Seguinos en

Discos

El menor de los Gallagher sigue buscando su propia voz

Una aproximación al último disco solista del ex Oasis: “Why Me? Why Not”.

Publicado

el

En los últimos años las noticias sobre Liam Gallagher estaban más vinculadas con escándalos y problemas personales que con la música en sí. A sus clásicas declaraciones a la prensa se le sumó su incendiaria actividad en las redes sociales, confrontando con todos y con todo, pero siempre reservándole un lugar privilegiado, obviamente, a su hermano Noel. Por eso es refrescante cuando la novedad está relacionada con lo musical, algo que el ex Oasis por momentos parece olvidar.

Después de un debut solista errático en 2017 con “As You Were”, Liam encuentra –sólo por momentos– un camino más certero y decide alejarse de la soberbia y la pose altanera, eso que es su marca registrada, para mostrarse vulnerable, honesto con lo que le pasa internamente y reflexivo, a través de las líricas, acerca de las relaciones personales que lo han traído hasta acá. Y acá es “Why Me? Why Not.”, un nuevo disco, con los mismos vicios beatlescos de siempre, pero exhibiendo algunas puntas de un futuro más claro, o por lo menos más relajado, a la hora de componer canciones.

“Shockwave” es un comienzo engañoso. Su intro, con un riff de guitarra garagero muy marcado y la aparición sorpresiva de una armónica, lo sitúa a Liam en un descapotable a toda velocidad por una ruta californiana, bien a lo Black Rebel Motorcycle Club, con la campera de cuero y todo. Pero eso cambia de inmediato con un estribillo más pop y melódico, y por lo tanto cualquier posibilidad de sonido estrictamente rockero en el álbum queda sólo como un rastro perdido en esta primera canción.

Su obsesión con los Fab Four se profundiza en este trabajo con canciones como “Once” (el sonido y la manera de cantar al estilo John Lennon es evidente y le sale bien), “Alright Now” (el resultado acá ya no es el mismo y la idea queda trunca como un mal homenaje), “Meadow” (mientras Liam canta de manera intimista, la melodía y el slide de guitarra citan a George Harrison) o “Halo” (un piano al frente de cruza beatle-stone que combina –o mezcla– “Back in the U.S.S.R.” y “Let’s Spend the Night Together”).

A lo largo del álbum también aparecen algunas dedicatorias explícitas. En “Now That I’ve Found You” la destinataria es su hija Molly Moorish, con quien entabló contacto cuando ella cumplió 21 años. Su melodía de pop optimista demuestra lo feliz que está Liam de haberla conocido: “And I know it’s late for lullabies/ But the future’s yours and mine/ Now and forevermore”. En “One of Us” el mensaje es directo: C’mon, I know you want more/ C’mon and open your door/ After it all you’ll find out/ You were always one of us”. Teléfono para Noel.

La canción que le da título al álbum probablemente sea la más radiable –o youtubeable– de este trabajo, con un comienzo a midtempo que va creciendo en épica a medida que las líneas de cuerdas le agregan dramatismo a la melodía cantada por Liam. “Be Still” y “The River”, ambas canciones con ciertas pretensiones rockeras que no terminan de definir su rumbo, podrían formar parte de algún disco de Beady Eye, ya que en las dos se utiliza una fórmula que parece demasiado gastada para Liam, quien últimamente encuentra mejores resultados cuando va directo al pop de guitarras melódicas.

“Gone” es la canción que cierra el disco: una suerte de western con orquesta y voces fantasmales de fondo para que el héroe se despida montado arriba de su caballo y los créditos de la película aparezcan lentamente en pantalla. Si As You Were fue un primer paso en falso en la carrera solista de Liam, en “Why Me? Why Not” encuentra algunas certezas pero sigue quedándose a mitad de camino. Lejos de los aires de estrella de rock arrogante que siempre lo guiaron, hoy se anima a demostrar una cara más íntima y familiar, pero todavía jugando a lo seguro.

