Seguinos en

Discos

Lo Nuevo de ROGER WATERS: Is This the Life We Really Want?

Los discos de Roger Waters, fueran los de su carrera solista o los editados con Pink Floyd casi siempre tuvieron un hilo conductor…

Publicado

el

Los discos de Roger Waters, fueran los de su carrera solista o los editados con Pink Floyd casi siempre tuvieron un hilo conductor, al menos a partir de la inmensa fama obtenida durante los años 70: la ira ante los grandes poderes y todos los males que llevan consigo: el abuso, la guerra, la destrucción, la insensibilidad social, la rapiña de esos gobernantes, el terrorismo, la farsa de los relatos épicos, la lucha de los tiranos contra el periodismo opositor para a su vez poseer un ejército de otro periodismo pero aliado y obsecuente, y las excusas para seguir cercenando nuestros derechos a toda costa.

Por eso, a pesar de algunos, no es que Roger sea un paranoico o un perturbado: el perturbado es claramente el mundo que elige líderes como los que elige –es cierto que a veces las opciones son todas tragedias parecidas-  y fundamentalmente, lo son los que debieran gobernarnos y en cambio son máquinas perfectas de hacer macanas, de destrucción.

Éstos son tiempos en que la gente está tan confundida… que parece amparar con decisiones – incluso dentro de límites democráticos-  que claramente son broncas pasajeras, modas o reacciones que terminan atacando al bien común: Trump presidente, el Brexit, las confusiones “ideológicas” en ciertos (varios) países latinoamericanos… las grietas son cada vez más profundas y dividen pueblos. Y está pasando en todo el mundo.

Por eso es que Roger Waters solicitó que la prensa que asistiera a la pre-escucha de su nuevo disco solista, Is This The Life We Really Want? lo escuchara con una gacetilla en forma de periódico que incluye las letras de las canciones: para seguir cada paso, cada sonido, lo que el británico nos dice desde siempre, pero esta vez tan enfáticamente como que el presidente de los EEUU hoy es sin dudas su blanco preferido, como alguna vez fuera Maggie. Roger está harto, está triste y sigue preocupado, pero también vital: sus enojos juveniles lo hicieron crear un muro hasta con su propio público, pared que hoy no existe: lo tiró abajo para gritar su verdad de otra manera y que lo escuchen mejor.

Entonces: por música, por ejecución, por mensaje, el disco es buenísimo.

Arranca como tantas veces lo hizo un álbum relacionado a Roger: ruiditos que te rodean, relojes, voces que te dicen cosas dentro de un ambiente que se va energizando a cada segundo hasta desembocar en un primer tema que sigue a ese prólogo: When We Were Young da paso a Déjà Vu, en el que el músico te dice lo que hubiera hecho si hubiese sido Dios.

Empezamos livianito.

Como en tantas de sus entregas, las canciones se van fundiendo en las que siguen y esto hace que cada tema potencie al anterior y viceversa: es claramente un disco conceptual pero no por esto del “enganche” sino porque hay un concepto relacionado con el despelote que es el mundo, que va para peor.

The Last Refugee es como leer el diario de todos estos últimos años, Picture That es el elegido para dar el primer sacudón sónico tras melancólicas –tristes, más bien- pero fuertes e impecables melodías rociadas con elementos orquestales que, cortesía del brillante productor Nigel Godrich, le dan un tinte dramático que enfatiza la idea. Y por supuesto, no es casual que aparezca en la gacetilla una imagen difusa de Donald Trump rodeado con la frase “a leader with no fucking brain” (un líder sin un puto cerebro). El estadounidense ejemplifica mejor que nadie aquellos políticos a los que el inglés le apunta, y de paso a sus electores.

El ya habitual sampleo de voces incidentales detrás de la música o enganchando los temas, en teoría superficiales –y tan utilizadas por Waters a lo largo de su periplo discográfico-, suelen ser, dado el contexto, tan aterradoras como las letras propiamente dichas. Son conversaciones que a veces parecen chistes en la escena del crimen pero otras veces, son comentarios directamente extraídos de la misma – bombas que explotan, aviones en vuelo rasante, militares que dicen que ven armas donde hay cámaras. Ese tipo de pesadillas. Snowden presente.

