación del evento a cargo de representantes de las entidades organizadoras que adelantaron las temáticas y preguntas que servirían de hilo conductor del encuentro. Además dieron a conocer los distintos paneles y dinámicas, como las novedosas micro-presentaciones en las que diversos especialistas abordarían con profundidad un tema en quince minutos de exposición, lo cual permitía abarcar una gran cantidad de cuestiones con mucho dinamismo.

La jornada de viernes estuvo centrada en la innovación, mientras que el sábado fueron los datos, los ejes centrales del debate sobre la actualidad y el futuro de una de las industrias que más cambios sufrió en los últimos años a nivel global y que mayores desafíos plantea a la totalidad de sus actores.

El panel inicial de este encuentro contó con la participación de Grant Bussinger (Warp Records) [UK], Juana Molina, Alejandro Varela (S-Music), Facu Cruz (Esto es Clix) y la moderación de Sofía Trucco (Sof Tot). Se denominó “Nuevas dinámicas para pensar la industria musical” y cumplió con abrir el debate de la jornada.

Grant Bussinger expuso sobre la importancia de tener una estrategia global de marketing del sello y luego diferenciarla para cada artista, a partir de datos y estadísticas como herramienta. Sin embargo esta idea se vio contrastada por la carrera tanto exitosa como innovadora de Juana Molina que admitió no tener la habilidad de trabajar su carrera con lineamientos de marketing.

Mientras Alejandro Varela, entre anécdotas de sus 35 años en la industria musical, marcó la importancia de tener un producto artístico valioso por sobre los likes y mediciones que se puedan conseguir. Por su parte, Facu Cruz planteó varios ejemplos de coyuntura en su trabajo con Ca7riel y Paco Amoroso, y cómo cada lanzamiento del dúo supone una nueva imagen que conlleva una nueva estrategia comunicacional.

Es así como los invitados desarrollaron los lineamientos y preguntas que guiaron el encuentro. Allí, se vislumbró una tensión entre los datos que nos brinda la tecnología informática, y las planificaciones de marketing,  frente a la intuición como guía artística. En el marco de esta aparente dicotomía, los panelistas fueron contando anécdotas de su hacer en la industria, así como casos de éxito en los que prepondera una u otra vía para concluir provisoriamente que ambas son necesarias en la música y cualquier otra industria creativa en la que no existe una fórmula segura y probada.

En el resto de las jornadas se volvería a cada uno de estos puntos, por ejemplo en el debate entre Fermigangsta y Greentea Peng, y en toda la información sobre mediciones e Inteligencia Artificial que brindó Paul Brindley en su conferencia.

Selector Pro se volvió un evento indispensable para pensar y mantenerse actualizado en las problemáticas y desafíos de la industria musical (y cultural) de la actualidad.

 

Continuar Leyendo

LAS MÁS LEIDAS