Seguinos en

Entrevistas

Las Edades: “El amor es la cosa más política”

En la casa de La Paternal donde ensaya, Las Edades conversa con UltraBrit sobre el reencuentro que significa su más reciente disco, Pozo Divino.

Publicado

el

Si bien la banda ha atravesado algunos cambios en los últimos tiempos debido al reemplazo de dos integrantes y una consecuente renovación de su sonido, hay algo que permanece intacto en Las Edades: una sensibilidad inusual para componer canciones pop que quedan grabadas en la cabeza del escucha durante días y días.

Pero otras características que permanecen desde los inicios del grupo son el equilibrio de roles y el trabajo a pulmón para cada producción y show en vivo. “Nunca delegamos nada, no tenemos manager”, dice Nicolás Miranda, uno de los guitarristas del grupo, que en este disco también se anima a ir más allá de los coros y canta en “Mañana de viento”.

La composición de Pozo Divino empezó luego de la partida de Rodrigo Ottonello y Andrés Conte-Grand, quienes fueron reemplazados por Ezequiel Rivero y Mauro Fernández Arizzi en bajo y batería, respectivamente, y representa un cambio de sonido para la banda, dejando atrás las melodías luminosas e intrincadas de guitarras para adentrarse en pasajes instrumentales más sombríos y psicodélicos en donde el bajo parece cobrar mayor peso. 

Para muchas bandas organizar fechas, incluso acordar los ensayos, puede llevar mucho tiempo de planificación y coordinación. ¿Fue ese el motivo por el cual Otto y Conte dieron un paso al costado?

Fernando Palazzolo (guitarrista y cantante): Más que un tema de coordinación fue una cuestión de energía, de las ganas que tenían distintas partes del grupo de ponerle energía a algo por el sólo hecho de hacerlo, porque no hay ningún otro rédito. Es tener ganas de tocar o no tener ganas, es tener ganas de estar implicado en todo lo que supone armar una fecha, moverla, el día del toque estar seis horas antes del show dispuesto a eso, trasladar equipos, estar en el tiempo muerto de la prueba, y todo eso genera un cansancio a nivel humano más que cuestiones finas como pensar “che, me parece que estamos tocando demasiado y no queremos tocar tanto, nos vamos de la banda”. En realidad fue como un desgaste que se venía dando, además de diferencias musicales, supongo.

¿Cómo fue el ingreso a Las Edades para los nuevos integrantes?

Mauro Fernández Arizzi (baterista): A mí me gustaba la banda desde antes, la había ido a ver varias veces y recuerdo que fue re loco entrar. Yo siempre me mantuve tocando con bandas, pero durante casi un año estuve sin tocar en ninguna. En esas experiencias previas había una determinada forma de encarar los proyectos y lo que me dije a mí mismo fue: “no quiero seguir tocando más de esta manera”. Si bien estuve de invitado en algunos shows con otros grupos, durante ese año no estuve fijo en ningún lado. Y un día me la cruzo en Parque Centenario a Lea (Franov), que fue mi compañera de colegio, y me comenta que estaban buscando baterista. Empecé a tocar con ellos y me di cuenta de que se manejaban de la manera en que yo me quería manejar y estaban en el mood en el cual yo quería estar, lo que me pareció increíble. Estaban despreocupados y fuera del anhelo del rockstar. Yo antes me encontraba envuelto en una cosa de tener éxito y pegarla y ahora me topaba con una banda que estaba en otra onda. Son unos tranquilos.

Si hay algo que caracteriza a Las Edades es la idea de equilibrio, especialmente en los roles que ocupa cada integrante. ¿Cómo se da eso?

Ezequiel Rivero (bajista y productor): El objetivo es que las canciones estén buenas y que funcionen bien. Dejamos el ego de lado y si alguien quiere probar determinada cosa está todo bien. Por ejemplo, cuando ensayamos o grabamos, las guitarras están bajas, algo que va en contra del clásico mandato del guitarrista de rock de tocar solo y al palo tapando al resto. Estamos todos como serios y concentrados en que todo quede bien, que las canciones suenen como tengan que sonar. Que la persona que compuso el tema, ya sea Lea, Fer o Nico, se sienta identificada con la idea de la canción, y eso es todo, ese es el único objetivo. Y por eso no tenemos un mango (risas).

