Seguinos en

Libros

Libros para leer en viaje: Nueva York

Cinco libros que todo turista debe leer mientras recorre Nueva York.

Publicado

el

Si ya tienen su ticket para hacer la visita a la Estatua de la Libertad, no se preocupen por nada más. La señora, ya saludó desde su Liberty Island a muchos tipos como ustedes, de esos que llegan con poco dinero a pasear por Central Park y comer hotdogs. No son originales, ella sabe que guardan entre sus códigos QWERTY la entrada al MOMA y, junto a los billetes, el papel arrugado con la dirección del CBGB.

Sí, la señora los reconoce a simple vista, traen la memoria atascada de escenas de películas que intentarán reproducir en selfies. Los ve correr en busca de las locaciones: Chinatown, Wall Street, el Empire State. Sí, también sabe que, al final del día, van ir en busca de una cerveza, van a volver al hotel y van a manotear la mochila en la que trajeron los cinco libros que todo turista debe leer mientras recorre Nueva York.

En esta ocasión, las recomendaciones son:

nueva-york-auster

Ciudad de Cristal, Paul Auster

Los protagonistas son la dupla Paul Auster / Queen, historia borgeana si las hay. Un detective que no es detective y una búsqueda que quizás conduzca a una respuesta nominal. El nombre como arquetipo de la cosa. Y todo transcurre en Nueva York, “el ningún sitio que había construido a su alrededor y se daba cuenta de que no tenía la menor intención de dejarlo nunca más”. Pienso en ese ningún sitio o no lugar, tan caro a las definiciones de posmodernidad que se leían a fines de los 80 o principios de los 90. Tal vez por eso la crítica calificó a la novela como thriller posmoderno pese a que los enigmas en torno al nombre son de los más antiguos del mundo.

nueva-york-capote

Desayuno en Tiffany’s, Truman Capote

Si bien el libro reúne cuatro relatos, es inevitable pensar en el primero, el que da el título a la película que es apenas una versión libre del texto. Claro que están Holly y el Escritor pero aquello que se narra pertenece al pasado. El tiempo en el que esa mujercita atípica vivía cuando otros dormían, coleccionaba amigos raros y evadía los tópicos de las convenciones. Esa Holly, la del edificio piedra arenisca, se había erigido para dejar atrás un infortunio personal, había un dolor velado que la empujaba a apelar al auxilio de la vanidad. Es por eso que Capote, Holly y el Escritor nos cuentan desde esas páginas: “Adoro Nueva York; aunque esta ciudad no sea tan mía como pueden llegar a serlo algunas cosas, un árbol o una calle o una casa, algo, en fin, que sea mío porque yo le pertenezco.”

nueva-york-salinger

El guardián entre el centeno, JD Salinger

A Holden lo expulsan de la escuela. Entonces decide no esperar en Pensilvania y volver a la casa de sus padres en Nueva York. La novela narra el periplo de un adolescente conflictivo: su relación con las mujeres, con los adultos, con el deseo. Lo que en verdad es original es la voz, el lenguaje. Es un muchacho, se hace preguntas, insulta, está enojado, se queja, describe. Como cuando dice: “Nueva York es terrible cuando alguien se ríe de noche. La carcajada se oye a millas y millas de distancia y le hace sentirse a uno aún más triste y deprimido.”

nueva-york-woody

Cuentos sin plumas, Woody Allen

El sarcasmo, la sátira, la ironía y las sabidas obsesiones de Allen: el sexo, el amor, la muerte. También Dios aunque es un judío no practicante. El volumen compila tres libros de escritos: Cómo acabar de una vez por todas con la cultura, Sin plumas y Perfiles. Imposible pensar en Manhattan sin Woody. Su humor, pese a ser un arquetipo del siglo XX, no suena viejo, quizás porque favorece la posibilidad de repensar lo angustiante sin sufrir. Adjunto pruebas: “Eso es Nueva York. Les das el dinero y aun así te apuñalan”.

nueva-york-zagat

Guía Zagat

El pedante Patrick Bateman, protagonista de American Psycho, la hojeaba para buscar los restaurantes recomendados por los críticos de moda. Ya no existe la versión en papel, ni siquiera importa si uno tiene el dinero suficiente como para ir a cenar a esos sitios. Vale más por su peso simbólico, en los tiempos en que rige la apariencia pero donde también hay permiso para el placer y espacio para el diseño, el turismo y la gastronomía. ¿Lo recuerdan? Patrick se preguntaba: “He olvidado con quién comí antes y, sobre todo, dónde. ¿Fue con Robert Ailes en Beats o tal vez con Todd Hendricks en Ursula’s, el nuevo bistro de Philip Duncan Holmes en Tribeca?”

 

Sí, la señora sabe que una vida no basta para recorrer la ciudad. Sabe que irán a una tienda de discos a comprar un vinilo de los Ramones, que sacarán tickets de oferta para ver un musical en Broadway y que amenazarán con suicidarse desde el puente de Brooklyn. Los perdona. Se los dije, conoció a muchos tipos como ustedes.

