Seguinos en

Especiales

Lecturas Obligadas: Cultura Mod. El dandy del rock

Aquí un informe sobre la subcultura Mod que tuvo tanto de musical como de estético: el arte y sus cualidades. Lo distinguido y lo asonante.

Publicado

el

OK: The Jam y The Kinks son los mejores exponentes musicales de la subcultura denominada Mod. Brighton, su ciudad. Paul Weller, su padrino. Quadrophenia, la película. Los 60, la década. La bendita Vespa, su vehículo. ¿Graham Greene su artífice? Aquí un informe sobre un género que tuvo tanto de musical como de estético: el arte y sus cualidades. Lo distinguido y lo asonante.

 

Fue la revolución con delicados zapatos de cuero, lustrados e impecables. El rock rebelde de los 50 venía apagándose y un colorido Swinging London se imponía, florido y optimista sobre las camperas de cuero alla James Dean. Hedonistas, con el puntapié de la moda y sus cortes simétricos, tanto Beatles como los Rolling Stones y The Small Faces le pusieron música a todo un segmento que se lucía en la londinense Carnaby Street, el Soho y sus alrededores. Más y mejor desarrollado, el modernista -el moderno-, el mod, se ajustó el corbatín, se puso la camisa Ben Sherman y con ¿justificados? aires elitistas, salió a enfrentarse al rockero –el rocker-.

En la película Velvet Goldmine podemos ver la eterna pregunta de la época: “Are you a mod or a rocker?” que no distaba de una pasión futbolera por uno u otro equipo tan característica de la sociedad inglesa. Fue para la Semana Santa de 1964 que ambos bandos se enfrentaron en Brighton y rockearon las playas del sur de la isla: cientos de jóvenes repartieron trompadas por doquier, la sociedad flemática observaba horrorizada y la policía no sabía por dónde empezar. Eduardianos Teddy boys, distinguidos mods, enfervorizados rockers quedaron tirados bajo el Brighton Pier. Uno culpaba al otro y todos culpaban a la policía.

Musicalmente tiene su raíz en el bebop, el modern jazz, la música jamaiquina que había llegado a Inglaterra una década antes, su evolución al ska y el rock más de garage. A todo este bagaje se le suma el sustrato cultural que lo mantenía: la Bauhaus en arquitectura, el existencialismo alemán, Artaud, Mondrian, Jean Genet, Hitchcock, Jean Cocteau, Kandinski… ¿Cómo no iban a ser elitistas? El rocker no conocía más que a Elvis.

mods-paul-weller

Porque hay otro detalle: así como el punk elevaba su “Hazlo tú mismo”, el mod gracias a su capacidad social de consumo se compraba la mejor ropa italiana y hasta trajes de tres botones a medida por sastre. Inconformistas por igual, con el guiño generacional de rigor, el mod era el personaje preocupado por su estilo, el look, los discos, los libros que se asocia con esa imagen de la pareja, él impecable, ella con su corte bob y el vestido alla Twiggy corriendo en una Lambretta plateada. The Who, Small Faces, The Kinks, The Jam, Skatalites, Yarbirds, fueron los verdaderos fundadores iniciáticos del género. Beatles se lookeaban cual mods pero nunca fueron muy queridos (por snobs) en las filas, punks como Stranglers, Buzzcocks o los Fingers también se rindieron a esos compases, o hasta los Smiths y Elvis Costello flirtearon con la melodía beat. Paul Weller, tanto con The Jam como con The Style Council y hasta su carrera solista es el ModFather por excelencia: clásico, icónico, inteligente. Tres palabras que lo definen en su totalidad.

Y por supuesto que quien se atreviera a vestirse con esa distinción y a escuchar esa música también se animaría a bailar. El mod fue un gran bailarín: las discotecas y las salas de baile se llenaban de chicas pálidas, las modettes, con su delineado profundo en los ojos y sus botas Chelsea, esos vestiditos cortos Mary Quant, post beatniks engominados, narcisistas empedernidos, regaban sus noches y conciertos con anfetaminas y no podían parar de danzar.

