Seguinos en

Discos

Freddie Mercury – Messenger of the Gods: The Singles Collection

Publicado

el

Calificación: 6 puntos.

freddie-mercurySabido es que la breve carrera solista de Freddie Mercury distó mucho de acercarse a la de Queen en cuanto a éxito comercial o artístico. Eso sí, gustos aparte, no dejaba de ser loable el deseo del majestuoso cantante de separar el sonido de su música “solo” con respecto al que ejecutaba con el cuarteto que lo unía a Brian May, Roger Taylor y John Deacon. De hecho, cuando podemos encontrar alguna semejanza en algún single o en su disco Mr. Bad Guy (1985) es para equipararla con momentos de Hot Space (1982), justamente lo más flojito de La Reina Del Rock Británico. Era como si esos en momentos de su vida Mercury haya decidido relajarse y aspirar más a divertirse que a complicarse con presiones como las que había en una banda tan enorme, ya con bastantes diferencias artísticas internas debido al rumbo tomado en aquella flojita entrega del año 82 . Por otra parte, y como demuestra su proyecto Barcelona (1988) con la soprano española Montserrat Caballé  -segundo y último álbum por fuera de su famoso grupo-, también se daba algunos pomposos gustos, como poder dar rienda suelta a su amor por la ópera junto a una idolatrada figura externa a sus habituales compañeros de ruta.

Messenger of the Gods: The Singles Collection compila los lados A y B de sus simples lanzados entre 1973 y 1993 (ya post-mortem), incluyendo la “rareza” de los dos temas grabados por el cantante junto a May y Taylor con el seudónimo de Larry Lurex (“I Can Hear Music y Goin´Back“) justito antes de la edición del LP debut de Queen. Este compilado, lanzado el pasado dos de setiembre -tres días antes del aniversario en que hubiera cumplido 70 años-, llega en formato de doble compact disc y con un ordenamiento claro: el disco 1 reúne los lados principales de cada sencillo y el disco 2, -por lejos el menos memorable- los lados B.

El asunto es que, por más loable que fuera la intención de Mercury de hacer lo que se le cantaba –valga la referencia fácil-, no implica que todo debía gustarnos a todos. A lo largo de las veinticinco canciones de la colección –que incluye tres versiones (uffff) de su hit más exitoso, “Living On My Own” – en más de una oportunidad uno se pone a pensar si para algunas grabaciones era necesario ser tan kitsch. La respuesta es sencilla: así era él.

Estribillos pegadizos algo bizarros (como el dee do de de, dee do de de que nos suena como un tirolé-o, tirolé-o) causan un poquito de escozor ajeno y pululan por ambos cds. El tracklist del álbum que flota entre lo bolichero más berreta que elegante, algún cover muy bien logrado (“The Great Pretender, momentos de “Time” o “In My Defense), canciones que cumplen su cometido –como el “Love Kills” junto a Giorgio Moroder– y el sueño clásico cumplido del “crossover” rock-ópera junto a su admirada Caballé,  por un lado muestra lo versátil que era el artista –ni hablar si le sumáramos sus gemas con Queen– pero por el otro muestra una incongruencia que por momentos incomoda.

Por supuesto, Freddie deseaba sinceramente ser muy exitoso también fuera de su banda. Pero si había comentarios adversos, éstos no le impidieron continuar con algunas melodías banales que son las que muchas veces y con muchos artistas y pasados los años, uno termina encontrándoles un gustito adobado por la nostalgia. En este caso y puesto un tema detrás del otro, no siempre resulta bien.

Freddie Mercury vivió una vida única y como dice su canción, la vivió a su manera. La vivió con excesos y excentricidades, y su carrera solista fue eso: una sucesión de capítulos que no garantizaban que más allá de divertidos, fueran todos de buen gusto. Algunas fiestitas organizadas por el querido Freddie, por ejemplo en Munich para su cumpleaños 39 –base de su videoclip para la citada “Living On My Own“- dan fe de esto y algunas canciones de esta colección –más allá de los aciertos aquí presentes-, también.