Advertencia: Alguien me trajo una donut aplastada de recuerdo. Si piensan copiar el obsequio, eviten que tenga crema.

[post_view]

Continuar Leyendo
Click para comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Libros

“Luisito”: 30 entrevistas al universo spinetteano por Jorge Kasparian

Recuerdos de un jardín de gente.

Publicado

el

Ya se encuentra en las librerías este valorable libro con entrevistas a gente que acompañó (algunos más, algunos menos) a Luis Alberto Spinetta en el transcurso de su vida. Excelente documento que funciona tanto para iniciados como para neófitos de la obra del clásico músico argentino.

Quienes conozcan con avidez la historia de “El Flaco encontrarán entre los testimonios de estas páginas, algunos muy especiales de ciertas personas que poco o nada han hablado de manera pública sobre sus vivencias con Spinetta. Y aquellos que no conozcan mucho sobre su carrera, podrán ser guiados por las palabras de Jorge Kasparian y sus entrevistados que trazan líneas certeras sobre la obra y calidez humana de Luisito, como cariñosamente lo llaman.

“Se llama LUISITO, porque TODOS en algún momento de las entrevistas se refirieron de ese modo a Luis Alberto, con amor, con cariño, con respeto, con admiración, con una sonrisa y también con muchas lágrimas.”

Treinta son las conversaciones transcriptas en Luisito, que el autor hizo entre 2015 y 2018 para el programa de radio La Biblia Spinetteana emitido por la FM de la Universidad Nacional de Córdoba. De hecho, el programa toma el nombre de un proyecto anterior de Kasparian: Un libro de 240 hojas impresas en tela y serigrafía; toda una estampa de afecto por Spinetta.

Ideado en ese torbellino de amor, Luisito además se convierte en una delicia para los spinettologos de pura cepa que quieren saberlo todo sobre su música; que llegan incluso a incomodarse si les surge un dato que ignoran. Como le pasó al propio autor con el guitarrista Martín García Reinoso, del quien sólo sabía que había participado en el disco Argentina Sorgo Films. Obras en Vivo (2002, Universal Music). Obviamente buscó su contacto y lo interpeló para conocer su historia.

El presente libro es parte de Vademécum, una colección emprendida por las editoriales La edad de oro (Argentina) y Perro Andaluz (Uruguay), que ya cuentan en su haber con rigurosos ejemplares sobre Charly García, Invisible y Eduardo Mateo. Siempre con información novedosa, detallada y con imágenes poco difundidas como la que ilustra la tapa de Luisito.

En conclusión: No es un hecho menor que el lector encuentre en sus páginas nuevas miradas y experiencias sobre un músico que últimamente viene siendo moneda corriente en el trillado mercado editorial argentino.

 

Escuchá la Playlist ideal para acompañar la lectura haciendo click acá.

 

 

 

Continuar Leyendo

Libros

La ira es energía – Memorias sin censura, John Lydon (Malpaso, 2017)

¿Beatles o Rolling Stones? ¡Sex Pistols!

Publicado

el

“Este libro está dedicado a la integridad”, comienza diciendo John Joseph Lydon. Y es toda una declaración de principios, que es básicamente lo que trata el punk como filosofía. Nadie en el mundillo del rock le gana en honestidad a John Lydon. Desde sus épocas de Johnny Rotten. La ira es energía es el primer volumen (el segundo aún no se edita) de sus memorias aunque su primer libro, Rotten: No Irish, no blacks, no dogs (1994) fue su autobiografía. La gran diferencia radica en que éste último es verdaderamente una crónica de su vida, La ira… es su pensamiento y análisis pasados por el ojo avizor que lo caracteriza sobre la existencia, el amor, la música, Inglaterra y el mundo. Nacido en Londres en 1956, este hombre que ya cuenta poco más de sesenta años es dueño de un carisma y un talento muy particular: durante la lectura toda de este bello ejemplar de 600 páginas uno no puede más que asentir sonriendo de lado. Sin respiro, contextualiza cada movimiento suyo propio existencial con el momento social, no en vano los Sex Pistols surgieron cuando la sociedad inglesa se veía hundida en la miseria. Lo de la honestidad destacada más arriba refiere a esa fidelidad que denota desde el tono narrativo: quien bien lo conoce sabrá que es como escucharlo hablar. Es un libro hasta gracioso, si se quiere, con la vena flemática de rigor pero también con esa cuota de sarcasmo -el sarcasmo entendido como herramienta de la inteligencia- que se precie de ingeniosa. Huele a espíritu adolescente y quizá sea eso mismo el alma matter del punk. Ya en 1978 había creado P.I.L. (Public Image Limited), lo cual habla de la corta existencia de Pistols y sin embargo, su valor estético y el aporte a los comienzos del punk. P.I.L. es el mejor y único pos punk porque viene directamente de la semilla primera y está todo detallado aquí sin censura, verdaderamente. No se salva nadie: la industria discográfica, por supuesto, es uno de sus mejores blancos a atacar, reflexiona crudamente sobre cada uno de sus pasos y cuáles fueron las consecuencias -a veces, victoriosas; a veces, derrotistas- de sus actos. Desde la madurez analiza cada época vivida sin perder su insolencia y siempre valiente, como en el primero de sus gritos allá por el ‘76. Que por qué considera que la ira es energía, se preguntarán, pues porque como el principio de destruir para reconstruir, la bronca frente a la injusticia es un motor para activar. Su querido amigo Sid Vicious, Malcolm McLaren (manager y “creador” de Sex Pistols) y su entonces esposa Vivienne Westwood, la familia real -a la que le tiene particular aprecio-, el Estado, la educación, la pobreza, las inspiraciones (se considera musa de las rusas Pussy Riot, por ejemplo, y no creemos que se equivoque), nada queda sin detallar.