Este disco presenta un cambio en el sonido, hay canciones más largas y pasajes instrumentales más complejos. ¿Por qué piensan que se dio eso?

Lea Franov (cantante y guitarrista): Antes, cuando estaba Otto, las composiciones giraban entre tres personas, y sus canciones solían diferenciarse en relación a las mías o las de Fer. Ahora los temas son como más homogéneos y tienen un sonido más grave. Antes yo me preocupaba mucho por los graves cuando tocaba la guitarra, pero el hecho de que Ezequiel esté en el bajo hace que ya no tenga mucho sentido que yo esté ahora con la guitarra y sólo la toco en la canción que le da nombre al disco. Además, es la primera vez que la producción recayó en una persona, que fue también Eze. Y se nota el cambio, ya que ahora tenemos como una base de bajo y batería más “gordita”.

Ezequiel Rivero: Yo creo que en realidad ahora las canciones se simplificaron de alguna manera, por lo menos en sus estructuras. Antes los temas de Las Edades tenían más partes y ahora se trata de una especie de línea continua y uniforme.

En algunas canciones de Pozo Divino, como “El mundo es horrible” y “La Fuerza”, se filtran ciertos comentarios al contexto social que quizás no aparecían en los trabajos anteriores. ¿Se trató de algo buscado o salió de manera inconsciente?

Lea Franov: En “La Fuerza” hay frases como “desarmar el mecanismo” o “el drama del amor”, y habla de las relaciones de poder, porque para mí todo se basa en esas relaciones, desde siempre y para siempre, y en el amor las relaciones de poder se expresan claramente. No recuerdo bien cuándo fue, pero sé que ese tema lo compuse un día que hubo manifestaciones y dije “quiero hacer una canción que hable sobre esto”. Yo siempre me sentí comprometida, aunque nosotros somos como una banda muy “polite”, y como mujer pensé que tenía la oportunidad de comunicarle algo a alguien, o sea, estoy harta de hablar de mi novio.

Nicolás Miranda: No hay letra más política que “La Fuerza” en la banda. 

Fernando Palazzolo: Se puede decir “Las Edades es un grupo que habla de amor”, pero justamente hoy el amor es lo más político, es la cosa más política y politizada del mundo, y es algo que es imposible no hablar o no pensar por lo menos.

A raíz de las denuncias de violencia de género en el ámbito del rock, existen diferentes debates, especialmente en las redes, sobre si es válido “separar la obra del artista”, o si el discurso del artista es también parte de su obra. Las Edades no es de expresarse mucho en las redes al respecto, ¿tienen tomado algún tipo de postura definida o han debatido estos temas entre ustedes?

Fernando Palazzolo: En relación a todos los debates alrededor del feminismo, que nosotros los venimos hablando un montón, nunca hicimos pública una postura política para luego eso transformarlo en un discurso de la banda. Nosotros somos un grupo de gente que se junta para hacer canciones, después las canciones pueden hablar de diferentes cosas, pero que exista alguna situación no quiere decir que vamos a salir con un comunicado a tomar postura sobre un determinado debate, por lo menos no si nadie nos pregunta.

Lea Franov: Ese debate es tremendo. No sé si tenemos una postura definida o tomada al respecto.

Nicolás Miranda: Pero igualmente ahí sí hay una posición, hay una decisión política. Si bien como banda en las redes nunca opinamos sobre los temas que nos interesan, en nuestros perfiles personales lo hemos hecho.

Lea Franov: Además, la realidad no son la redes sociales, que vos no hables de un determinado tema no significa que no lo hables en tu intimidad, en tu casa, con tus amigos o con tu familia.

Mauro Fernández Arizzi: Cada uno tiene su postura y más o menos cada uno está de acuerdo en ciertas cosas. También es cierto que para que cinco personas se pongan de acuerdo y hablen sobre algo en las redes o den un comunicado es muy complicado, porque tiene que ser algo muy puntual y que los afecte.

