Seguinos en

Entrevistas

Julián Kartún, el hombre de las mil caras

Julián es un joven artista porteño que conquista países con en su divertida banda de amigos, el teatro con sus personajes populares como Caro Pardiaco o Andy Klisman e internet con sus series web y redes sociales.

Publicado

el

Julián es un joven artista porteño que conquista países con en su divertida banda de amigos, el teatro con sus personajes populares como Caro Pardiaco o Andy Klisman e internet con sus miniseries y redes sociales.

También actuó en TV, donde dio la primera gran aparición de su carrera en la serie Cualca y tuvo pequeños personajes en cine de la mano de grandes directores como Ariel Winograd  y Nicolás Silbert.

Actualmente Julián está en Francia, su banda de amigos con los que toca hace más de trece años se presenta hoy en Paris. Antes de viajar, dejó servido un Guiso de confianza, su nueva serie que estrenó por UN3 TV, de la cual nos cuenta los detalles a la distancia.

¿Se puede decir que Guiso de confianza es la mezcla de todos tus personajes?

Creo que es una mezcla de todos los personajes de mis amigos. Guiso hace como una idea de la gira de El Kuelgue, mi banda, donde siempre se nos ocurre algún sketch o situaciones extremas que nunca nos imaginamos que íbamos a tener algún espacio para publicarlas porque son muy muy absurdas. Hablando con la gente de UN3, donde hice otros trabajos anteriormente,  nos dieron el espacio y ahí vomitamos todo el guiso.

En esta serie se ve lo que en “Cualca” y “Por Ahora”, un humor sarcástico bien ácido pero sano ¿es lo que más cómodo te resulta?

Sí, lo absurdo en general es lo que más me divierte hacer y lo que mejor nos sale. Nosotros somos nuestros propios guionistas, hasta de nuestros chistes y siempre tienen que ver más bien con lo mismo.

Lo primero que nombraste fue El Kuelgue, la banda que parece el sueño del pibe: se juntan con amigos a divertirse, sacan discos, la gente los sigue, se van de gira por Europa, ¿cómo se mantiene el espíritu con el tiempo?

En general así tal cual; hay eso de cagarse de risa entre amigos, con el tiempo se fue poniendo profesional la cosa y eso ayudó bastante en el sentido de que no es que estamos haciendo un laburo de batalla todo el tiempo. Hay mucha gente atrás laburando para el sonido, la estética y los shows. Como decís, no se trata de profesionalizar un proceso que de por si es placentero porque estas rodeado de amigos e implica muchos viajes y aventuras, supongo que tiene que ver con eso. A veces nos pone a prueba porque hay tres shows seguidos, tres días seguidos y hay que poner el lomo y el mejor humor para que salga todo bien.

Después el proceso es bastante orgánico las canciones van saliendo solas, cuando piden su momento son grabadas.

Las letras tienen curiosidades como “Araoz/Nicaragua”, “Cristo es Marquitos di Palma”, “Un Coco Sily también” ¿cómo nacen?

Todas parten de un proceso lúdico de improvisación entre amigos, después se escriben y se pasan a algo que, no se sí que tenga más sentido, pero que tenga cierta coherencia. Las letras de El Kuelgue no tienen un objetivo, no quieren hacerte pensar, ni hacerte reír. Tiene que ver con lo absurdo y con sacar las cosas de su curso normal que quizás sea esa intención. Nuestras canciones son como imágenes sueltas que quedan a libre interpretación.

Además de criarte con papá dramaturgo y mamá actriz, ¿cuáles crees que fueron tus influencias?

De chico consumí mucho Cha Cha Cha, Juana y sus hermanas, Benny hill, Monty Python y en lo musical, de todo. Tanto en “Guiso” como en la banda las influencias son todo; la actualidad en sí, as cosas que cada uno va absorbiendo como videos de Youtube, lo que te cuentan, la televisión, todo.

¿Cómo esta Caro en Europa?

¡La está rompiendo! Hizo un vídeo desde la iglesia de Notre Dame  para la fiesta de Futurock, cada tanto aparece y la pasa muy bien.

¿Cómo es esa convivencia constante con Caro Pardiaco, Andy Klisman y todos los personajes que interpretas?