Ya al 4to tema éste es un discazo, un RW en su mejor forma: la extensa gira de The Wall lo energizó y dentro de una carrera solista tan breve –cuatro álbumes de estudio en 33 años más una ópera-  ITTLWRW? es largamente su obra cumbre tras Floyd.

Como su arte de tapa lo indica, éste es un documento desclasificado que estábamos esperando: de hecho, el planeta necesita más de estos discos y artistas, que te recuerden que estamos avanzando muy rápido hacia la destrucción y esto no es ni cliché ni un ataque de paranoia: las pruebas están a la vista cada día. Manchester, Paris, Siria, Afghanistán, y extensos etcéteras.

De Roger Waters han dicho cosas que de hecho seguirán diciendo: que es un socialista lleno de plata que se hace el enojado, que exprime a fondo sus mejores obras y que por eso como solista entregó tan pocas, que vive asustando a la gente, etc. etc.  Si no fuera que tenemos que tratar de achicar las grietas les diríamos: fuck you all. Pero estaríamos jugando para el enemigo, que existe.

Waters es esto que escuchamos.

Mientras el disco nos sigue haciendo pensar y entregando canciones bellas, ejecutadas soberbiamente, con su creador recitando más que cantando: estamos llegando al final de este estreno. Musicalmente con raíces en The Final Cut –su último disco dentro de Pink Floyd, 1983- pero superior.

Finalmente, una hora después de comenzar a sonar y tras un breve silencio al caer el último acorde,  el disco y Waters son abrazados por un genuino aplauso de los presentes. Un reconocimiento que sigue a un breve instante de meditación.

Meditación que a lo mejor sirve profundizar ya fuera del ámbito de una escucha de un disco de rock para ver si todos empezamos a exigir mucho más a nuestros líderes de lo que lo venimos haciendo y pelearnos menos entre nosotros y mirar cuál es el bien común y no qué camiseta política tenemos.  Por eso artistas como Waters, guste o no, son tan necesarios. Por eso el arte a veces es tan importante, independientemente de lo que pueda darte como puro disfrute.

Para hacerte pensar mientras te pegan con un disco hermoso como éste.

[post_view]

Continuar Leyendo
Click para comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Discos

Uno Dos Tres 14: El disco argentino tributo a U2

Se trata de un homenaje realizado por distintos artistas a los casi cuarenta años de carrera de U2.

Publicado

el

Por

Se presentó el tercer álbum homenaje realizado por Discos Perfectos y está conformado por 12 artistas de diversos puntos de la Argentina que hacen covers de algunas de las canciones más celebres del cuarteto irlandés con la premisa de jugar, de adueñarse de una obra profundamente arraigada en el inconsciente colectivo para animarse a reformularla utilizando y maximiznado los recursos disponibles.

Uno, dos, tres, 14 va de grabaciones en estudio y perfil alto como la versión de Ramiro Abrevaya a registros casi caseros, íntimos, rozando el low fi, como el que ejecuta Shura Multivac. Una apasionante muestra de amor hacia los autores del conteo en español más bizarro de la historia.

No hay texto alternativo automático disponible.

Discos Perfectos nació como un blog en agosto de 2010 ideado por el periodista Fernando Cárdenas. Un intento por descubrir, difundir y compartir música, desde el mainstream hasta todas aquellas propuestas alejadas de los grandes radares. Ese trabajo de búsqueda constante derivó en la publicación de varios compilados que contienen las canciones de los más diversos artistas independientes y en la producción de dos discos tributo de íconos como lo son David Bowie y Gustavo Cerati.

