Seguinos en

Especiales

Monty Python o el arte de hacer reír desde la inteligencia

Publicado

el

Lo peor de tener que escribir sobre los Python es que en el afán periodístico de investigación (?), uno se pierde entre los miles de vídeos sobre ellos y así pueden pasar miles de horas… Irreverentes, anárquicos, no en vano resultan el combo humorístico más grande de toda la Gran Bretaña que se hizo extensivo al resto del mundo. Los ingleses John Cleese, Graham Chapman, Eric Idle, Terry Jones y Michael Palin además del norteamericano Terry Gilliam son los responsables de tantas carcajadas. Genios de la sátira y dueños del surrealismo en el humor. Una premisa existencial debería tener que ver con poder tener la capacidad emocional de reírse de uno mismo, de aceptarse un bufón para lograr cierto grado de entendimiento, de intelecto. No es casual que alumnos de las dos universidades más prestigiosas de Inglaterra hayan cruzado sus caminos. Chapman, Idle y Cleese coincidieron en Cambridge mientras Jones y Palin se conocieron en Oxford y todos formaban parte de los grupos de teatro estudiantil. De hecho, estando de gira con el suyo, John Cleese dio con Terry Gilliam en Nueva York. La magia ya estaba hecha: los seis grandes del humor comienzan a trabajar juntos.

John Cleese (nacido en Somerset en 1939) quizá ya tenía el gen de la ocurrencia: su padre transformó su apellido original, Cheese (queso en inglés), por Cleese que en contraposición a una armónica cacofonía les quitaría el estigma del chiste fácil en la escuela al pequeño John. Chapman (Leicester, 1941 – Maidstone 1989) estudiaba medicina en Cambridge y dejó la carrera para meterse de lleno con los Python. Idle (Durham, 1943) es hijo de una enfermera que habiendo enviudado de un veterano de la guerra como fue el padre de Eric, tuvo que ingresar a su hijo en un internado para poder trabajar; Idle dirá con los años que por supuesto el entorno era abusivo y logró evadirse gracias a acostumbrarse a tratar con niños: “Y seguir adelante con la vida en circunstancias desagradables, ser inteligente, divertido y subversivo respecto a la autoridad. Un entrenamiento perfecto para Monty Python”. Los tres recorrieron los pasillos de Cambridge entre murmullos y risas para salir a compartirlas con el resto de los mortales. Por su lado, Terry Jones, que había nacido en Gales en 1942, ingresó a Oxford para estudiar Inglés (el equivalente a la carrera de Letras en nuestro país) mientras Michael Palin (Yorkshire, 1943) hacía lo propio en Historia en la misma facultad. Por su lado, Terry Gilliam (Minnesota, Estados Unidos, 1940) estudió Ciencia Políticas pero siempre será recordado por ser quien con tanta maestría supo recortar esos collages surrealistas que acompañan a los Python en cada una de sus obras.

Tras diversas y extensas labores con otros artistas del género, los seis finalmente coincidirán en la propuesta de hacer Monty Python’s Flying Circus. Su primera característica, lo más llamativo de aquellos primeros sketches era la falta de final, no había remate, nada, ni mu. Todos ellos escritores y guionistas veían la dificultad de muchos pares a la hora de terminar una sección de humor así que decidieron no hacer nada al respecto. Así, sin más. Todos estamos familiarizados con los estos sketches y lograr ver que se hicieron películas -esto es: tiempos aún más extensos con estos locos haciendo y diciendo sinsentidos hasta reír del dolor de estómago-, es entender que el humor en la Gran Bretaña sea un tópico tan grande. Muchos y destacados actores y guionistas hacen gala de mil y una serie desde hace décadas y han dado al mundo un sacudón frente al stiff upper lip que siempre se caracteriza al Briton. Rowan Atkinson, Peter Sellers, Miranda Hart, Peter Cook, Ricky Gervais, Catherine Tate, Lee Mack, Mike Myers os nombres para que busquen y vean la herencia de Cleese & cy. Series como Only Fools and Horses, Absolutely Fabulous, Porridge, The Mighty Boosh, The It Crowd o Little Britain son garantías de risas absolutas gracias a esa primera semilla de los Python. El humor inteligente que se reía de todo y todos pero primero de sí mismo: un ataque a la idiosincrasia flemática sin pelos en la lengua. No se salvaba nadie: los conservadores, ni la familia real, ni la burguesía y hasta el proletariado: por igual todos eran llevados a las risas. Así conquistaron a una isla entera y salieron al mundo para hacer lo mismo.