Ya en Brighton Rock, la novela de Graham Greene -quien no vivó en Brighton pero allí trabajaba- se perfilará la personalidad del mod, pero es la película Quadrophenia (1979) la que mejor homenajeará a esta bendita subcultura. Basada en el título de la ópera rock de los Who del año 73, cuenta la historia de Jimmy. Jimmy es un joven disconforme -cuándo no- que encuentra en un grupo de mods, un espejo generacional, pero Jimmy debe enfrentarse a Kevin, su amigo de la infancia, que queda del lado de los rockers. Se reproduce en Quadrophenia la batalla campal, Jimmy cae preso y todo se desmorona para él a partir de aquí: su novia y su madre ya no lo quieren, su ídolo es un raso empleado de hotel, la fantasía se enfrenta a la realidad y sale disparado en una Vespa robada hacia los acantilados de Brighton. El mismo Sting trabaja en el film.

Todo esto es Brighton: una ciudad costera donde se respira juventud (hay dos universidades de arte allí apostadas). Apenas a una hora en tren desde la capital, la diferencia con Londres es antológica: sus calles limpias, con la gente más amable, la oferta cultural más destacada, el Brighton Pier, uno de los muelles más antiguos del mundo, se enfrenta al West Pier, hoy apenas un esqueleto sin acceso tras el fuego descomunal que lo devoró en 2003. El Royal Pavillion, el Brighton Museum y la Art Gallery, son uno de los paseos más maravillosos para hacer en la zona. La playa, sin arena sino con pebbles, las pequeñas piedras redondeadas, da a un balneario plagado de hoteles y restaurantes. El australiano Nick Cave estuvo instalado por años (recordemos que uno de sus hijos murió tras caer de los acantilados). Se puede ver al Damned Captain Sensible comprando Vegetarian Shoes en esa tienda que hace honor a su nombre en la calle más mod y rockabilly de todas (Gardner St), plagada de tiendas en Queens Road y las entrañables lanes: esas callejuelas donde apenas entra una persona y aún así, llenas de cafés y tiendas que invitan a descansar tras las vueltas de rigor.

El espíritu mod no solo está en las calles de Brighton, los jóvenes han adoptado ese estilismo tan refinado y las Vespas se cruzan en cada esquina. A clavarse la lista mod de Spotify en los auriculares, a calzarse unos dignos zapatos y a recorrer Brighton. Con suerte, como yo, se cruzan a Paul Weller.

[post_view]

Continuar Leyendo
Click para comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Especiales

Pasó el festival La Nueva Generación 2019

Más de 14 mil personas pasaron por el festival Indie de la ciudad de Córdoba.

Publicado

el

La sexta edición del Festival Indie de la Ciudad de Córdoba, La Nueva Generación, se llevó a cabo, en versión extendida, del 15 al 18 de noviembre en el Complejo Ferial de dicha capital provincial. La programación conjugó los días 15 y 18 una serie de workshops de temas como producción musical y serigrafía, entre otros, y los días 16 y 17 pura música y shows increíbles.

El predio donde se realizó el evento tenia tres escenarios ubicados al exterior y uno cubierto, en los que tocaron las siguientes bandas y artistas: El zar, Hipnótica, 1915, Gativideo, Valdes, Indios, Bandalos Chinos, Peces Raros, She Teiks, Kiddo Toto, Chita, Salvapantallas, The Whitest Boy Alive, Conociendo Rusia, Dante, Nicki Nicole, Juan Ingaramo, El Kuelgue, Miss Bolivia, Usted Señalemelo, Babasónicos, Duki, Ca7riel y Paco Amoroso, Wos y Louta.

Los highlights artísticos fueron el emotivo show que brindó Salvapantallas, el dúo conformado por Zoe Gotusso y Santiago Celli, que hizo su presentación de despedida en tierra local; y el cierre del festival de la mano de Louta, que, como ya nos tiene acostumbrados, no paró de interactuar con el público haciéndolo bailar y cantar.

Lo que principalmente se destacó fueron las distintas puestas de escena y visuales de los artistas que pasaron, lo cual garantizó música de buena calidad a la altura de los mejores Festivales Internacionales. No casualmente se calcula la participación de más de 14 mil personas, número que supera ampliamente a la edición 2018.

El público se componía mayoritariamente de jóvenes de entre 20 y 30 años, aunque también muchos acompañados de sus hijos. En lo que respecta a los outfits predominaban trendy looks típicos de esta “Nueva Generación” como remerones, zapatillas y medias largas, gorras y pilusos, aros colgantes (ambos sexos), gafas de todos los colores, y mucho mas.