[post_view]

Continuar Leyendo
Click para comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Discos

Blossoms – “Cool Like You “

La banda de Manchester lanzó su segundo trabajo discográfico luego de presentar por casi dos años su disco debut, desde el los pubs de su Stockport natal hasta los grandes festivales del verano europeo.

Publicado

el

El segundo disco del quinteto generó una gran expectativa. Suele pasar cuando un debut es tan sólido como lo fue el disco homónimo lanzado en 2015. Ese primer trabajo contenía una catarata de hits que posicionó a la banda como la nueva gran cosa salida del semillero de Manchester. Fieles a la tradición de esa ciudad tan musical, la espera para sus shows fluía con una lista con lo mejor de su tierra: The Stone Roses, Electronic, New Order, The Smiths.

Cool Like You, el nuevo disco, tiene una colección de canciones igual de llamativas con un sonido más definido, la banda va encontrando su propio lenguaje y deja de ser un entramado de referencias para encontrar su identidad.

“There’s A Reason Why (I Never Retuned Your Calls) y “I Can’t Stand It” abren el disco con ganas de sonar en las radios y seguir construyendo su carrera a base de canciones producidas para llamar la atención. El video de la primera nos muestra a los jóvenes integrantes de Blossoms de gira por oriente, viviendo todo ese encantamiento de cada banda británica que va a Japón. El tema que da título al disco es el más electrónico y completa la paleta de lo que pueden ofrecer: algo indie, algo más clásico y algo que coquetea con la pista de baile.

“Unfaithful” suma groove, “How Long Will This Last?”, tercer corte del disco, vuelve a la balada de temática amorosa y el tempo bailable vuelve a subir con “I Just Imagined You”.

La edición deluxe que se puede escuchar en Spotify y otras plataformas de streaming tiene una segunda versión del disco con la misma cantidad de canciones, en el mismo orden, pero en formato acústico. Este bonus permite disfrutar las canciones desnudas y comprobar que ninguna se sostuvo en la parafernalia de la producción pop para justificar su lugar en el tracklist. Destaca la canción de cierre del disco: “Love Talk”, un momento que potencia su intimidad en esta versión despojada.

Continuar Leyendo

Discos

Uno Dos Tres 14: El disco argentino tributo a U2

Se trata de un homenaje realizado por distintos artistas a los casi cuarenta años de carrera de U2.

Publicado

el

Por

Se presentó el tercer álbum homenaje realizado por Discos Perfectos y está conformado por 12 artistas de diversos puntos de la Argentina que hacen covers de algunas de las canciones más celebres del cuarteto irlandés con la premisa de jugar, de adueñarse de una obra profundamente arraigada en el inconsciente colectivo para animarse a reformularla utilizando y maximiznado los recursos disponibles.

Uno, dos, tres, 14 va de grabaciones en estudio y perfil alto como la versión de Ramiro Abrevaya a registros casi caseros, íntimos, rozando el low fi, como el que ejecuta Shura Multivac. Una apasionante muestra de amor hacia los autores del conteo en español más bizarro de la historia.

No hay texto alternativo automático disponible.

Discos Perfectos nació como un blog en agosto de 2010 ideado por el periodista Fernando Cárdenas. Un intento por descubrir, difundir y compartir música, desde el mainstream hasta todas aquellas propuestas alejadas de los grandes radares. Ese trabajo de búsqueda constante derivó en la publicación de varios compilados que contienen las canciones de los más diversos artistas independientes y en la producción de dos discos tributo de íconos como lo son David Bowie y Gustavo Cerati.

La lista de canciones

  1. Ramiro Abrevaya – Lo que busco (I still haven’t found what i’m looking for)
  2. Azcurra – With or without you
  3. The Kavanaghs – Stuck In A Moment You Can’t Get Out Of
  4. Full Chamba – Running to Stand Still
  5. Leo Acevedo – Desire
  6. Fede Cabral – All I want is you
  7. Idílica – Where the streets have no name
  8. Shura Multivac – One tree hill
  9. Quinta – Stay (faraway, so close)
  10. Apolo Beat – La cosa más dulce
  11. Lautremont – Hold Me, Thrill Me, Kiss Me, Kill Me
  12. Rudy – With or without you
  13. Leo Acevedo – Until the end of the world

El disco completo puede escucharse acá.

