Seguinos en

ULTRABRIT TOURS

Lecturas Obligadas: Vuela, vuela

La ciudad inglesa de Bristol se camina a puro compás apurado por su cosmografía y así su identidad musical se adivina con cadencia electrónica; eso, sumada la herencia del bendito y eterno Brit pop da por resultado, cómo no, al trip hop desde principios de la década del 90.

Publicado

el

Estamos todos de acuerdo en que si Manchester no fuera tan oscura difícilmente hubieran emergido bandas como Joy Division. La relación -condicionamiento, mejor- geográfica, social, ¡metereológica! es directamente proporcional a su música. El folklore de cada tierra dibuja analogías con su identidad. La ciudad inglesa de Bristol se camina a puro compás apurado por su cosmografía y así su identidad musical se adivina con cadencia electrónica; eso, sumada la herencia del bendito y eterno Brit pop da por resultado, cómo no, al trip hop desde principios de la década del 90. Y siguen.

La patada iniciática la dio Massive Attack en 1991 con su álbum debut Blue Lines. Era más bien un medley entre el incipiente hip hop y un post acid house siempre con la cadencia de la canción pop inglesa: densa, triste, pero siempre prometedora. Trip: viaje, aunque más relacionado con el vuelo cerebral que el del avión; hop: salto. Este concepto está directamente relacionado con los Massive Attack. Oriundos de Bristol, Andrew “Mushroom” (hongo, guiño-guiño) Vowles y Grant “Daddy G” Marshall, que venían del colectivo artístico The Wild Brunch, se embarcan en el propósito de hacer algo original y para eso convocan a un graffitero, 3D (Robert del Naja). Graban un primer single en 1990 con la ayuda de otro miembro de la comunidad The Wild Brunch: un aún ignoto Tricky. El semillero estaba servido, una nueva corriente musical daba comienzo y era celebrada a pura pulsión electrónica sin abandonar sus raíces de rock alternativo. Siempre inglés, siempre flemático.

Lo destacado del trip hop es que ha llevado tan al extremo ese hip hop, ese Brit pop, esa base electrónica que nada de esto destaca sino que dio nacimiento a este nuevo género. Como las calles mismas de esta ciudad portuaria del sudoeste de Inglaterra -que como tal ha permitido la entrada de muchas y diferentes etnias a lo largo de la historia-,donde se mezclan estilos, razas, oficios y cuanto pincel logre colorearla hasta hacer una sola identidad.

portishead

La santísima trinidad la cerrará Portishead. El grupo formado por Beth Gibbons y su angelical voz, Adrian Utley y el oriundo de la ciudad de Portishead a quince kilómetros de Bristol, Geoff Barrow. Así Massive Attack, Tricky y Portishead habían llegado para darle un hálito fresco tras tanto barroquismo de los 80 en la isla -y en el mundo-. Mantiene de la década anterior el amor por el teclado aunque ahora su función y su sonido eran completamente diferentes; ya no acompañaban a la canción, ahora eran la base estructural donde se acomodaban las melodías y el resto de los instrumentos (cuando no eran éstos reemplazados por el mismo teclado). DJ’s, artistas callejeros, músicos, tomaban del rap, soundsystem, del jazz, del dub, house y el rock alternativo, todas las herramientas que les resultara válidas para crear, ¡y volar!

Protection, el segundo trabajo de Massive Attack tiene justamente ese vuelo. Alejado de cierto acartonamiento lógico de un debut sin base más que la suya propia, este nuevo disco cuenta con la voz de Everything but the Girl, Tracey Horn para el single homónimo. El tercer álbum, Mezzanine, los encuentra en el pico de su carrera: la canción Teardrop cuenta con el susurro, la dulzura de Elizabeth Fraser de los queridos Cocteau Twins y quizá sea su video, el mejor logro estético de toda una década. Se continuaron sus trabajos hasta el día de hoy siempre con la altura de un rock artístico e intelectual como pocos. (Anécdota: en Matrix, la película, cuando Neo busca a Morfeo, suena Dissolved Girl de Mezzanine.)

