Seguinos en

Discos

“GHOSTEEN”: lo último de Nick Cave and the Bad Seeds

Nick Cave culmina la trilogía que inició con “Push the Sky Away” y “Skeleton Tree” con un disco conceptual doble de sonidos minimalistas.

Publicado

el

Ayer, durante la tarde, la cuenta de YouTube de Nick Cave and the Bad Seeds publicó un streaming de “Ghosteen”, el disco doble que la banda había anunciado hace apenas dos semanas, a través de “The Red Hand Files”, el newsletter cuasi-semanal por el que el artista responde preguntas de fans. Al mismo tiempo que su gira “In Conversation”, en la que da charlas, conversa y toca algunas canciones en pianos, “Ghosteen” llega a nosotros de manos de un Nick Cave que nos era completamente desconocido, quizás demasiado cercano, demasiado en contacto, producto imprevisible de un suceso trágico: la muerte de su hijo Arthur, en el 2015.

Con este precedente, a pesar de que “Ghosteen” se anuncia como el capítulo final de la trilogía iniciada con “Push the Sky Away” (2013) y “Skeleton Tree” (2016), resulta imposible no pensarlo como un disco sobre la continuidad de su proceso de duelo. De hecho, dado que no sabemos cuanto de “Skeleton Tree” fue compuesto tras el fallecimiento de Arthur (da la sensación de que, al menos, “Distant Sky”, “I Need You” y “Magneto” tienen que ser obras post-tragedia), no sería raro pensar que “Ghosteen” es Él disco sobre el dolor, o la recuperación de este.

Los posibles indicios no escasean: más allá del título (algunos leen Ghost Teen, “fantasma adolescente”, aunque suena demasiado obvio), hay momentos líricos, especialmente en “Waiting For You” (¿palabras de consuelo a su esposa, Susie Cave?), “Ghosteen Speaks” (“I am beside you, look for me”), “Ghosteen” (“Mama bear holds the remote, papa bear just floats, and baby bear he is gone, gone to the Moon on a boat”) y “Hollywood” (“Kisa had a baby, but the baby died”), que parecen no dejar dudas sobre el anclaje emocional del trabajo, mucho más saturado de más imágenes y referencias cristianas que sus anteriores.

Al mismo tiempo, estas posibles interpretaciones pueden dejarse de lado y dar paso a un disco que sí es la culminación del trabajo iniciado en “Push the Sky Away”. Detrás de los sonidos que jocosamente pueden asociarse a Enya, o que más seriamente pueden verse influenciados por Brian Eno, la música de “Ghosteen” es el paso siguiente a dar después de “Skeleton Tree”. La mayoría de la instrumentalización es reemplazada por sintetizadores y loops electrónicos de Warren Ellis, que dejan cada tanto lugar a un piano, ahogadas percusiones o tímidos rasguidos de guitarra, mientras que Cave parece cada vez más cómodo recitando en vez de cantar, aunque sorprende ejerciendo un agudo falsetto que le creíamos imposible. La pieza de spoken word en el segundo disco “Fireflies” es una descendiente directa de “Jesus Alone” y destaca por su frágil solidez cuando pasa a través de los sentidos: podría ser un punto alto en un hipotético futuro show de los Bad Seeds. La fortaleza de Cave narrando el dolor, la fe o la destrucción, con tenues sonidos de fondo, es algo que difícilmente puede ser superado o comprendido por otro artista.

Cualquier conocedor del cine pop, o de la épica y la ciencia ficción, o de la narrativa en general, sabe que lo más común es que las trilogías comiencen con una entrega en la que se asientan las reglas generales y la trama a desarrollar; luego un segundo momento en el que se quiebra la trama, con sucesos inesperados y mayor oscuridad; y un tercer episodio en el que se vuelve a los orígenes, al mismo tiempo que los personajes lidian con las consecuencias de la violencia inexplicable, la crudeza visceral, de la parte intermedia. Quien quiera leer “Skeleton Tree” y “Ghosteen” como los inesperados trabajos de un hombre abatido por la tragedia, seguramente podrá hacerlo. Pero también esto mismo fortalece el concepto de trilogía que Cave había vaticinado, sin poder imaginar lo que le esperaba, cuando grabó el excelente “Push the Sky Away” hace seis años y asentó las bases, al menos en las formas y la técnica, de los siguientes episodios de su trilogía.