Bien, por momentos aparece material para ellos y lo voy archivando, Caro seguramente tenga su espectáculo en el Siranush a fin de año, Andy algo tendrá, nos vamos a ir poniendo donde podemos. Ahora que estrenamos Guiso pudimos meter a Andy, a Caro también, donde puede se mete, viste como es…

julian-kartun-02

Hablas de ellos como si no fueses vos, como un amigo invisible…

Es que tiene su propia vida, decide por si sola.

Vos sos como el ventrílocuo que les da vida, ¿no? ¿Cuál es tu cable a tierra?

Caro aparece solo para shows ensayos y momentos creativos. No estoy constantemente yendo de uno a otro, por lo menos ahora que estoy más relajado, en Buenos Aires tienen más trabajo y están más presentes. Caro ahora está durmiendo.

A tus personajes hay que sumarle que te llama Ariel Winograd y te dice “¿Me haces de conejo para Mamá se fue de viaje?” ¿Cómo se dio ese papel?

Así. Es como un guiño, me divierten esos personajes que hace Winograd en sus películas, no me costaba nada, era una jornada, no tenía que estudiar ningún guion. Obvio que le dije que sí. Estaría bueno que me dé un personaje más largo la próxima.

¿Qué proyectos vienen ahora?

Ahora nos juntamos con el Kuelgue en Paris, tocamos, volvemos y tenemos un montón de shows como cierre definitivo del disco porque en noviembre presentamos material nuevo. Vamos a andar por Quilmes, San Isidro, Córdoba y Rosario.

 ¿Cómo es una gira de El Kuelgue?

Es un laburo de mucha carga horaria, somos muchas personas pero la verdad que es muy divertido viajar en grupo, sumamos gente, viene uno de vientos, un percusionista, siempre se suma alguien. Estamos manteniendo lo que es la familia Kuelgue que es bastante amiguera.

Mirá el primer episodio de la miniserie de 10 capítulos cortos:


[post_view]

Continuar Leyendo
Click para comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrevistas

Andy Muschietti: “Hacer un corto hoy en día es más fácil que nunca. Hay que hacer”

En medio de una larga jornada los hermanos Andy y Barbara Muschietti conversaron con la prensa donde nos contaron curiosidades de los losers, hablaron de la industria y sobre el cine en general.

Publicado

el

Tras el éxito que generó IT, los hermanos argentinos que triunfaron en Hollywood fueron dos de las celebridades más esperadas de la Comic Con. El público enloquecía cada vez que aparecían en pantalla o con imágenes de la película.

En medio de una larga jornada los hermanos Andy y  Barbara Muschietti conversaron con la prensa donde nos contaron curiosidades de los losers, hablaron de la industria y sobre el cine en general.

¿Qué se siente ver a todo el público aclamarlos como suelen hacer con actores?

Andy: Es genial. Tenés una noción de que a mucha gente le gusta, pero en un evento como este ves este fenómeno y es como la beatlemania, te asomás y “aaaaah” (risas). Da mucho orgullo ver que la película funcionó tan bien a nivel emocional en la gente.

Barbara: Recibimos mucha correspondencia de chicos y muchos chicos del interior por ejemplo que nos escriben y nos dicen “no tengo escuela de cine acá pero veo que ustedes lo están haciendo, yo lo puedo hacer también.” Y si pueden… más ahora que los materiales están. Nosotros cuando fuimos a la escuela de cine, Andy tenía que pedir LA cámara que había en la universidad.

A: Sí, era todo más difícil, incluso en la difusión, vos eras el único promotor de tu obra, y tenías que mandar tu copia en un festival en la loma del orto, y a veces ni llegaba. Hoy en día con YouTube, si hiciste un corto que está bueno, va  a hablar por sí solo.  Y lo ves, si hay un corto que está bueno la gente lo mira. Es como más democrático de alguna manera… Y permite que gente que tiene condiciones y talento le muestre su trabajo al mundo sin tener que hacer un gran esfuerzo.

muschietti

¿Qué le recomendarías a un estudiante de cine?

A: Que haga un buen corto.

B: ¡Y corto! Que sea corto.