Continuar Leyendo

Discos

THE NOW NOW: El nuevo disco de Gorillaz

Gorillaz presentó su sexto disco sin grandes novedades, con la clara intención de conformar a los oyentes. ¿Lo logra?

Publicado

el

El sexto disco de Gorillaz fue, desde un principio, presentado como una especie de bonus track extendido de Humanz y, al mismo tiempo, como un consuelo para aquellos fans que se sentían decepcionados por la poca presencia de Damon Albarn en el último lanzamiento. Y en ese sentido, Gorillaz cumplió. Sí, 2D canta todo el tiempo y suena mucho más al Gorillaz clásico. Si, se nota esta mas trabajado que The Fall y ya lo sabíamos hace tiempo. Ahora viendo el resultado afirmamos que The Now Now es un disco sin mucho que decir.

Humanz, con todos sus excesos y carencias, es un disco con personalidad. Y, al igual que los anteriores de la banda, presenta algún tipo de historia o concepto (en el caso de Humanz, una fiesta pre-apocalíptica). A excepción de algunas tímidas referencias a política internacional en “Humility”, The Now Now carece de la crítica social de Plastic Beach y Humanz, pero tampoco tiene la mitología del primer disco y Demon Dayz. Las únicas temáticas que recorren las canciones (sensaciones de soledad y alienación, mezcladas con una vaga esperanza) representan una introspección mas esperable de un disco solista de Albarn. Al final del día, el nuevo longplay se alinea junto a The Fall, un disco compuesto durante una gira que, en este caso, sirve como excusa para seguir de gira durante un año más. Una mirada pesimista lo vería como un cash-grab de Damon.

A pesar de las temáticas ya nombradas, The Now Now es mucho más optimista que Humanz. El apocalipsis quedó atrás, y ahora 2D canta sobre el “nuevo mundo” y “sobre dejar el aislamiento” (hablando específicamente a las letras de “One Percent” y “Humility”). El disco tiene un sonido mucho más coherente y continuo que los anteriores LPs de la banda, sin demasiado espacio para la experimentación y para la mezcla de géneros. La música se reduce a sintetizadores y beats eléctricos (y la divertida guitarra de George Benson en el primer tema), pareciendo en muchos sentidos una versión minimalista de Plastic Beach.

A grandes rasgos, las canciones son buenas.  “Humility”, “Hollywood”, “Sorcererz” y “Magic City” son las estrellas del disco. “Idaho” suena muy a algo salido de The Fall. “Fire Flies” y “One Percent” recuerdan a “Andromeda” y “Busted and Blue” (de Humanz). “Lake Zurich” es un bonito intervalo que por momentos suena a LCD Soundsystem. Aunque no me parece justo hablar de relleno, sí se puede señalar a “Tranz”, “Kansas” y “Souk Eye” como los temas menos destacables del disco.

The Now Now es un disco entretenido que no va a ganar nuevos adeptos a Gorillaz ni tampoco tiene grandes novedades que ofrecer a sus fanáticos. A decir verdad, parece el primer disco de Gorillaz dirigido hacia los “fans nostálgicos”, e incluso puede pasar como un disco demagogo. Es divertido, alegre y muy fácil de digerir, estando marcado por la presencia central de Damon y una producción prolija. Aquellos que no disfrutaron de Humanz, posiblemente encuentren en The Now Now lo que les faltó el año pasado.

A dieciocho años de la salida de “Tomorrow Comes Today”, Damon Albarn tiene derecho a hacer lo que quiera con su proyecto más preciado y The Now Now es una buena noticia para cualquier amante de Gorillaz (o para cualquier melómano con ganas de escuchar algo bueno).

Eso sí,  todos vamos a esperar que el inevitable octavo disco sea más sorprendente y ambicioso, después de este agradable trip nostálgico que representa The Now Now.

Continuar Leyendo
Ad Banner 300 x 250

LAS MÁS LEIDAS