Ezequiel Rivero: Es cierto que nosotros como banda no nos hemos posicionado frente a nada en las redes, pero internamente estamos debatiendo y comunicándonos cosas que nos importan, en ese sentido nos sentimos una banda muy política. Toda banda y todo acto es político, ¿verdad? Las Edades en su discurso de no decir nada, en cómo nos manejamos en los afiches, en las fotos, todo eso puede apuntar para un determinado perfil, que es una cuestión más que nada estética.

—————————————–

La banda sigue presentando su más reciente disco, Pozo Divino, con dos conciertos:

Viernes 15 de junio en Casa Unlan (Calle 5 e/ 63 y 64, Nº 1512, La Plata) y sábado 16 de junio en Ladran Sancho (Guardia Vieja 3811, Buenos Aires)

Continuar Leyendo
Click para comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrevistas

Ian Curtis: suicidio y salud mental

En un nuevo aniversario de su muerte, sus ex compañeros de Joy Division subrayaron la importancia de la empatía social y la necesidad de hablar a tiempo sobre los padecimientos.

Publicado

el

Por

Hoy se cumplen 39 años desde el suicidio de Ian Curtis, un artista completo que lideró el grupo Joy Division durante la segunda mitad de los 70’s. Curtis había nacido en Stretford, una localidad de Manchester, y era un gran poeta y compositor. Solía leer y admiraba a Franz Kakfa, William Borrough y Jean Paul Sartre, así como a David Bowie y Lou Reed.

En mayo de 1980 decidió terminar con su vida después de sufrir durante años crisis de ansiedad y depresión, y luchar contra la epilepsia, y el consumo de calmantes y cocaína. Cuatro décadas después sus ex compañeros de banda, Stephen Morris y Peter Hook, hablaron sobre la importancia de la salud mental en una entrevista con la revista NME.

Los músicos hicieron hincapié en hablar de los padecimientos lo antes posible y alentaron a las personas a no avergonzarse por ellos. Por su parte el bajista Hook expresó que en la actualidad las personas son más empáticas y abiertas a la educación.

 “Las actitudes hacia la salud mental definitivamente han mejorado con el tiempo en el sentido de que es algo de lo que puede hablar ahora y la gente lo entiende – dijo Morris – pero en ese momento la gente no entendía la epilepsia, pensaban que era algo que se podía contagiar y había un poco de estigma al respecto, por lo que realmente no sabíamos qué hacer”.

 “Lo más difícil del mundo es saber por lo que está pasando la gente. Es muy difícil que alguien entienda por lo que pasó Ian si no han pasado por lo mismo, pero la idea de alentar a las personas a hablar lo antes posible y no sentirse avergonzadas es el mensaje más importante”, concluyó.

Continuar Leyendo

Entrevistas

10 años de Concepto Cero: un modelo asociativo que potencia la música

El sello que sostiene una visión colaborativa del sector festejó su primera década y hablamos con el directo Nicolas Madoery sobre la actualidad y desafíos de la industria musical.

Publicado

el

Desde mediados de la década del 90 hasta la actualidad la incorporación de las TIC en el ámbito digital ha generado a nivel mundial un fuerte impacto en la industria discográfica que abarca todas las etapas del proceso productivo a partir de la incorporación de nuevas formas de producción de contenido artístico, cambios en los formatos de distribución, y una gran diversificación en los consumos culturales. Hoy en día si bien las plataformas digitales pueden predecir gustos y de alguna manera condicionar  la experiencia, la música sigue siendo una forma de comunicación que se sostiene sobre los procesos de socialización y el vínculo con un otro.

En este marco nació hace exactamente 10 años en la ciudad de La Plata el sello discográfico Concepto Cero, una plataforma de desarrollo de artistas y contenidos para la industria, que acorde a las exigencias actuales propone “una nueva manera de vincularse y de hacer las cosas en la industria musical”. El proyecto dirigido por Nicolás Madoery y co-dirigido por  Ángel Del Re es parte de la empresa de música 432 Hertzios, y no se limita a pensar en la mera edición de discos o la producción de shows, sino que “plantea una estructura orgánica, flexible y diversificada, con nuevas líneas de negocios que atañen a la sincronización, el branding y el desarrollo multimedia”.