De no ser porque suena imposible pensar en un Nick que vive sin escribir y por la excesiva vitalidad de los miembros de The Bad Seeds (y los recuerdos de Grinderman que Warren Ellis ha decidido compartir recientemente en su Twitter) “Ghosteen” podría funcionar también como un disco de despedida, en la línea de “Lazarus” de David Bowie y “You Want It Darker” de Leonard Cohen. Tanto “Leviathan” como “Hollywood” podrían ser el cierre de una magnifica carrera y una persona de estatus legendario. Así, “Ghosteen” puede ser un segundo momento en el duelo, el final de una trilogía o la culminación de una obra de tres décadas. Y es posible que sea mucho más, también.

Si esperan la vuelta de un Nick Cave ochentoso, o noventoso, más agresivo y dinámico, cantando sobre asesinatos o sobre copas de whisky, tendrán que seguir esperando. Quizás el tercer disco de Grinderman, que parece inevitable, represente ese retorno, o quizás el proyecto que los Bad Seeds encaren concluida esta trilogía de los 2010 se acerque más a estos anhelos. Aunque lo más probable es que, sea cual sea el próximo paso de Cave, no será nada que sus seguidores estén esperando. Por eso es que lo siguen, después de todo.

Es difícil abarcar todo lo que puede llegar a implicar cada nuevo capítulo en la obra de un artista como Nick Cave. Marcado por lo performativo, lo teatral, que se ha desnudado por completo, por decisión y por eventos externos a él, descomponiéndose, transformándose y deshaciéndose dentro y fuera del escenario, dejando explotar en mil pedazos a su música, su sonido, su escritura, y convirtiéndose actualmente en una voz etérea que resuena entre sonidos extraterrestres al mismo tiempo que es una tipografía que contesta newsletters.

Ante la fuerza de su voluntad, tenaz en mantener en movimiento a la criatura atormentada que la contiene, solo queda algo por decir: push the sky away Nick!

Continuar Leyendo
Click para comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Discos

Presentan temas inéditos del “Flaco”

El día que Luis Alberto Spinetta hubiera cumplido 70 años se presentó “Ya No Mires Atrás”, álbum compuesto por siete temas inéditos grabados entre 2008 y 2009.

Publicado

el

El mismo día que se conmemoró en Argentina un nuevo aniversario del nacimiento de Luis Alberto Spinetta, que hubiera cumplido 70 años, por el que se celebra el Día Nacional del Musicx, su familia lanzó un disco con temas inéditos del icónico musical.

Según lo explicitó Sony Music, “Ya No Mires Atrás” esta constituido por siete temas grabados por el Flaco entre 2008 y 2009, que fueron encontrados de forma casual en su ámbito privado a principios de 2012.

“Lo encontré hace casi ocho años, a los pocos días de que él se fue”, relató su hija Catarina Spinetta, en una nota con el diario La Nación, donde contó que la familia decidió hacer la mezcla y masterización para luego compartirlo con los fans.

El álbum incluye tracks como “Veinte ciudades”, “Luces y sombras”, “Nuevo Mundo, Luna Arjo”, “Diadema” , “Agua del Río”, el sencillo que le da el nombre y aparece en el capítulo de “Bios: Vidas que marcaron la tuya”, serie producida por National Geographic que se estrenó en septiembre de 2019, dedicado a Spinetta. “Merecer”, por otro lado, cuenta con la participación de sus hijos Valentino y Dante.

Además el dibujo del arte es obra de Spinetta y el diseño del artista argentino Alejandro Ros. El disco próximamente se editará en versión vinilo.