A: Después va a haber tiempo para hacer algo más largo, pero el poder de síntesis es importante y sobre todo si querés que lo vea la mayor cantidad de gente posible y querés que ese ejercicio te lleve al siguiente paso. Tiene que ser algo que la gente quiera ver. Hacer un corto hoy en día es más fácil que nunca. Hay que hacer. Si el primero te sale como el culo, hacé otro y otro y otro hasta que sea un corto que realmente llame la atención.

B: Los Losers se la pasaban haciendo cortos. En cualquier tiempito libre que tenían se rodaban cortos, ridículos muchos y muy divertidos  pero es práctica. Y de repente veían algo en la película y decían “Bueno voy a escribir una escena… y venían con una escena escrita” (risas).

 

Andy, ¿qué te pasó a vos cuando tuviste que adaptar un libro tan largo, con muchos fans y una miniserie, sentiste mucha presión?

A: Yo soy un fan también. Si sos cineasta tenés que entender que para hacer una película tenés que encontrar una visión y esa visión tiene que salir de adentro. El cerebro humano no pude satisfacer las expectativas de 100 millones de fans.  La única manera de encontrar esa visión es mirando adentro. Yo leí el libro la primera vez a los 14 años entonces para mí, lo primero que pensé es llevar al cine lo que yo sentí leyendo ese libro.… Es un camino muy personal. Me llego al corazón la historia de Bill y Bev, esa historia de amor,  porque además el libro hablaba de las cosas que te estaban pasando a vos en esa época, la época de la vida donde pasan las cosas por primera vez, primer amor, primera pelea en el patio del colegio. Uno en esa época es como una esponja que absorbe todas esas experiencias y las transforma en emociones. Después uno se hace adulto y racionaliza todo. Yo ya sabía que Stephen King era un tipo muy abierto en cuanto a las adaptaciones, él admite que las adaptaciones son animales que tiene que tener una vida propia. Uno está muy focalizado en lo técnico y se pierde un poco lo emocional…

¿Y el resultado que quedó era lo que esperabas o cambió mucho respecto a lo que tenías pensado?

A: Sí, es distinto. Hay muchos matices ahí. A grandes rasgos es la película que quería, pero la película va por lugares que yo no me esperaba, es inevitable eso. Cuando la película toma vida, la experiencia de estar viendo una escena es muy distinta a lo que vos te imaginabas, ya con ese concepto es muy distinto. Y muchas veces algo que pensabas que estaba buenísimo, no es tan bueno en la escena. Lo mejor es darse cuenta en el rodaje y tener cintura como para improvisar. En la película hubo mucha improvisación, sobre todo en las escenas donde había comedia. La escena del escupitajo seguía, seguía, seguía y terminaba con Jack (Eddie) haciendo un baile muy gracioso que  no quedó en la peli porque la escena era larguísima, pero por ahí lo ven en el corte del director…

It_09162016_Day 57_16230.dng

Desde Mama (2013) a IT (2017) ¿Qué aprendieron de la industria?

B: Lo cierto es que Mama fue prácticamente una película independiente. Fue una coproducción española-canadiense, la que luego nos ayudó mucho con el estudio. Pero para el estudio era una película tan barata que no se metieron para nada. El costo para ellos era algo que levantan con venta de DVDs en semanas. Y el beneficio de eso es que no te joden; te puede salir mal y si no les gusta te la dejan en la repisa sin ningún problema, no le ponen un centavo a la difusión.  Pero trabajar con estudios es extremadamente complicado. Con Mama nosotros queríamos hacerla y la hicimos y cuando trabajas con el estudio no tenés ese poder. Tenés que estar esperando a que las condiciones sean idóneas y es complicadísimo porque hay un 80 % de cosas sobre las cuales no tenés control. Por eso hacer una peli es un milagro, porque hay tantos accidentes.

[post_view]

Continuar Leyendo

Entrevistas

Francisco Denis, de Narcos: “La violencia no está en las series, sino en la realidad que vivimos”

Como adelantamos en Ultrabrit, la impactante historia del Cartel de Cali llegó a Narcos. Luego de la muerte de Pablo Escobar, quién era el líder del famoso Cartel de Medellín, conocimos a quienes lo sustituirían en el negocio del narcotráfico.