Portishead generó una expectativa tal cuando debutó con Dummy que se temió no pudieran mantenerla. Era un disco sanguíneo, excitante, denso, pesado, y cuando creíamos que no podía haber más, se despachan con un segundo trabajo de nombre homónimo y All Mine despeinó a más de uno. Cuando rompe el estribillo de la canción, toda la intención del trip hop se resume en mismo canto.

Adrian Thaws, Tricky, es el bristoliano por antonomasia. En él se resume la historia de un género musical y de una ciudad. Fanático de Siouxsie and the Banshees, este polifacético músico, productor, DJ, actor y hasta director cinematográfico ha trabajado y colaborado con artistas de la talla de Björk, Alison Moyet, Damon Albarn, Pete Doherty, UB40, Tool, Goldfrapp, Garbage y muchísimos más. Su carrera solista no se ha detenido desde 1991 hasta la fecha (su último disco data de 2014 pero se mantiene girando en vivo).

El río Avon cruza por el medio a Bristol para desembocar en su puerto, en el océano Atlántico. Arrastra en él melodías de canciones lastimeras, con loops de sonidos electrónicos y revienta en el mar ahogando cualquier intención de salvación.

Se suceden las bandas, se contagian deseos y pretensiones, el trip hop vino para sacudir el letargo de una escena y una topografía sumida en la niebla. El ambient, el lounge, el chill y hasta la psicodelia tuvieron su espacio en esta corriente. Nombres como Propellerheads, Idles, Air, Faithless, Shantel, el gran Howie B, las geniales Cibo Matto, Thievery Corporation, Moloko (a todos se nos quedó non stop en la cabeza ese signo de los tiempos que fue Sing it Back), la misma Björk en más de uno de sus trabajos ha incluido cadencias triphoperas, Bonobo, y tantos más han sabido incursionar en este viaje mental, espiritual, elevado para llegar y saltar y en la caída poder apreciar el silencio del alma. Una experiencia extracorporal si se quiere, un desdoblamiento más corpóreo que musical, el trip hop llegó hace más de veinticinco años para conmovernos y permaneció para serenarnos.

Long live trip hop!

[post_view]

Continuar Leyendo
Click para comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Especiales

La historia de las famosas cabinas rojas de Londres

Mucho más que un gran punto para sacarse fotos.

Publicado

el

Por

En llaveros, imanes, prendas de vestir, calcomanías, postales y en muchas otras formas, vemos a las cabinas telefónicas rojas y se debe a que son uno de los iconos culturales más destacados de capital inglesa. Te contamos su historia:

En 1924 el London Metropolitan Boroughs convocó a un concurso para realizar el diseño de una nueva cabina de teléfono y se presentaron distintos arquitectos de la época. El ganador fue un modelo basado en la tumba de otro arquitecto neoclásico diseñado por Sir Giles Gilbert Scott (1880-1960). Con un estilo neoclásico y su detalle rectangular final inspirado en una bóveda fue el ganador del concurso y al que se le debe este emblemático icono cultural.

El modelo se fue actualizando durante años hasta 1980. En el transcurso han aparecido diez modelos distintos con pequeñas diferencias que fueron llamados K, de kiosco, y el número correspondiente a la actualización (K1, K2, K3, etc.). El primero fue blanco y rojo como la oficina de Correos y el techo se remataba como un tejado a 4 aguas.

Sobre el color rojo, la idea original de Scott era que sean plateadas y azuladas pero al estar relacionadas a la compañía de Correos aprovecharon para marcar un color vistoso decidieron realizar ese acertado cambio a colorado.

El modelo más popular fue el sexto, diseñado por Gilbert Scott, realizado para celebrar el 25 Aniversario del reinado de George V.

Actualmente las cabinas telefónicas ya no funcionan como tales, pero se encuentran por todas partes del Reino Unido (y en distintos países del mundo) a modo decorativo. Algunas son usadas como bibliotecas, otras como kiosco, algunas están vacías, en las que se acumula basura y apestan, pero por fuera nadie quiere volverse de Londres sin una foto con ella.