La lista de canciones

  1. Ramiro Abrevaya – Lo que busco (I still haven’t found what i’m looking for)
  2. Azcurra – With or without you
  3. The Kavanaghs – Stuck In A Moment You Can’t Get Out Of
  4. Full Chamba – Running to Stand Still
  5. Leo Acevedo – Desire
  6. Fede Cabral – All I want is you
  7. Idílica – Where the streets have no name
  8. Shura Multivac – One tree hill
  9. Quinta – Stay (faraway, so close)
  10. Apolo Beat – La cosa más dulce
  11. Lautremont – Hold Me, Thrill Me, Kiss Me, Kill Me
  12. Rudy – With or without you
  13. Leo Acevedo – Until the end of the world

El disco completo puede escucharse acá.

Continuar Leyendo

Discos

THE NOW NOW: El nuevo disco de Gorillaz

Gorillaz presentó su sexto disco sin grandes novedades, con la clara intención de conformar a los oyentes. ¿Lo logra?

Publicado

el

El sexto disco de Gorillaz fue, desde un principio, presentado como una especie de bonus track extendido de Humanz y, al mismo tiempo, como un consuelo para aquellos fans que se sentían decepcionados por la poca presencia de Damon Albarn en el último lanzamiento. Y en ese sentido, Gorillaz cumplió. Sí, 2D canta todo el tiempo y suena mucho más al Gorillaz clásico. Si, se nota esta mas trabajado que The Fall y ya lo sabíamos hace tiempo. Ahora viendo el resultado afirmamos que The Now Now es un disco sin mucho que decir.

Humanz, con todos sus excesos y carencias, es un disco con personalidad. Y, al igual que los anteriores de la banda, presenta algún tipo de historia o concepto (en el caso de Humanz, una fiesta pre-apocalíptica). A excepción de algunas tímidas referencias a política internacional en “Humility”, The Now Now carece de la crítica social de Plastic Beach y Humanz, pero tampoco tiene la mitología del primer disco y Demon Dayz. Las únicas temáticas que recorren las canciones (sensaciones de soledad y alienación, mezcladas con una vaga esperanza) representan una introspección mas esperable de un disco solista de Albarn. Al final del día, el nuevo longplay se alinea junto a The Fall, un disco compuesto durante una gira que, en este caso, sirve como excusa para seguir de gira durante un año más. Una mirada pesimista lo vería como un cash-grab de Damon.

A pesar de las temáticas ya nombradas, The Now Now es mucho más optimista que Humanz. El apocalipsis quedó atrás, y ahora 2D canta sobre el “nuevo mundo” y “sobre dejar el aislamiento” (hablando específicamente a las letras de “One Percent” y “Humility”). El disco tiene un sonido mucho más coherente y continuo que los anteriores LPs de la banda, sin demasiado espacio para la experimentación y para la mezcla de géneros. La música se reduce a sintetizadores y beats eléctricos (y la divertida guitarra de George Benson en el primer tema), pareciendo en muchos sentidos una versión minimalista de Plastic Beach.

A grandes rasgos, las canciones son buenas.  “Humility”, “Hollywood”, “Sorcererz” y “Magic City” son las estrellas del disco. “Idaho” suena muy a algo salido de The Fall. “Fire Flies” y “One Percent” recuerdan a “Andromeda” y “Busted and Blue” (de Humanz). “Lake Zurich” es un bonito intervalo que por momentos suena a LCD Soundsystem. Aunque no me parece justo hablar de relleno, sí se puede señalar a “Tranz”, “Kansas” y “Souk Eye” como los temas menos destacables del disco.

The Now Now es un disco entretenido que no va a ganar nuevos adeptos a Gorillaz ni tampoco tiene grandes novedades que ofrecer a sus fanáticos. A decir verdad, parece el primer disco de Gorillaz dirigido hacia los “fans nostálgicos”, e incluso puede pasar como un disco demagogo. Es divertido, alegre y muy fácil de digerir, estando marcado por la presencia central de Damon y una producción prolija. Aquellos que no disfrutaron de Humanz, posiblemente encuentren en The Now Now lo que les faltó el año pasado.

A dieciocho años de la salida de “Tomorrow Comes Today”, Damon Albarn tiene derecho a hacer lo que quiera con su proyecto más preciado y The Now Now es una buena noticia para cualquier amante de Gorillaz (o para cualquier melómano con ganas de escuchar algo bueno).