 

Puntuación: 6

Discos

El nuevo disco y merchandising de Ringo Starr

¿Cómo se llama el baterista de Los Beatles? Desde el 25 de octubre tenemos nuevo álbum del ex beatle Ringo Starr. Se llama What’s my name, que también coincide con el título de uno de los temas principales.

Publicado

el

Ringo Starr lanza su vigésimo álbum como solista, obra que grabó en su casa donde tiene su estudio privado, y cuenta con la presencia de su All-Star Band: nombres grandes del rock como Steve Lukather, quien fue parte de álbumes de Toto o Michael Jackson, o Colin Hay, de Men at work. Ringo prefiere el estudio de su casa porque dice estar ya cansado de estar separado de los que lo visitan cuando graban, así que su estudio casero y profesional no tiene vidrio que separe las consolas del estudio en sí.

Pero este disco tiene algo todavía más especial. Se trata de la canción “Grow old with me”, una canción que John Lennon no había terminado de escribir. Todo empezó con las no tan conocidas ‘Bermuda Tapes’, unas demos del lider de los de Liverpool que grabó casi llegando a la década de los 80′. Ringo no conocía ese material, y cuando lo escuchó se quedó enganchado con esa canción en particular. El tema, titulado “hacete viejo conmigo” lo había escrito John Lennon para Yoko Ono. El baterista decidió agregarle la música y, según sus palabras, dio lo mejor de él para que John estuviese orgulloso.

Aunque en este disco no solo hay una canción de Lennon. Sino que Starr preguntó a Paul McCartney si quería colaborar, a lo que Macca, por supuesto, accedió, y agregó el bajo y algunos coros a la canción de John. Ringo estaba contentísimo con el resultado, pero su ingeniero de sonido decidió ir más allá, y en el momento de agregar los arreglos de guitarra, intervino con unos acordes de “Here comes the sun”. Así que de alguna manera, es casi casi como si los Fab Four volviesen a estar juntos.

El disco ya está también disponible en plataformas digitales, pero no es la única novedad que tenemos. Este mes también se publicó el nuevo libro del baterista beatle “Another Day in the Life”, que muestra imágenes, fotografías y palabras de Ringo sobre el amor, la música, los viajes y la naturaleza. Al igual que Paul McCartney, siempre tienen novedades: giras, recitales especiales, libros, ediciones de colección de álbumes, y también una gran presencia en las redes sociales.

El disco salió con todo: en la página oficial del ex beatle encontramos todo tipo de merchandising relacionado, ilustrado con su característica estrella.

Continuar Leyendo

Discos

The Beatles lanzará el box set de vinilos “The Singles Collection”

Saldrá en noviembre con con todos los singles que The Beatles lanzó en UK.

Publicado

el

Por

A través de sus medios oficiales  The Beatles  anunció para el 22 de noviembre el lanzamiento de “The Singles Collection”, un box set de vinilos que incluye todos los singles que la banda estrenó en el Reino Unido entre 1962 y 1970.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

THE BEATLES: THE SINGLES COLLECTION LIMITED EDITION COLLECTION OF NEWLY REMASTERED SEVEN-INCH VINYL SINGLES We are proud to announce the release of this collectible box set presenting 46 tracks on 23 7-inch vinyl singles, in faithfully reproduced international picture sleeves, accompanied by a 40-page booklet with photos, ephemera, and detailed essays by Beatles historian Kevin Howlett. These singles, plus an exclusive new double A-side single for the mid-1990s-issued tracks “Free As A Bird” and “Real Love,” are newly remastered from their original multi-track master tapes and cut for vinyl at Abbey Road Studios for a new limited edition boxed set. The Singles Collection will be released worldwide on November 22 by Apple Corps Ltd./Capitol/UMe. Pre-order at http://thebeatles.lnk.to/SinglesCollection2019 #beatlessingles

Una publicación compartida por The Beatles (@thebeatles) el

Se trata de 46 canciones del periodo más exitoso del cuarteto de Liverpool , desde 1962 hasta 1970, que estarán ilustradas con el arte original de cada una en alguna de sus versiones internacionales como Estados Unidos, Noruega, Austria, Holanda, Suecia, Chile y Argentina, entre otros.