432 se divide en tres parte: una primera que tiene que ver con el desarrollo integral de proyectos, donde se realizan asesorías. Nicolás lo define como una suerte de “terapia artística” donde el artista plantea un problema o situación a resolver y se arma un plan; por otro lado un área directamente ligada a la producción de contenidos, y ahí entra a jugar Concepto Cero; y existe un tercer sector que se dedica a crear procesos de profesionalización de la industria.

“Hablar de sello discográfico hoy es como hablar de un modelo de Industria anterior, entonces es medio arbitraria la definición – cuenta Nicolás desde la oficina que tiene el sello en el barrio de Villa Crespo – nuestra visión particular tiene que ver con el armado de estrategias, pero sobre todo porque no somos un sello que los artistas buscan para hacer sus CD’s. Lejos de eso lo que buscamos es generar vínculos orgánicos que a nosotros nos sirvan y nos potencien, que sean sanos para desarrollar los proyectos juntos”.

A partir de una mirada colaborativa, eligen trabajar con proyectos que representen valores estéticos, políticos y culturales afines: nuevo sonido latinoamericano con una impronta local alejada de ritualismos, poses y estereotipos”. El director confiesa que en general los artistas no los buscan sino que los contactos se generan de forma orgánica: son proyectos en los que se viene dando una sinergia por algún motivo particular, porque nos juntamos y nos damos cuenta que hacemos como match, y se piensa hacia dónde ir”.

Algunos de los artistas de su catálogo son Shaman y Los Pilares de la Creación, Faauna, Sr Tomate, El Perrodiablo, Excursiones Polares, Damián Anache, Diego Martez, Soft Tot, Lucy Patané & Marina FagesSol del Rio,  Pommez Internacional,  Märiana Paraway, y la reciente incorporación de Proyecto Gomez Casa . Además el sello está trabajando en el booking de las artistas chilenas Camila Moreno y Francisca Valenzuela, y en la distribución digital de la obra de Juana Molina. 

“Cuando empezamos un trabajo partimos siempre de la misma pregunta: cómo hacemos desde las herramientas que tenemos para que la música llegue lo más lejos posible – explica Nicolás- Lo más importante de nuestro aporte es que es súper personalizado y hace que se vea la diferencia. Lo interesante de este momento es que uno como artista puede hacerse cargo de la mayoría de las acciones, entonces nosotros tenemos que aportar un valor agregado. Todas las herramientas están a disposición, lo que ofrecemos  y los músicos eligen es una visión, una estética, un modelo asociativo que nos potencia”.

Básicamente se trabaja desde el armado de la estrategia de comunicación digital para potenciar los contenidos y generar un sustento o una lógica que le sirva a los intérpretes para fortalecer lo que ellos ya tienen. No hay magia ni fórmulas inalcanzables. “Tiene que que ver con cómo nosotros pensamos la música, y con que queremos trabajar con un sector de la música que nos cope, y no es el sector que puede llegar a cagar a otro músico o sacar ventaja”.

Desde el proyecto identifican que el mayor problema de la industria es la falta de profesionalización y hacen un diagnóstico particular de la situación de Argentina a partir de la preponderancia que se le dio históricamente a la pata analógica que ha sido muchas veces una barrera. “En cambio Chile, México, o Colombia, que no tenían una industria discográfica tan desarrollada entendieron mucho antes el valor de lo digital como herramienta y eso los hizo crecer mucho”.

A la pregunta sobre la posibilidad de crecimiento de un proyecto cultural, y usando la experiencia del sello en esta década como referencia, Nicolás reflexiona que el gran debate es cómo lograr la independencia y crecer: “el éxito hoy es la supervivencia”.  “Acá en Buenos Aires, pese a todo lo que pasa con el contexto socio económico, estamos inmersos en una escena que puede bajar, pero nunca deja de moverse. En general no es lo que pasa en todo del país. Por eso la búsqueda que nosotros hacemos es hacia afuera. Desde acá bancamos y apoyamos todo lo que se pueda sin dejar de hacer cosas. Lo que nos sostiene es buscar la reconfiguración de nuestro proyecto para seguir trabajando y impulsar lo que creemos que esta bueno”, sostiene.