Eso sí,  todos vamos a esperar que el inevitable octavo disco sea más sorprendente y ambicioso, después de este agradable trip nostálgico que representa The Now Now.

Continuar Leyendo

Discos

¿Qué sabemos sobre el nuevo disco de GORILLAZ?

El 29 de junio sale The Now Now, el nuevo lanzamiento de Gorillaz a poco más de un año de Humanz.

Publicado

el

El sexto disco de estudio de Gorillaz, el proyecto comercialmente más exitoso de Damon Albarn, parece decidido a dejar muy en claro que no es un sucesor espiritual de The Fall, el ignorado cuarto disco que salió un año después de Plastic Beach (en perfecta simetría con lo que ahora sucede entre Humanz y The Now Now). A diferencia de The Fall, el nuevo disco de la banda de dibujos animados no fue grabado en el iPad de Damon y cuenta con varios invitados especiales. Ya a poco tiempo de la salida de Humanz, Jamie Hewlett confirmó que estaban trabajando en un nuevo disco y Albarn expresó su deseo de mantenerse un buen tiempo centrándose en Gorillaz (aunque este año también vera la salida del segundo disco de The Good, the Bad and the Queen).

Al igual que The Fall, se ha confirmado que el disco consiste en su mayoría en 2D cantando, con “mayor expresión” que en otras ocasiones y un tono “veraniego”. A diferencia de The Fall, el disco cuenta con un breve pero más acabado trabajo de producción, contando en el equipo técnico con James Ford (el productor de Arctic Monkeys a quien Damon señaló como mayor responsable del sonido y la “coherencia” del disco) y Remi Kabaka (quien colabora hace tiempo con Gorillaz haciendo la voz de Russel). Mientras que The Fall incluía presencias de Mick Jones y Paul Simonon (que en ese entonces formaban parte de la banda), se sabe hasta el momento que The Now Now cuenta con colaboraciones de George Benson (que prestó su guitarra en “Humility”), Snoop Dogg y Jamie Principle (que rapean en “Hollywood”) y Graham Coxon (en “Magic City”, posiblemente como guitarrista).

Como último cambio fundamental, dado que Murdoc Niccals está preso, el nuevo bajista de la banda es Ace, un villano de Las Chicas Superpoderosas. Esto generó mucha atención por parte del público y se ha montado una campaña publicitaria en torno al evento que incluye los twits desde la prisión de @MurdocGorillaz y la posibilidad de chatear con Murdoc en la página de Facebook de la banda. La decisión no es tan sorprendente si se considera que tanto Damon como Jamie han mencionado repetidas veces a The Powerpuff Girls  (y a los dibujos animados de los noventa en general) como una inspiración para el estilo de animación utilizado en el diseño de Gorillaz.

“El nuevo álbum es muy intimo y muy pop, creo que da un paso adelante en la interacción entre caricaturas y humanos” declaró Damon Albarn a una revista italiana. Poco antes había dicho, en una entrevista radial, que estaba siguiendo el “modelo Ed Sheeran” para la producción del nuevo álbum. Aunque solo se han lanzado tres temas oficialmente (Humility, Lake Zurich y Sorcererz), la banda estrenó “Idaho”, un tema con fuerte sabor a The Fall, durante un recital en Seattle en septiembre del año pasado. Unos cuantos meses después, en marzo de este año, la banda estrenó “Hollywood” y anunció la próxima salida del disco nuevo frente al público chileno. Más recientemente se han agregado las canciones “Tranz”, “Magic City” y “Souk Eye”. Quedarían tres temas totalmente desconocidos de momento: “Kansas”, “Fire Flies” y “One Percent”.

En medio de todo esto, el anuncio del “The Now Now Tour” también trajo la segunda edición del “Demon Dayz Festival”, que se realizara el 20 de octubre en Los Angeles, con un line-up más reducido que el del año pasado. ¿Volverán pronto a la Argentina?

Continuar Leyendo
Ad Banner 300 x 250

LAS MÁS LEIDAS