Publicado

el

Como adelantamos en Ultrabrit, la impactante historia del Cartel de Cali llegó a Narcos. Luego de la muerte de Pablo Escobar, quién era el líder del famoso Cartel de Medellín, conocimos a quienes lo sustituirían en el negocio del narcotráfico.

Entre los cuatro cabecillas del Cartel de Cali se encuentra Miguel Rodríguez Orejuela, quien es interpretado por el actor Francisco Denis. Tuvimos el placer de conversar con el sobre la construcción de este personaje narcotraficante, del uso de Netflix y en qué momento de su carrera lo encuentra este personaje.

¿Cómo fue ponerte en la piel de uno de los narcotraficantes más buscados del mundo?

Creo que para cualquier actor es una responsabilidad enorme y creo que así lo asumimos todos en Narcos. Leí todo lo que pude sobre el Cartel de Cali y fue todo muy interesante lo documentado en todos estos libros porque la verdad es una historia increíble, pero propiamente de Miguel no era tan fácil porque no era fácil conseguir gente que haya estado cerca de él, que me hablara de cómo era él, que era lo que más me interesaba en ese momento. Pero luego encontré un libro de Giraldo, un periodista que estuvo muy cercano a Miguel, en donde el lo describe como una persona obsesionada con la limpieza, por el orden, bastante retraído, podría decirse que era una persona muy poco social. Entonces a mí me ayudaron muchísimo todos esos datos para poder construir el perfil del personaje.

¿Crees que Narcos deja un mensaje en la sociedad?

La misión de Narcos no es dejar ningún mensaje, es sólo entretenimiento. El hecho de creer que nosotros glorificamos la violencia y a los Narcos con este tipo de series, es una constante discusión y yo creo que la violencia no está en las series de televisión, sino que la violencia está en la realidad que vivimos, es un hombre como Donald Trump, eso es lo que glorifica la violencia y eso no está prohibido, más bien, ese personaje ahora es el presidente de los Estados Unidos, eso sí glorifica la violencia. Ahora, una serie de televisión es entretenimiento y es buen entretenimiento cuando esta  bien hecho, bien documentado artísticamente. De todas maneras, no creo que una realidad por más violenta que haya sido es mejor ocultarla porque hace daño, porque no es educativo, o porque genere más violencia, porque está demostrado que no es así.

francisco-denis-1

¿Se podría decir que el personaje de Miguel Rodríguez Orejuela marcó un antes y un después en tu carrera?

Mi carrera ha sido muy particular, porque yo nunca pedí en ir a Hollywood (risas). Yo soy actor y director de teatro y he hecho bastante cine, entonces desde ese punto de vista si es sorpresivo y cambia completamente lo que yo venía haciendo, pero toda mi vida ha sido así. He vivido en muchos lugares, Ecuador, Francia y Venezuela, pero no me esperaba esto, una llamada de teléfono desde los Ángeles diciéndome que querían que esté en Narcos, ¡imagínate que yo ni siquiera tenía Netflix! luego me encuentro en Colombia filmando Narcos y ahí me di cuenta que fue un paso a una vida distinta.

¿Estás trabajando en nuevos proyectos por el momento?

Claro que sí, la verdad que han surgido varias propuestas en los Ángeles como actor, eso por un lado. Por otro lado, es muy probable que me erradique en México, donde también aparecen muchas cosas interesantes, no sólo como actor, sino que también como director teatral, ya que me gustaría seguir haciendo teatro. La verdad que es un momento muy rico profesionalmente para mi vida.

¿Cómo vieron la respuesta de la gente con la tercera temporada?

La verdad que tanto el público argentino como de otros países se han mostrado fascinados con Narcos. En otras palabras, no sabíamos lo que teníamos en las manos hasta el primer estreno público que se realizó en la ciudad de Nueva York. Los fans de Narcos decían “después de Pablo Escobar no queda nada” y la verdad han quedado impresionados y satisfechos con esta nueva temporada. Creo que nadie esperó tener tan buena repercusión y la verdad que con todo el elenco estamos muy contentos y agradecidos de la devolución de la gente. Hemos realizado un trabajo excelente y nos entregamos totalmente a Narcos y a cada personaje.

