Música para pastillas: 10 discos fundamentales de Madchester – Parte I | Ultrabrit
Home Música Especiales Música para pastillas: 10 discos fundamentales de Madchester – Parte I
Música para pastillas: 10 discos fundamentales de Madchester – Parte I
0

Música para pastillas: 10 discos fundamentales de Madchester – Parte I

634
0

La banda de sonido del segundo verano del amor.

“Hay un rumor bastante creíble dentro de la industria musical que afirma que en ciertas ciudades del norte –siendo Mánchester el primer ejemplo– se ha distribuido agua con pequeñas dosis de sustancias químicas que expanden la mente… Todos, desde Happy Mondays hasta el seriamente desorientado Morrissey, se ajustan de alguna forma a esa teoría. Fuera de este paquete, A Guy Called Gerald muestran las infinitas posibilidades de los teclados”. Estas palabras pertenecen al periodista Sean O’Hagan, que en diciembre de 1988 daba cuenta, en una artículo para la revista NME, de una nueva escena musical en el norte de Inglaterra. Para muchos fue el gran triunfo de una ciudad que desde hacía varios años merecía mayor reconocimiento, para otros se trató de un “segundo verano del amor”, un breve período de la historia que le cambió la vida a buena parte de una generación que se sentía oprimida bajo el cielo gris del gobierno de Margaret Thatcher. Esa escena se conoció como Madchester.

Con claras influencias de la psicodelia y el jangle pop de los 60, el movimiento tuvo su propia insignia: el sonido baggy, que consistía en una combinación de varios elementos musicales destinados al baile y el despojo sensorial. Incluía ritmos propios del funk y la música disco, guitarras wah-wah y marcadas líneas de bajo, que pueden rastrearse en el Northern Soul de finales de los 60, surgido en las ciudades del norte del Reino Unido, cuando los jóvenes británicos se pasaban largas horas en las disquerías buscando vinilos de soul de artistas ignotos. La mezcla entre la música indie de la primera mitad de los 80 –The Smiths, New Order– con la filosofía Do It Yourself , el éxtasis y la incipiente música house proveniente de Estados Unidos, gobernaba en aquellos años de esplendor de The Haçienda, la mítica discoteca.

Madchester, que toma su nombre del EP grabado por Happy Mondays en el año 1989, Madchester Rave On (Hallelujah), quizás sea una de las últimas escenas vinculadas a una ciudad en Gran Bretaña. Su duración fue muy breve: podría situársela entre 1988 y 1991, pero su influencia ha tenido largo alcance, provocando toda una revolución en Inglaterra. Una ciudad con una fuerte comunidad gay y un espíritu punk que todavía mantenía vivas sus llamas fue el lugar ideal para que muchos jóvenes inadaptados y desterrados tengan su chance de alzar la voz y crearse un nombre.

Aquí la primera parte de lo que consideramos los diez mejores discos de aquella escena, algunos que traspasaron la barrera de Madchester y ya son legendarios, otros que quedaron en el camino y por eso es bueno recordarlos.

  1. Hot Lemonade – A Guy Called Gerald (1988)

Cuando formó 808 State en 1987, Gerald Simpson fue parte de la vanguardia electrónica y del house de Inglaterra. Luego, cuando se fue de la banda, decidió encarar su proyecto personal, A Guy Called Gerald, que para muchos es el dueño del mejor tema de la escena de Madchester: Voodoo Ray. Hot Lemonade reúne lo mejor de aquellos primeros años del house y la música electro, entre el beat dance y las atmósferas sintéticas, esas que caracterizaban a The Haçienda, entre el humo y las luces hipnóticas.

hot_lemonade

  1. Turtle Soup – The Mock Turtles (1990)

Formada por un ex Judge Happinees, Martin Coogan (hermano del actor Steve Coogan, quien interpretó a Tony Wilson en la comedia 24 Hour Party People), The Mock Turtles es una de esas bandas que pudo disfrutar de los últimos momentos de gloria de Madchester con temas memorables como Can You Dig It? y Mary’s Garden, siempre con las guitarras jingle-jangle a lo Roger McGuinn o Johnny Marr al frente.

turtle_soup

  1. Somewhere Soon – The High (1990)

Formada por John Matthews, Andy Couzens (ex The Stone Roses) y Chris Goodwin (quien fue parte de Inspiral Carpets por un breve período), The High publicó un disco inspirado por las guitarras jangle de los sesenta, con The Byrds como faro, y arreglos de piano que le daban un aire más beatle. El álbum, que si bien no tuvo ningún hit y se alejó del tono bailable, es una perla perdida con bellísimas canciones como Dreams of Dinesh y Up and Down, que tranquilamente podrían formar parte de la Paisley Underground californiana.

the_high

  1. Gold Mother – James (1990)

El sencillo lanzado en 1989, Sit Down, se convirtió en uno de los mayores himnos de la escena y obligó a la banda a agregarlo en la reedición de Gold Mother de 1991. El álbum significó que James gane fama en todo el Reino Unido y le abrió las puertas para los grandes éxitos comerciales de Seven (1992) y Laid (1993). Come Home y Hang On son otros dos tracks obligados en cualquier banda de sonido de Madchester.

james

  1. Chicken Rhythms – Northside (1991)

Northside es el ejemplo más acabado de aquellas bandas que pudieron subirse a tiempo a la ola de Madchester. Formados en 1989, editaron su único disco, Chicken Rhythms, en 1991 cuando la emoción del baggy estaba prácticamente moribunda. El disco cumple con todos los modismos de la escena, tomando como obvia referencia a Happy Mondays y haciendo alusión clara al consumo de drogas en pegadizas canciones como Shall We Take a Trip.

northside

Para ver la Segunda Parte hacé click acá.

02-newstube-banner-728×90

DEJAR COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *