Seguinos en

Especiales

Mañana en el Luna Park: THE CULT, la bestia que cambia de piel

El derrotero de The Cult como banda es un canto a la perseverancia. Largo e irregular, digno de admiración…

Publicado

el

El derrotero de The Cult como banda es un canto a la perseverancia. Largo e irregular, digno de admiración en especial para todos aquellos que morimos por un sabio maridaje de buenas melodías, una efectiva distorsión y el aporte de un frontman que cante con el alma. Los archivos cuentan que sus dos columnas históricas confluyeron en el norte de Inglaterra a principios de los 80’s, luego de ir haciendo camino cada uno por su lado durante un tiempo. Un joven Billy Duffy (Manchester, 1961), buen amigo de Johnny Marr en la violenta Manchester de Maggie Thatcher, compartió filas con el Morrissey pre-Smiths allá por 1981 cuando armaron The Nosebleeds, banda fugaz que no dejó a su paso ninguna huella ni logro destacable. Por su parte, el turbado Ian Astbury (Chesire, 1962), con un abuso sexual a cuestas como tormenta personal  y volviendo a Inglaterra luego de vivir unos cuantos años en Canadá, fascinado por la cultura norteamericana y con una marcada obsesión por los indios Red Skin, buscaba poder vertir todo ese pastiche emocional en un proyecto musical nuevo que lo contuviese.

No es la idea repasar de forma wikipedística los más de 35 años de carrera de estos dos filosos personajes, pero si ponderar el loable trabajo de haber podido condensar su química personal y sus demonios en un grupo tan cambiante, y sobrevivir a sostenerlo. Han marcado generaciones enteras serpenteando entre la iniciática oscuridad post punk de Southern Death Cult, el prometedor debut Dreamtime (Beggars Banquet, 1984); la psicodelia hitera de su disco Love (BB, 1985); con la pared de riffs zeppelinescos en el indispensable Electric (BB, 1987, producido por el mesías Rick Rubin); y ya bien metidos en la era MTV en su coqueteo con el mainstream con los grandilocuentes y desparejos Sonic Temple (BB, 1989, con Bob Rock en las consolas) y Ceremony (BB, 1991). Más tarde, mutando hacia el crossover del rock con bases electrónicas, con el homónimo The Cult (BB, 1994) y tras unos años de separación Beyond Good And Evil (Atlantic Records, 2001), podríamos decir que cerraron una etapa para meterse en una nueva, marcada por una suerte de trilogía de nuevos aires.

the-cult-05

Volviendo a los orígenes, el violento y poco amable Born Into This (Roadrunner Records, 2007, producido por Youth), abrió una nueva era para Astbury y Duffy. Desparejo como casi siempre, el disco no defrauda pero se queda a mitad de camino derrapando en una segunda parte previsible y algo falta de melodías. Pero vale pena la aproximación, ya que lo podríamos calificar como un típico LP de transición: luego de mucho tiempo los muestra con una formación semi estable que acompaña a los dos líderes compositivos hasta estos días, con Chris Wyse en bajo (en la banda desde mediados de los 90’s) y la consolidación del machacante John Tempesta en batería, complementando musical y personalmente a dos tipos tan prolíficos como caóticos. Con cierto equilibrio aparente, en los años venideros The Cult facturaría dos sucesivos discazos: Choice Of Weapon (Cooking Vinyl, 2012, producido nuevamente por Bob Rock), está a la altura de aquél furioso Electric, con peligrosos tracks cargados de 10.000 voltios (“A Pale Horse”, “The Wolf”, “For The Animals”, “Lucifer”, el conmovedor baladon “Life>Death”), que mezclan lo mejor de William Duffy como fabricante de riffs, con toda la lava todavía encendida del volcán Astbury, quien no sólo luce lo curtida que está su espectacular voz, tan arenosa como impactante, sino que también da cuenta de tantos años de ruta en la letra del impetuoso tema increscendo que cierra el disco, “This Night In The City Forever”.