Los diseños más recientes son los más fáciles de ubicar en Londres, se encuentran en toda la ciudad, para ver los más antiguos hay que alejarse un poco del epicentro de la ciudad.

Continuar Leyendo

ULTRABRIT TOURS

¡Ya estamos en Londres!

Viví con nosotros el día a día de esta experiencia única que es #UltrabritTours.

Publicado

el

Por

El pasado viernes salimos temprano de Ezeiza y en trece horas amanecimos en UK donde nos recibió un micro privado para llevarnos hasta el hotel Le Meridien, de Piccadilly Circus.

Recargamos energías y nos fuimos a recorrer Regent St hasta Carnaby St, pasamos por Oxford St y por el Soho para llegar hasta el hermoso Covent Garden: de lo más trendy, fino y canchero de la ciudad. Vimos shows de música callejera, arte, moda y tecnología en uno de los ombligos culturales del mundo.

Dia 2: Abbey Road y Camden Town

Paseo bien urbano por dos grandes atracciones de la capital inglesa. Tomamos el Tube, caminamos algunas cuadras y…¡llegamos a Abbey Road! donde se encuentra el famoso cruce de calle de los cuatro de Liverpool, el mítico estudio de grabación Abbey Road y el espíritu beatle en cada rincón del barrio que tratamos de inmortalizar en fotos pero es imposible transmitir tal emoción. Después nos fuimos a Camden Town, símbolo de la subcultura de Londres más rockera y vintage.

Día 3: ¡En MINI por Oxford!

Invitados por MINI, nos subimos a diez de los autos con más historia del mundo y fuimos a pasear todos los pasajeros por Oxford: una ciudad con arquitectura increíble y donde se ubica la planta de fabricación de este vehículo legendario que nos brindó una visita guiada exclusiva para el grupo de Ultrabrit. La planta cuenta con un museo interno que detalla año por año el crecimiento de la marca.

Cervezas, caminatas, autos, trenes, compras, museos, rock, comidas en grupo, libertad y unión en este viaje que es un sueño cumplido. Estamos felices y esto recién empieza. Seguí el paso a paso de Ultrabrit Tours en nuestra cuenta de Instagram.

Continuar Leyendo

ULTRABRIT TOURS

Asi fue el lanzamiento del primer #UltrabritTours

Antes de partir para Londres, festejamos y nos despedimos en la Embajada Británica junto a pasajeros e invitados de lujo.

Publicado

el

Por

Durante la noche del jueves y en conjunto con MINI Argentina, realizamos un festejo íntimo en la Residencia del Embajador de Gran Bretaña en Buenos Aires. El propio Mark Kent fue el anfitrión de la velada, junto a Dan Christian Menges, gerente de Comunicación Corporativa de MINI y Gus Giorgi, nuestro director, sumado a un largo listado de invitados que, a pesar de las inclemencias del tiempo, se hicieron presentes y transformaron el encuentro en una noche mágica.

Por supuesto que los diecinueve pasajeros del tour a UK se hicieron presentes y disfrutaron de un show exclusivo de nuestro invitado estelar Richard Coleman, quien tocó temas propios, de Gustavo Cerati y de David Bowie.

MINI es el Main Sponsor del viaje que arranca el próximo viernes 18 de mayo con Londres como destino principal pero también recorreremos ManchesterLiverpool Oxford, en esta última ciudad visitaremos la planta de fabricación del legendario automóvil inglés. Claro que el MINI de Ultrabrit Tours no se iba a perder este evento y fue gran protagonista de la noche recibiendo a los invitados en la puerta de la embajada.

Esta última semana pueden ver al pequeño gigante por las calles de la Ciudad de Buenos Aires.

Les dejamos imágenes del evento donde celebramos la unión de las dos culturas y el espíritu British, hecho en Buenos Aires por argentinos.

 

 ¡Gracias a todos por venir!

Continuar Leyendo
Ad Banner 300 x 250

LAS MÁS LEIDAS