Continuar Leyendo

Entrevistas

Martín Piroyansky: “Se está demostrando que el público manda”

El director, actor y guionista estrenó El galán de Venecia, su nueva serie para UN3 TV en la que, por primera vez, interpreta a un hombre apuesto.

Publicado

el

Foto: Guillermo Alduncin

El director, actor y guionista estrenó El galán de Venecia, su nueva serie para UN3 TV en la que, por primera vez, interpreta a un hombre apuesto.

Luego de haber actuado en populares películas de Ariel Winograd, como Permitidos o Mamá se fue de viaje, a la hora de llevar a cabo sus proyectos individuales Martin es fiel a su estilo y a su público. Con un humor siempre especial y ya característico, presentó El Galán de Venecia, una sátira de telenovela donde interpreta a un galán que trabaja de plomero para comprarle remedios  a su hermano y se enamora de la hija de su millonario jefe.

Desde Dulce amor hasta las novelas de Thalia, Martin hace un repaso por sus particulares referencias y nos cuenta cómo preparó esta nueva miniserie.

¿Cómo surge la idea de hacer una sátira de telenovela y mezclarla con croma?

Hace mucho tiempo tenía ganas de hacer una serie toda con croma, era una idea q tenía guardada pero no sabía cómo hacerla. Y cuando estuvo Dulce Amor en el aire descubrí que había mucha gente que la veía irónicamente. O sea estaba el público de Dulce Amor al que le gustan las novelas, y además había gente que lo veía porque le encantaba ver los clichés novelescos y todo eso le parecía gracioso. Me llamó la atención que un programa tuviera éxito por consumo irónico, sumado a que el código de las novelas me parece súper divertido. Entonces uní la idea de la serie con croma, novela, lo irónico y la parodia y ahí surgió El Galán de Venecia.

Cuesta imaginar “El galán…” en TV, ¿cómo ves ese medio?

La creatividad en tele la veo un poco estancada, hay programas que se parecen a los de hace 15 años. Es algo que necesariamente tiene que evolucionar porque si el público pierde el interés, hay que cambiar. Se subestima al espectador, se piensa que si haces mucha publicidad lo va a ver, y se está demostrando que no, que el público manda. Si no quieren ver la novela, no la van a ver. Eso reivindica el lugar del público y hace que las productoras se vuelvan un poco más exigentes con el material que lanzan. Estamos en un momento de transición, veremos en qué se transforma. De todas formas creo que la tv diaria argentina es de calidad, pero plataformas como Netflix Y HBO están empezando a pisar fuerte, siguen siendo de elite en Argentina porque no todos tienen acceso y la tele sigue siendo lo más popular.

Hablando de plataformas novedosas, parece que en UN3 te sentís como en casa, ¿es así?

Sí,  ellos apuestan a mis cosas y tengo un buen vínculo, me dejan hacer estas locuras. Este programa  no creo que lo haya podido hacer de ninguna otra manera. Solamente puede existir un programa así porque existe el canal de la Untref.

¿Cómo fue  el proceso de creación?

Primero se lo conté al canal y les gustó la idea. Después convoqué a Ignacio Sánchez Mestre que es otro guionista de Tiempo Libre y Voley, y además conocía a un estudio de diseño que se llama Spacehippie y se coparon en hacer los fondos. En muy poco tiempo escribimos la novela entera,  pensando repetir el elenco de Tiempo Libre. Escribir y rodarlo fue muy rápido; se filmó en el 2015 y después se tardó casi dos años en hacer la posproducción por la complejidad de los fondos.

¿Sentís que el humor está tomando un nuevo rumbo?

No estoy tan al tanto del humor de tv, no sé. Los programas de humor veo que siguen una tradición. Pero sí, siento que empezaron a aparecer nuevas miradas, sobre todo en web. Aparecieron distintas personas con otra impronta y con otra idea del humor.

¿Es el género que más te gusta realizar?

Sí, me gustan todos los géneros, pero el humor es donde más experimenté y en general las ideas que se me ocurren están vinculadas al humor.

Entre dirigir, escribir y actuar ¿qué rol disfrutas más?