En Concepto Cero se proponen: “encontrar el equilibrio entre el trabajo, los valores, las cosas que queremos y con quiénes trabajamos”. En ese sentido además del trabajo programático proponen cruces artísticos y experiencias colaborativas con artistas y productores de Latinoamérica, y participan en la elaboración de informes sobre la situación de la música independiente. “La música no puede estar aislada de lo que pasa. Desde el sello tenemos que decir qué entendemos y qu;e esta pasando desde nuestro lugar en la música”.  Con una mirada estratégica y de trabajo a largo plazo forman parte de A.S.I.A.R (la asociación de sellos independientes de argentina), y desde 2018 con 432 Hertzios trabajan de forma mancomunada con Bristish Council a través del Selector PRO, programa de formación para la profesionalización de la industria de la música independiente.

Continuar Leyendo

Entrevistas

Las aventuras de “The Otherness”, de la Patagonia a la escena del rock en UK

“La idea de una banda de la Patagonia que la pegue afuera es rupturista, es hasta arriesgado”, dice el cuarteto que apuesta al rock de guitarras y en los próximos días dará más de 20 conciertos en todo UK y otras ciudades europeas.

Publicado

el

Con una agenda de contactos llena de Alex, Johns y Pauls y en medio del vértigo de una gira que incluye shows en UK, Alemania, Dinamarca y Holanda, los chicos de “The Otherness” nunca pierden de vista la calidad de su arte, la densidad de sus composiciones y la planificación de su carrera, que empezó hace una década en la Patagonia y parece no tener techo.

A principios de abril lanzaron “Gotta Go”, single que da nombre al tour 2019, que contó con la producción de Gaspar Benegas, guitarrista de “Los fundamentalistas del aire acondicionado”, en MLC Studios. “Fue una experiencia increíble porque él es de la Patagonia como nosotros – cuenta Martín, vocalista de la banda- a nivel artístico no contribuyó mucho porque los arreglos ya estaban hechos y las canciones armadas. Pero nos ayudó con el sonido que necesitábamos para replicar el vivo en el estudio y reproducir la potencia que tiene la banda”.

“Ningún humano es ilegal, ya tuvimos suficiente. La migración es parte de la naturaleza de la vida, tanto como respirar, un poco menos que comer y sobretodo soñar”, dice el documento de presentación del cuarteto, formado por Martín Cativa en guitarra y voz, Gonzalo Cativa en voz y bajo, Pablo Gaggioni en batería, y Andrés Pugliese, en lead guitar, que hace de su Otredad un sello. Su origen patagónico despierta reacciones sorpresivas que generalmente terminan en la señalización de Chubut en el Google maps. “Justamente nuestro nombre refiere a eso: no tenemos otro punto de referencia identitaria que lo que se desprende de nosotros y nuestra música”, define.

A mitad del tour que iniciaron por el viejo continente lanzarán un segundo corte que se llama “Few for the Stew”. “Todavía estamos en una etapa inicial en cierto modo porque tenemos solo un álbum grabado y estos singles, y creemos que tenemos que explotar el formato rock de guitarras y más adelante cuando podamos trabajar mejor en el estudio sí ampliar con otras cosas”, advierte Martín. Como banda saben que su fuerte es el vivo: “La clave es la buena recepción del público y los promotores. En todos los shows donde tocamos nos volvieron a ofrecer fechas. Eso nos da la posibilidad de construir sobre una base”, explica.

Sus fechas en UK están producidas por This Feeling, compañía apadrinada por Noel Gallagher. Los de Comodoro Rivadavia relatan que llegaron a la agencia a través de una nota. Damian Jones, un periodista inglés que los vio varias veces en vivo en la gira 2013 y terminó siendo amigo, hizo una review sobre su música que los convirtió en la primera banda argentina en la famosa revista New Musical Express. “Contado así parece muy fácil pero si a ellos no les gusta la banda no te dan bola. Los ingleses son muy competitivos con la música. Damian vino a entrevistarnos al hostel donde parábamos, y eso nos ayudó con This Feeling que es una compañía a la que todas las bandas nuevas aspiran a llegar”, detalla Martín. Además, según Gonzalo, “tienen organizada una red enorme de ‘venues’ en todo UK para favorecer a las bandas. Tienen la logística y el concepto”.