Capítulo aparte para Hidden City (Cooking Vinyl, 2016, otra vez con la contundencia reflejada en el sonido final a cargo de Bob Rock), un gran disco de hard rock que destila modernidad y que se jacta de mostrar con cierto carácter lúdico como la siguen rockeando estos dos veteranos inoxidables. Se destacan sobre el resto las bestiales “GOAT” y “Avalanche Of Light”, los singles adelanto “Hinterland” y “Dark Energy”, las gemas“No Love Lost” y “Dance The Night“.

the-cult-02

Lo cierto es que tras pasar por Rosario, Mendoza y Córdoba, semejante banda recala mañana en Buenos Aires por sexta vez, a 26 años de su primer aterrizaje en la capital argentina, allá cuando en 1991 desplegaron todo su poder en la cancha de River presentando Ceremony con los desaparecidos Los Guarros como banda soporte. Muchos años pasaron, canas, tatuajes y cicatrices, discos que consolidaron su leyenda. Y hoy como aditamento, con el anticipo velado por el propio Ian Astbury en plena gira latinoamericana, quien adelantó que separarán la banda estable a fines de la misma para encarar la continuidad de The Cult bajo otro formato. Quien sabrá la forma que adquirirá la bestia en esta nueva mutación. Las pieles que se van cambiando, como siempre desde 1983, acrecentando la leyenda del brioso guitarrista mancuniano y de uno de los vocalistas más impetuosos de la historia del rock. Lo que vendrá es una incógnita y será motivo de otro análisis. Por lo pronto, mañana en directo, en el Luna Park.

 

TOP 5 DISCOS DE THE CULT

[post_view]

Continuar Leyendo
Click para comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Especiales

Un talento de Bowie tan desconocido como imponente

Los mensajes a través del arte plástico.

Publicado

el

Por

Hoy David Bowie cumplirían 73 años. En 2016 falleció días después de haber lanzado su vigésimo quinto y último álbum de estudio, “Blackstar”, como consecuencia de un cáncer de hígado, enfermedad que padecía hace más de un año pero mantuvo en privado.

El lenguaje artístico de Bowie siempre fue inmenso y llevaba consigo un halo de misterio. Aquello daba lugar a múltiples interpretaciones y especulaciones acerca de los mensajes en sus letras,  fotos, videoclips, puesta en escena y estética.

Lo mismo ocurre con sus obras de arte plástico, una misteriosa y poca conocida faceta del compositor que era también un magnífico pintor, fuertemente influenciado por autores como David Bomberg, Francis Bacon y Francis Picabia.

A continuación les dejamos las piezas de la interesante e imponente obra pictórica que nos dejó la leyenda británica.

Autorretrato, 1996

Berlin Landscape With JO, 1978 (Retrato de Iggy Pop)

Child in Berlin, 1977

Hearts Filthy Lesson, 1995

DHeads II

Ancestor II, 1998

DHead Series, 1995-96

Evol for de Missing, 1996

Self-portrait, 1978. Inspirado en la tapa del álbum Heroes (Victoria and Albert Museum)

Squeeze 2000, 1996

Turkish Father And Son, 1978

I Am A World Champion, 1977

The Rape Of Bigarschol, 1996

Portrait Of JO, 1976

Present Future Accepted, 1995

 

 

 

 

Continuar Leyendo

Especiales

FINE LINE: lo nuevo de Harry Styles y su consolidación como estrella de rock

Una delgada línea entre el desamor y la desesperación hicieron del último álbum del joven un excelente disco para ser el centro de reviews positivas y veneración cada vez menos adolescente.


Publicado

el

Ecos de un pasado como miembro de One Direction ya no sirven como mala prensa para opacar la estrella de rock en la que se convirtió Harry Styles. Esto es canciones de puño y letra que suenan a relaciones frustradas, sexo y tristeza, junto con ese carisma que él sabe tener (además de millones de fans que mueren por él).

Esta vez Harry vuelve con todo y con un segundo record, “Fine Line”, con canciones de su autoría que en su mayoría hablan de su break up amoroso más reciente, con la modelo francesa Camille Rowe. A ella van dedicadas varias de sus canciones como por ejemplo “Cherry” en la que canta “Don’t you call him ‘baby’ / We’re not talking lately / Don’t you call him what you used to call me”.

Al final de este track  se puede escuchar una nota de voz de la misma Camille que dice “Coucou! Tu dors? Oh, j’suis désolée … Bah non … Nan, c’est pas important … Bon allez … On a été à la plage, et maintenant on — Parfait! Harry.” (Coucou! Dormís? Oh, perdón, bah no, nah no es importante, bueno, nosotros estuvimos en la playa, y ahora..Perfecto! Harry..). El álbum se trata de la melancolía de haber perdido un amor, de estar solo y auto culparse por ello.

Fine Line, tuvo críticas muy positivas de NME que calificaron al álbum como “una combinación elegante del pop moderno y elegante, y su propio encanto pícaro”. Por otro lado, Rolling Stone llamó al álbum “excelente y sobresaliente”.

Hay quienes dicen que Styles no ha llegado aún a su máximo potencial, pero que va por buen camino. La revista Esquire calificó el álbum de “escandalosamente bueno”. Sin embargo, otras críticas no fueron tan buenas, ya que afirmaban que Harry nunca iba a llegar a ser un David Bowie si bien Fine Line suena excelente.