Cleese puede ser el favorito de muchos (en términos estrictamente actuales y fútiles, en Twitter tiene casi seis millones de seguidores cuando sus compañeros están muy lejos de ésto), gracias a su porte, sus personajes siempre tan circunspectos, o su maravilloso Sir Lancelot en Los Caballeros de la Mesa Cuadrada y sus Locos Seguidores. La serie post Python, Fawlty Towers, fue un éxito arrollador. Por su lado, Chapman representa el costado más doloroso de la historia de estos genios: alcohólico y primero, un escondido homosexual, no pudieron de todos modos romper su talento. Esos personajes tan autoritarios y estrictos que representaba hacían estallar a la audiencia. Amigo de Keith Moon y de Ringo Starr, tuvo el funeral más divertido de la historia, vencido por un cáncer. Poco antes de morir había hecho una última aparición y fue en un video musical de Iron Maiden (búsquenlo en Can I Play with Madness?). Tal su ingenio.

Se mantienen hoy día y ya en su madurez con la misma acidez de siempre: “Trump es más gracioso que los Python”, dice Gilliam. Pocas garantías de pasar un gran momento como sentarse a ver La Vida de Brian o El Sentido de la Vida, esas películas que llevan al extremo la estupidez y se ríen de eso. También lo son los films que ha dirigido Gilliam tras su paso por los Python: Brazil o 12 Monos aunque Jabberwocky es mi favorita.

En su página oficial, Monty Python anuncian su llegada a Netflix, qué agregar más que bienvenidos y gracias.

 

 

Continuar Leyendo
Click para comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Especiales

James Corden: Carpool Karaoke

El show Brit que no te podés perder.

Publicado

el

James Corden es un inglés gordito lleno de gracia que canta canciones pop, dice frases cómicas, y es el host de uno de los programas más vistos del hemisferio norte.

Uno de los hits de su programa, llamado “The Late Late Show with James Corden” es el segmento “Carpool Karaoke”, en el que hace de cuenta que maneja hacia su trabajo en el imposible tráfico londinense, y sube un copiloto que lo ayuda a transitar entre los double decker buses, los clásicos black cabs y los autos particulares.

Entre sus copilotos estrella estuvieron Paul McCartney, Harry Styles, Ed Sheeran, Adele, Shawn Mendes, y la lista sigue.

En este viaje superestelar James propone una serie de preguntas, juegos, y por supuesto canciones a modo de karaoke que canta junto a los artistas maravillosamente, e interactúa con una  rapidez mental y frescura que derrite hasta al mismo Sir Elton John.

Hitos de este show están en los registros de las visualizaciones de YouTube, y en millones de comentarios que muestran la apreciación de cuando James y el Rocketman cantaron “Crocodile Rock” disfrazados con boas de plumas y anteojos; cuando Corden llevó a McCartney a Penny Lane a dejar su firma y sacarse una selfie, o cuando como viejos amigos, Paul y James decidieron llenar un pub dando un show sorpresa, donde el telón se abría cada vez que un parroquiano elegía una canción en un viejo jukebox.

Otro imperdible para los fans de Harry Styles, es cuando James y Harry recrearon dentro del auto la escena de Titanic cuando Rose le pide a Jack “píntame como una de tus damas francesas”. Sí. Harry era Rose. Imperdible.

Continuar Leyendo

Especiales

“Bowie en el laberinto” de Buenos Aires

Juan Rapacioli coordinará cuatro encuentros sobre la leyenda británica en un espacio cultural porteño.