Asimismo estarán presentes los sencillos de ‘Free As a Bird’ / ‘Real Love’, que fueron editados en los 90’s  y formaron parte del “Anthology”.

Esta es la lista completa de vinilos:

1962 arte: Estados Unidos
A:  ‘Love Me Do’
B:  ‘P. S. I Love You’

1963 arte: Italia
A:  ‘Please Please Me’
B:  ‘Ask Me Why’

1963 arte: Noruega
A:  ‘From Me To You’
B:  ‘Thank You Girl’

1963 arte: Grecia
A:  ‘She Loves You’
B:  ‘I’ll Get You’

1963 arte: Chile
A:  ‘I Want To Hold Your Hand’
B:  ‘This Boy’

1964 arte: Austria
A:  ‘Can’t Buy Me Love’
B:  ‘You Can’t Do That’

1964 arte: Holanda
A:  ‘A Hard Day’s Night’
B:  ‘Things We Said Today’

1964 arte: Suecia
A:  ‘I Feel Fine’
B:  ‘She’s A Woman’

1965 arte: España
A:  ‘Ticket To Ride’
B:  ‘Yes It Is’

1965 arte: Bélgica
A:  ‘Help!’
B:  ‘I’m Down’

1965 arte: Francia
A:  ‘We Can Work It Out’
A:  ‘Day Tripper’

1966 arte: Turquía
A:  ‘Paperback Writer’
B:  ‘Rain’

1966 arte: Argentina
A:  ‘Eleanor Rigby’
A:  ‘Yellow Submarine’

1967 arte: Australia
A:  ‘Strawberry Fields Forever’
A:  ‘Penny Lane’

1967 arte: Alemania Oriental
A:  ‘All You Need Is Love’
B:  ‘Baby, You’re A Rich Man’

1967 arte: México
A:  ‘Hello, Goodbye’
B:  ‘I Am The Walrus’

1968 arte: Japón
A:  ‘Lady Madonna’
B:  ‘The Inner Light’

1968 arte: Sudáfrica
A:  ‘Hey Jude’
B:  ‘Revolution’

1969 arte: Dinamarca
A:  ‘Get Back’
B:  ‘Don’t Let Me Down’

1969 arte: Portugal
A:  ‘The Ballad Of John And Yoko’
B:  ‘Old Brown Shoe’

1969 arte: Israel
A:  ‘Something’
B:  ‘Come Together’

1970 arte: Reino Unido
A:  ‘Let It Be’
B:  ‘You Know My Name (Look Up The Number)’

1995 / 1996 arte: mundial
A:  ‘Free As A Bird’ [1995] A:  ‘Real Love’ [1996]

Continuar Leyendo

Discos

#DiscosFundamentales: Morrissey con YOU ARE THE QUARRY

Golpeando las puertas del mainstream.

Publicado

el

Los fans de The Smiths de la vieja guardia, los que andamos pisando las cinco décadas y escuchábamos a la banda en tiempo real allá por la segunda mitad de los ochentas, luego del forzado por las circunstancias debut de “Morrissey Viva Hate” -una exquisita y sorprendente ópera prima- vimos como en la década siguiente nuestro retorcido antihéroe se debatía entre algunos trabajos irregulares y otros muy contundentes, escándalos mediáticos de grueso calibre (el festival Madstock en Finsbury Park acompañando a Madness, el juicio por regalías a cargo de Mike Joyce), hasta llegar a un largo exilio californiano, acompañado por siete años de silencio discográfico.