En fin, Harry ha vuelto, y está más UltraBrit que nunca. En 2020 volverá a nuestro país en el marco de la gira Love On Tour. Tras haber agotado las entradas del primer show, y a pedido de los fanáticos, se anunció un segundo concierto organizado por DF Entertainment. La nueva fecha del cantante será el 12 de octubre en el Estadio Hípico, que se suma a la del 11 en el mismo lugar.

 

Continuar Leyendo

Especiales

Anuario Ultrabrit: nuestros discos favoritos de 2019 y de la década

En el último día del año.

Publicado

el

Por

Llega el último día del año y los balances son moneda corriente en las redes sociales, pero sobre todo en nuestras cabezas. Las herramientas del Big Data nos ayudan a configurar un mapa de referencia de lo que vivimos y las estadísticas de los dispositivos nos dan información certera de cuáles fueron nuestros gustos, los lugares que visitamos, el tiempo que pasamos online, las búsquedas que realizamos, etc.

Los avances en materia informática nos permiten cruzar datos sobre nuestros consumos culturales, pero la música sigue siendo un factor difícil de medir en términos subjetivos. Por eso desde Ultrabrit decidimos contarles cuáles son los discos que más nos gustaron a quienes formamos este medio y a nuestros lectores, por supuesto.

Gustavo Giorgi (@gusgiorgi)

Mejor disco Nacional: Laif, de Nico Sorín

Mejor Disco Internacional: Why Me, Why Not?, de Liam Gallagher

Mejor disco de la Década: The Next Day, de David Bowie (2012)

Sofia Giorgi (@sofigiorgi)

Mejor disco Nacional 2019: Caravana, de Wos

Mejor disco internacional: When we all fall asleep, where do we go?, de Billie Eilish

Mejor disco de la Década: Humanz, de Gorillaz (2017)

Fabiana Solano ( @fabixshana)

Mejor disco Nacional 2019:  Zodíaco y político, de Hojas Secas.

Mejor disco Internacional 2019: Why Me Why Not?, de Liam Gallagher

Mejor disco de la Década: AM, de Arctic Monkeys  (2013)

Giselle Hidalgo (@gilovesyou)

Mejor disco Nacional 2019: Alto Miedo, de El Estrellero

Mejor disco Internacional 2019: Encore, de The Specials

Mejor disco de la Década: Random Access Memories, de Daft Punk

Macu Galindo ( @mapusash)

Mejor disco Nacional 2019: Caravana, de Wos

Mejor disco Internacional: Norman Fucking Rockwell, de Lana Del Rey

Mejor disco de la Década: To Pimp a Butterfly, de Kendrick Lamar

Laura Bravo ( @lauraalejandrabravo)

Mejor disco Nacional 2019: Caravana, de Wos

Mejor disco Internacional 2019: Ghosteen, de Nick Cave & The Bad Seeds

Mejor disco de la Década: Blackstar, de David Bowie (2016)

Juan Pablo Fernández (@rondamonok)

Mejor disco Nacional 2019: Caravana, de Wos.

Mejor disco Internacional 2019: Metronomy Forever, de Metronomy

Mejor disco de la década: La Síntesis O’Konor, de El Mató a un Policía Motorizado (nac), y  Random Access Memories, de Daft Punk (int).

Nico Álvarez 

Mejor disco Nacional 2019: Ruptura, de Cuzcos

Mejor disco Internacional 2019: Everywhere At The End Of Time – Stage 6, de The Caretaker

Mejor disco de la década: Flower Boy, de Tyler, the Creator (2017)

Matias Cepeda (@chino.matias)

Mejor disco Nacional 2019: Caravana, de Wos

Mejor disco Internacional 2019: Ghosteen, de Nick Cave & The Bad Seeds

Mejor disco de la Década: AM, de Arctic Monkeys  (2013)

Pablo Américo (@pablofamerico)

Mejor disco Nacional 2019: Feroza, de Feli Colina

Mejor disco Internacional 2019: Father of the Bride, de Vampire Weekend

Mejor disco de la Década: Push the sky away, deNick Cave and the Bad Seeds

Ines Mieller 

Mejor disco Nacional 2019: Recuerdos, de Nicky Nicole

Mejor disco Internacional 2019: Ghosteen, de Nick Cave and the Bad Seeds

Mejor disco de la Década: Reflektor, de Arcade Fire

 

LA ELECCIÓN DE LOS ULTRABRITERS

Mejor disco 2019: Why Me, Why Not?, de Liam Gallagher

Mejor disco de la Década: Blackstar, de David Bowie

Continuar Leyendo

LAS MÁS LEIDAS