Publicado

el

Por

El rock trasciende fronteras y períodos, y David Bowie como uno de sus máximos exponentes no es la excepción. El Duque Blanco ha sido una referencia musical del siglo XX, pero también para otros géneros como el cine, la literatura, y la filosofía.

En este marco el escritor marplatense Juan Rapacioli coordinará cuatro encuentros sobre el músico en Buenos Aires que tendrán lugar en un espacio cultural del barrio porteño de Almagro los domingos 8, 15, 22 y 29 de septiembre de 17 a 19.

Los talleres titulados “Bowie en el laberinto”,  giran en torno a pensar al artista como un “dispositivo conceptual” o inspiración para repensar otros temas y problemas como la libertad sexual, el binarismo, o la cuestión de género.

La biografía del británico y su obra se usarán como herramientas de reflexión. Se trabajarán dos álbumes por jornada. El día de la apertura la guía será “Viaje espacial y vacío existencial. La búsqueda de una voz a partir del artificio. Alien y andrógino. Glam y disidencia sexual”, y se cruzará con los álbumes “Space Oddity” (1969) y “The Rise And The Fall Of Ziggy Stardust And The Spiders From Mars” (1972).

En el segundo encuentro “Distopía y opresión. Una interpretación de 1984. Muerte y disolución del sujeto. Años negros del Duque Blanco”, se abordara los discos “Diamond Dogs” (1974) y “Station To Station” (1976).

“El regreso de Major Tom. Ironía y reinvención. La ansiedad de fin de siglo. El diario de Nathan Adler. Sonido industrial”, el tercer encuentro, será sobre lo álbumes “Scary Monsters (And Super Creeps)” (1980) y “Outside” (1995).

El cierre será con “La desaparición como performance. Regreso y nostalgia. Conexiones con el pasado. Nombres del mito: David Robert Jones, Thomas Jerome Newton, Lazarus”, con los álbumes “The Next Day” (2013) y “Blackstar” (2016).

Continuar Leyendo

Especiales

NOTTING HILL CARNIVAL

¿Carnaval en agosto? Si señor. ¿Por qué asistir a la fiesta más multitudinaria en Londres este fin de semana? Acá te lo contamos y te mostramos en imágenes la colorida celebración.

Publicado

el

Este domingo 25 de agosto comienza uno de los espectáculos más esperados del verano Británico, “El carnaval de Notting Hill”. Con una afluencia de 2 millones y medio de visitantes, entre ellos turistas y locales, más de 50 mil voluntarios y un total de 9 mil policías, representa uno de los eventos callejeros más destacados e imprescindibles de visitar a nivel europeo. 

Es considerado uno de los más importantes, ubicado en el Top 10 de Carnavales a nivel global junto al Carnaval de Río, el de Trinidad y Tobago, el Mardi Gras en Nueva Orleans, y el Carnaval de Venecia, entre otros. Y en términos de concurrencia, el más masivo después de Río.

Londres es principalmente conocido por su diversidad cultural, y es aquí justamente donde la comunidad afro- caribeña especialmente de Trinidad y Tobago, ha encontrado el modo de manifestar y conservar sus tradiciones dentro de la cultura británica a lo largo de 60 años. 

Desde 1964, el carnaval se celebra el último fin de semana de agosto y coincide con los festivos que anuncian el final del British Summer Time. Se lleva a cabo por todo el bellísimo barrio londinense de Notting Hill dentro del municipio de Kensington y Chelsea, al noroeste de los jardines de Kensington, una de las zonas más pudientes de Londres, en la que también se puede notar el considerable contraste con las zonas de más bajos recursos. 