Al comienzo están los pasajes más emotivos: su infancia en un barrio de aquel Londres aquejado por la pobreza y su meningitis contraída por el contagio de las ratas, del coma profundo a partir de la enfermedad y cómo perdió la memoria (no reconoció a sus padres en el hospital y como asegura: “Tuve que creerles a los médicos y a las enfermeras”). El sufrimiento de su madre a partir de la dolencia de su hijo lo relata con profundo amor. Otro gran amor relatado es el que profiere a su esposa, Nora Foster, una alemana que está con él desde 1978. Foster es la madre de Ari Up, la voz de The Slits, emblemática y primera banda punk de chicas, quien murió en 2010 dejando a sus hijos mellizos y un tercero que la pareja adoptó y crió: “Me han vuelto loco, pero adoro haber tenido a los chicos alrededor”.

Lo que algunos verán como contradicción, Lydon lo ve como madurez. Y se puede ser a principios éticos promovidos por las injusticias sociales siempre reinventándose a lo largo de la vida, que para eso está, ¿no?

Continuar Leyendo

Libros

“Diarios de bicicleta” de David Byrne

Las ciudades son más que la cartografía plana y luminosa que ofrece Google Maps, son un registro antropológico de su población, un relato móvil que se articula en la fisonomía de sus casas, en la arquitectura de sus edificios, en su red vial, en los rasgos que le imprime su historia.

Publicado

el

David Byrne nos invita a un recorrido que utiliza como disparador su derrotero en bicicleta por diferentes ciudades del mundo pero que se irradia hacia su pensamiento sobre arte,  moda, sociedad, política. El ciclista está en perpetuo asombro, en estado de reflexión, de pregunta, nada es definitivo, nada se clausura.

El libro – diario – blog le permite a su autor llevar al papel su experiencia a bordo del medio de transporte más utilizado en el mundo, desde un punto de vista que él caracteriza como; “más rápido que a pie, más lento que en tren, a menudo más alto que una persona”. Con este gran angular atraviesa ciudades heterogéneas como Berlín, Estambul, San Francisco y Londres entre otras.

Con o sin planeamiento, los territorios que recorre el autor hablan de una intención original que quizás nunca se concreta, un work in progress dilatado que obedece a leyes más enigmáticas que las del autocad y la maqueta, sujeto antes al capricho de su gente que a las lógicas ingenieriles.

La narración suele describir las delicias y desventuras propias del tránsito de cada metrópoli, las bondades y desafíos de sus geografías, las dichas y adversidades de sus climas, luego establece puntos de contacto entre Byrne y los artistas locales para, por fin, devenir en ensayo sobre la condición urbana de los siglos XX y XXI.

El capítulo de Buenos Aires es ilustrativo de cuán pintorescos somos desde la perspectiva que brindan las dos ruedas. Aquí detentamos la avenida más ancha del mundo, el argot al revés, nuestros cementerio icónicos, la festividad de San Cayetano, la vida nocturna y un espectro de músicos entre quienes se nombra a: Diego Frenkel, Juana Molina, Charly García y León Gieco. La perla es la foto de Cristina con Mercedes Sosa.

Como curiosidad, el libro contiene un apéndice con recomendaciones para ciclistas sobre temas como seguridad, indumentaria y mantenimiento y originales diseños para puntos de anclaje de bicicletas en Nueva York, esto lo transforma en un hallazgo imperdible para quienes pretenden salir a rodar por el planeta siguiendo la pista del autor.

Así como los revolucionarios de los sesenta pensaron que el mundo podía conquistarse sobre una motocicleta, los ecologistas de este milenio pretenden emularlos sobre sus bicis. En este sentido y más allá de las razones prácticas que Byrne argumente para su elección, lo reconocemos como adelantado.

Continuar Leyendo

LAS MÁS LEIDAS