En cuanto a la gastronomía la oferta incluía gran variedad de foodtrucks con comidas desde hamburguesas y sándwiches, hasta menúes especiales para vegetarianos y celíacos. Como también pasa en otros eventos similares, se usaba el sistema de LNG pesos, que venían en billetes de $50 $100 y $200. También dentro del predio podías encontrar dos puestos de hidratación, en los que podías recargar agua con tu ecovaso re utilizable.

default

Además de lo estrictamente ligado a la música los visitantes pudieron participar de actividades para pasar el rato, jugar al ping pong, andar en skate, practicar muralismo y serigrafía en vivo.

Para el traslado hacia el predio la Cobertura de Salud GEA dispuso de micros para la ida y la vuelta, ambos días, que solamente requería de inscripción previa a través de la página web.

Continuar Leyendo

Especiales

Los 39 años de la fantasía doble de John Lennon

El álbum, que salió al mercado sin fama y la obtuvo mediante uno de los eventos más lamentables de la historia de la música, cumple casi cuatro décadas.

Publicado

el

Con el nacimiento de su hijo Sean en 1975, Lennon dejaría de lado su carrera musical para centrarse en su vida familiar y personal; quería ver crecer a su hijo y retomar su relación perdida con Julian, su otro hijo. Fue en el verano de 1980, que tanto John como Yoko Ono se sentirían con fuerzas suficientes para volver al trabajo y comenzar a componer tras cinco años de inactividad musical y alejados de los estudios de grabación.

El ex Beatle había compuesto docenas de canciones a comienzos de agosto de ese mismo año, 1980, en un viaje en barco por las Islas Bermudas, temas más que suficientes para llenar el hueco de su nuevo álbum “Double Fantasy” e incluso de futuros proyectos: un segundo álbum, “Milk and Honey”, que entraría en la fase de ensayos cuando Lennon fue asesinado más adelante en el mes de diciembre.

El álbum en sí fue recibido con mucho interés, debido a su publicación tras un periodo de descanso en la carrera musical del británico. Aun así, las ventas no fueron del todo generosas: el disco debutó un 18 de noviembre en el puesto #27 en las listas británicas, alcanzando la siguiente semana el puesto #14.

La noche del 8 de diciembre de 1980, Mark David Chapman pidió un autógrafo a John Lennon, quien le firmó la portada de aquel disco. Más tarde, el hombre sería el autor del asesinato del músico a las puertas del edificio Dakota de Nueva York. Tras su muerte, Double Fantasy alcanzaría el puesto #1 en numerosos países y el reconocimiento de ‘disco del año 1981’.

Contiene 14 de los temas más conocidos de John Lennon, entre ellos “Watching the wheels”, “Beautiful boy”, “Woman” o “Dear Yoko” y forma parte de la lista Top 100 de los mejores discos de la historia. Fue remasterizado y relanzado hace 9 años en 2010.

Continuar Leyendo

Especiales

Shirley Manson dará una conferencia en Buenos Aires

Un encuentro girl power.

Publicado

el

Shirley Manson, líder y vocalista de Garbage, pasará por Buenos Aires esta semana para dar una conferencia gratuita en el Teatro Margarita Xirgu junto a la chilena Francisca Valenzuela y Barbi Recanati, ex cantante de Utopians.

El encuentro que cerrará la británica será el próximo jueves 7 de noviembre. Es organizado por British Council, Goza Records, The Selector  y tratará la visión de la artista en el marco del crecimiento del feminismo, los reclamos de la comunidad LGTBIQ y la inclusión de las mujeres en la historia de la música.

“Cuando decidimos hacer el cierre del Goza Tour, Shirley era la persona perfecta para este cierre. Pedirle que venga y que responda ‘Fuck Yeah’ sin preguntar mucho más explica por qué es distinta a todo lo que siempre creí que era el rock”, explicó Recanati.

El comunicado oficial de Goza Tour explica que la iniciativa tiene el fin de “aprender, intercambiar experiencias y conectarse entre mujeres y disidencias sexuales en la escena musical actual”.

Continuar Leyendo

LAS MÁS LEIDAS