Manchester, Londres, Glasgow, Ámsterdam y Copenhague son algunas de las ciudades que visitarán en las próximas semanas para hacer más de 25 conciertos y hasta compartirán una fecha con los Auténticos Decadentes. “Inglaterra es diferente al resto de los lugares porque mete mucha más presión. Tienen un criterio y un sentido de la industria diferente que trasciende el entretenimiento. Los promotores van a los shows pensando en descubrir una banda. Alemania por ejemplo es otra cosa: la gente busca ponerse en pedo, escuchar rock ‘n’ roll y pasarla bien”, explica Gonzalo.

Si bien reconocen que nunca se propusieron llegar a las grandes ligas, asumen que a partir de conocer el valor de su música ambicionaron con el mercado británico. “Nunca nos lo propusimos. Cuando empezamos a componer canciones, nos dábamos cuenta que estaban buenas. La idea de una banda de la Patagonia que la pegue afuera es rupturista, es hasta arriesgado”, reconoce Martín. “Estamos medio locos. Nos preguntamos qué pasa si al final del día te sale bien”, acota Pablo.

“Vamos progresando lentamente gira tras gira. El primer año fue solo Londres y conocer gente, promotores, conseguir los shows exclusivamente nosotros yendo a tocar las puertas”, relata el frontman. En esa oportunidad conocieron a John Robb un periodista de Manchester, conocido por ser el descubridor Nirvana, quien se sensibilizó con la historia de los chicos patagónicos que caminan las frías calles de la capital inglesa buscando shows y los escuchó. “Le gustó mucho nuestra música y empezó a escribir sobre la banda. Ahí se abrió el juego a Manchester, Sheffield y Liverpool para la segunda gira, que fue cuando sonamos en la BBC Radio 6 Music”.

Como gran parte de los jóvenes del interior, los chicos viven hace tiempo en Buenos Aires ciudad que eligieron para estudiar y trabajar. Sin embargo The Otherness casi no tiene actividad en el circuito metropolitano, donde suelen tocar una o dos veces por mes. “En Argentina es muy jodido ser artista, porque además de tocar tenes que ocuparte de un montón de otras cosas que te quitan tiempo y recursos. Nosotros hacemos todo: booking, logística de prensa, diseño”, explica Martín.

Además de la situación económica, problema que identifican como uno de los mayores inconvenientes para los trabajadores del arte y la cultura, sostienen: “hace años que sentimos que en CABA no hay actividad constante de música en vivo”. Gonzalo cuenta que muchas veces “los espacios o clubes te piden mucho dinero para tocar o que les garantices llenar el local y es ahí donde se pervierte la generación de un movimiento fuerte, porque todas las bandas empiezan menos diez”. Y Pablo agrega que en el circuito hace falta mayor “colaboración entre los artistas, la gente y el periodismo” para mejorar la escena.

“Argentina es muy grande a nivel territorial y hay buenas bandas en todos lados, pero vos necesitas gente que este en el medio del ambiente y tenga visión para desarrollar buenos talentos. Acá esta instalada la mala costumbre de que una banda tenga que estar diez años remándola sola para que después pase algo – cuestiona Martin – Igual también muchas veces falta compromiso o profesionalismo para hacer las cosas bien en todas las partes del mercado, los organizadores y los músicos, nosotros también nos hacemos cargo de eso”.

Para su vuelta de la gira “Gotta Go” ya tienen grandes planes: empezarán a apuntar al mercado de EUA y Asia. “Es difícil porque va a ser el primer acercamiento pero ya hemos cosechado suficiente prensa inglesa buena como para que nos escuchen y ver qué pasa”.

Continuar Leyendo

LAS MÁS LEIDAS