Yo siempre pienso en dirigir, actuó porque en general las ideas que se me ocurren son en primera persona entonces termino actuándolas, pero podría no actuar y solo dirigir a otros actores.

¿Que lo pienses en primera persona significa que Galán tiene algo de tu personalidad?

En realidad es como lo contrario, la diversión de hacer de Galán es como componer a lo contrario de lo que en general compongo. Me han dicho que siempre elijo el papel del torpe o del feo y esta vez me parecía gracioso hacer del galán.

Más allá del humor la serie tiene una crítica…

Si re, hay una ironía gigante con cierto lugar al que se pone a los pobres, sobre todo en las novelas. Para hacer la novela me puse a investigar, a ver novelas de Thalía y siempre hay algo donde la diferencia de clase social es algo muy grande y se pone a la pobreza en un lugar feo. Si ves las novelas de Thalía ves que ella descubre que es heredera de una fortuna, entonces  no triunfa como ser humano o en el amor nada más, triunfa porque tiene plata. Eso me parece un mensaje bastante siniestro que tienen en general las novelas. Y bueno en la novela de Galán está extremado y hacen chistes al respecto; ya es ridículo.

¿La música de Valeria Lynch fue hecha para la serie?

Lo convoqué  a Dani Umpi y él me dijo q estaba trabajando con Leo Garcia, de quien soy bastante fan, y a la hora de pensar quien lo puede cantar obviamente surgió enseguida Valeria Lynch. Había que ver si se copaba, pero la contacté y se prendió enseguida, fue increíble, una locura.

¿Te pasa eso de que se te dan las cosas más fáciles?

Y… ahora sí. Antes no le hubiera escrito a Valeria ni ahí. Ya que Dani y Leo hagan la música era increíble para mí.

Trabajar con Lali Espósito, que está tan expuesta, debe haberlo ampliado más…

Es re loco lo que pasa con Lali. Las fans le regalaban cosas, yo me comía los chocolates. Es otra vida la de ser una estrella pop. Hacer algo tan expuesto después no te deja viajar en subte y la verdad a mí me encanta caminar por la calle, viajar en bondi. Me gusta porque me encanta Buenos Aires y de pronto actuar en cosas más expuestas te quita mucha libertad. Es como que hay que negociar. Hacer una película con Lali no deja de ser una película, no me significó quilombo en las calles porque no está todo el tiempo en la tele.

La última película en la que te vimos (Mamá se fue de viaje) superó el millón de espectadores ¿cómo ves la situación del cine actual?

Yo creo que estamos en un buen momento del cine. Cuando empecé a actuar era muy raro que una película argentina hiciera muchos espectadores y ahora varias hacen 1 millón o 500 mil espectadores. La gente va al cine y elige una peli argentina por sobre un tanque norteamericano. Obviamente el cine no es solo el que compite con el norteamericano, hay un abanico muy grande y hay un cine que no se ve tanto y es súper interesante. Pero me parece muy llamativo y muy bueno q haya películas que compitan con las de afuera que antes no era tan común. Por ende creo que la gente puede ver películas más chicas como consecuencia y empieza a confiar más en lo nacional.

¿Te sentís un referente del humor? 

No… siento que hay un pequeño grupo de gente atento a lo que hago y me escriben a ver si hay algo nuevo. Sé que lanzo algo y van a verlo pero es un grupo de gente, mi pequeño público.

¿Cómo sigue tu año?

Estoy escribiendo con Ignacio una película nueva, recién arrancando, pero es una peli que estoy pensando desde el 2012 y recién ahora estoy escribiéndola. Es de humor, no  tan comedia disparatada como Voley que era droga, sexo, caca; ésta es un poco más ridícula e incómoda, y un poco más cercana. Creo que un poco más madura de las cosas que vengo haciendo, personajes más grandes porque yo estoy más grande. Y para Untref una serie web, que no tiene nada que ver con lo que hice, es un drama medio ridículo; está en posproducción, le falta poco.

El Galán de Venecia es una miniserie de 12 capítulos y está disponible en el canal de Untref.


[post_view]

Continuar Leyendo
Ad Banner 300 x 600
Ad Banner 300 x 250
Ad Banner 300 x 250

LAS MÁS LEIDAS