Escuchalo completo acá:

Continuar Leyendo

Discos

El Mató cierra 2019 con show y disco nuevo

Tocarán el sábado 14 de diciembre en el estadio Malvinas Argentinas.

Publicado

el

Por

El Mató un Policía Motorizado, la banda platense que encabeza la escena indie local, lanzó su nuevo disco  “La otra dimensión” que reúne canciones inéditas, algunos lados B y versiones especiales.

Las nueve canciones se pueden conseguir en formato vinilo, CD y casete, o escuchar a través de las plataformas de streaming. Se destacan “Postales negras”, “La casa fantasmal” y “Buscando más allá”.

Santiago Motorizado, cantante y bajista de la banda dijo que el álbum “muestra el otro lado del espejo de esta última etapa que la banda inició en 2017 en los estudios de Sonic Ranch, en el desierto texano al sur de Estados Unidos”, mientras se encontraban grabando  “La síntesis O’Konor”.

El sábado 14 en el Estadio Malvinas Argentinas será la presentación oficial en vivo de los temas. Además el concierto cerrará un año muy importante para la banda conformada por los guitarristas Niño Elefante y Pantro Puto, el baterista Doctora Muerte y el tecladista Chatrán Chatrán, ya que recorrieron varias ciudades de Europa y Estados Unidos, como Madrid, París, Berlín y Nueva York.

Continuar Leyendo

Discos

El nuevo disco y merchandising de Ringo Starr

¿Cómo se llama el baterista de Los Beatles? Desde el 25 de octubre tenemos nuevo álbum del ex beatle Ringo Starr. Se llama What’s my name, que también coincide con el título de uno de los temas principales.

Publicado

el

Ringo Starr lanza su vigésimo álbum como solista, obra que grabó en su casa donde tiene su estudio privado, y cuenta con la presencia de su All-Star Band: nombres grandes del rock como Steve Lukather, quien fue parte de álbumes de Toto o Michael Jackson, o Colin Hay, de Men at work. Ringo prefiere el estudio de su casa porque dice estar ya cansado de estar separado de los que lo visitan cuando graban, así que su estudio casero y profesional no tiene vidrio que separe las consolas del estudio en sí.

Pero este disco tiene algo todavía más especial. Se trata de la canción “Grow old with me”, una canción que John Lennon no había terminado de escribir. Todo empezó con las no tan conocidas ‘Bermuda Tapes’, unas demos del lider de los de Liverpool que grabó casi llegando a la década de los 80′. Ringo no conocía ese material, y cuando lo escuchó se quedó enganchado con esa canción en particular. El tema, titulado “hacete viejo conmigo” lo había escrito John Lennon para Yoko Ono. El baterista decidió agregarle la música y, según sus palabras, dio lo mejor de él para que John estuviese orgulloso.

Aunque en este disco no solo hay una canción de Lennon. Sino que Starr preguntó a Paul McCartney si quería colaborar, a lo que Macca, por supuesto, accedió, y agregó el bajo y algunos coros a la canción de John. Ringo estaba contentísimo con el resultado, pero su ingeniero de sonido decidió ir más allá, y en el momento de agregar los arreglos de guitarra, intervino con unos acordes de “Here comes the sun”. Así que de alguna manera, es casi casi como si los Fab Four volviesen a estar juntos.

El disco ya está también disponible en plataformas digitales, pero no es la única novedad que tenemos. Este mes también se publicó el nuevo libro del baterista beatle “Another Day in the Life”, que muestra imágenes, fotografías y palabras de Ringo sobre el amor, la música, los viajes y la naturaleza. Al igual que Paul McCartney, siempre tienen novedades: giras, recitales especiales, libros, ediciones de colección de álbumes, y también una gran presencia en las redes sociales.

El disco salió con todo: en la página oficial del ex beatle encontramos todo tipo de merchandising relacionado, ilustrado con su característica estrella.

Continuar Leyendo

LAS MÁS LEIDAS