Las calles de Notting Hill durante este fin de semana se llenan de música, DJ’s, numerosos Sound systems, bailes, colores, trajes de plumas y lentejuelas, brillos, exóticos disfraces y por supuesto mucho mucho alcohol. La gastronomía es otro punto destacable, tanto bares, pubs y  restaurantes abren sus puertas al masivo público expectante de pasarla lo mejor posible , pero es en la calle y en sus miles de puestos de comida donde se encuentran las especialidades y los platos típicos del caribe como el ya clásico jamaicano Jerk chicken. Las casas y sus vecinos brindan en sus puertas desde comida y bebida, hasta el uso de sus toilettes por dos o tres libras, además de algunos asuntos no tan legales. Muchos otros vecinos escapan al countryside para evitar los desmadres del postparty. Son dos días de fiesta y diversión que culminan con un gran desfile de carrozas y con una celebración que se prolonga desde la mañana hasta altas horas de la noche, ya que los pubs son los encargados de recepcionar el remanente de público de las últimas horas. Hay muchos afters para elegir también, pero luego de tanto festejo, en lo único que se puede pensar cerca de las 2 am es en reponerse luego de dos intensas  jornadas.

 

El clima es bastante impredecible en Londres, por lo general suelen haber días bastante calurosos durante el carnaval, aunque nunca falta un poco de lluvia para moderar las altas temperaturas del verano,  que cada vez se esta poniendo mas ardiente superando los 34 grados, algo imposible de imaginar años atrás según el relato de sus propios ingleses.

Aquí una colorida galería de fotos de nuestro paso por el Carnaval 2018 y recomendación del evento para 2019, 2020, 2021 y así sucesivamente. Eso sí, vale aclarar que si te agobian las aglomeraciones, este no es tu evento. Pero si te gusta la diversión, no dudes en apuntarte en un futuro. Además de ser una experiencia completamente nueva y extravagante, como nunca has vivido, no olvidemos que la razón más  importante es y será siempre una digna celebración de “Libertad”

 

DOMINIOS BRITANICOS 

Bien conocido es el poderío del Imperio Británico a lo largo de los siglos. Se dice que el motivo de la fiesta se remonta al siglo XIX, cuando en Trinidad y Tobago (antigua colonia británica), se abolió la esclavitud y el modo de festejar de los esclavos liberados consistía en bailes, música y principalmente disfraces con los que se parodiaba  las costumbres europeas. 

 

CARNAVAL 

Su origen, lejos de la fiesta que representa hoy por hoy, surge a raíz de poner fin a conflictos raciales en el barrio de Notting Hill, que comenzaron en los años 1950 con la llegada de numerosos inmigrantes originarios de las Antillas Caribeñas. Los partidos de extrema derecha en desacuerdo con la situación, comenzaron una serie de ataques y violentas represiones contra la masiva llegada de inmigrantes. Afortunadamente, el “Keep Britain White” fue apaciguado por movimientos sociales y entre otros, por la activista Claudia Jones, nacida en Trinidad y Tobago. Fue ella quien cesó la tensión existente y demostró que los inmigrantes caribeños eran gente de paz y trabajadora, y motivó a que sus aires lúdicos fuesen expresados y celebrados,  y así, llegaron a organizar uno de los primeros eventos festivos a fines de los 50 en Camden Town luego de lo que se llamó “The Notting Hill race riots” en 1958.

 

MUSICA

Grupos de percusión, bandas en vivo, DJ’s y soundsystem, dedicados al ritmo del reggae, dub, dancehall, soca y calypso. También el soul, afro beat, dubstep, funk, drum and bass, jungle, ska y más.

 

GRENFELL TOWER

El incendio en la Torre Grenfell en Kensington el 14 de junio de 2017 conmovió al mundo, y especialmente  a toda la comunidad del oeste de Londres. Es por este motivo que durante el carnaval hay un stop y unos minutos de silencio en memoria de las víctimas del incendio. 

 

CURIOSIDADES

Como es sabido, el “carnaval” es una celebración que tiene lugar inmediatamente antes de la cuaresma cristiana, y que tiene fecha variable (entre febrero y marzo según el año). Por este motivo, el Carnaval de Notting Hill es la excepción, ya que su festejo es en el mes de agosto y su motivo es la celebración de la libertad.

Continuar Leyendo

LAS MÁS LEIDAS