El lapso posterior a “Maladjusted” (1997) fue extenso y misterioso, interrumpido por una inesperada gira por Latinoamérica en el 2000 que lo depositó, para nuestra locura y por primera vez en Argentina, en el estadio Luna Park un 30 de Marzo. En ese hiato de siete años, en el que Moz no tuvo un sello discográfico que quisiese editarlo y del cual sólo salía a tocar de manera selectiva con su grupo, algo tiene que haber ocurrido en su mente de nihilista contradictorio, de outsider resentido, de eterno relegado por la humanidad.

En 2004 y para nuestra absoluta perplejidad, la de sus fans más acérrimos, ya acostumbrados a adorar a un artista que se autoboicoteaba con orgullo, no daba entrevistas por su odio a la prensa, detestaba los videoclips, no le gustaba mucho salir de gira o suspendía a sus anchas, el hombre sin nombre anunciaba su vuelta al ruedo con nuevo LP y un operativo de marketing propio del nuevo milenio. Reportajes sonrientes, apariciones televisivas fulgurantes, gira por USA y resto del mundo, y un regreso triunfal a Manchester tras 12 años sin pisar su propio barrio, para un concierto multitudinario justo el día de su cumpleaños número 45. Todo lucía tan febril como irreal, parecía planificado por una mente calculadora y brillante.

¿Qué fue lo que ocurrió para que todo este milagro impensado tomase forma? Casi simple y elemental: su nuevo sello discográfico, Sanctuary Records, inteligentemente no sólo le puso el dinero arriba de la mesa para editarlo, sino que decidió masajear su enorme ego y le planteó una nueva estrategia de posicionamiento como artista. Morrissey debía ocupar un espacio de elegido, de crooner moderno que vuelve renovado y con otro sonido, y con claras intenciones de que las nuevas generaciones también sepan de su leyenda. Y todo eso, sazonado con un jugoso puñado de grandes canciones.

Hubo también una decisión muy importante que fue mérito del propio Moz: este disco de regreso debía sonar distinto a todo lo hecho anteriormente, y ese sello de distinción se lo dio la elección de Jerry Finn como productor (Rancid, Green Day, Blink 182, Offspring, Bad Religion), quien hizo de “You Are The Quarry” una muestra de modernidad sorprendente. El LP suena todavía hoy contemporáneo y poderoso, con su voz pristina bien al frente, las guitarras solventes de sus dos songwriters (el correcto Boz Boorer y un descollante Alain Whyte), bases preseteadas con buen gusto, arreglos sutiles, algunos otros chiches de cosa nueva. La jugada de Finn como productor fue uno de los grandes logros del regreso del mancuniano a las bateas, algo que repitió unos años después, también con éxito, en “Years Of Refusal” (2009).

Todo lo que vino después es historia más o menos conocida. El disco fue un éxito en ventas (puesto #2 en el UK chart) y tuvo muy buenas críticas por parte de la prensa. Morrissey se presentó en televisión a tocarlo en vivo en muchas oportunidades (imperdibles las de Jimmy Kimmel, que terminaron siendo parte del DVD de la edición especial), su concierto en el legendario Earls Court de Londres fue disco oficial al año siguiente, su show de regreso a Manchester se transformó en “Who Put The M in Manchester?”, su enorme DVD testimonial. Además, el LP tuvo una edición extra De Luxe sin desperdicios (vaya paradoja con una nueva gran contradicción, para quien lea la vieja letra de “Paint a Vulgar Picture”), fue headliner en Glastonbury de ese año y en casi todos los festivales de Europa, su gira latinoamericana lo depositó como máxima estrella en la primera edición del Personal Fest argentino, el 5 de noviembre de 2004.

El discazo “You Are The Quarry” transformó a “Irish Blood”, “English Heart”, “The First Of The Gang To Die”, “Let Me Kiss You”, “I Have Forgiven Jesus”, y “I Like You” en himnos totales, canciones que siempre estarán entre las elegidas por sus fans como de las mejores de su carrera solista. Desde lo lírico, Moz atiende sin turno a todos y todas: a USA y su avidez por tierras y recursos, a los políticos británicos y la Realeza (por supuesto), a la iglesia católica y sus manipulaciones de mentes, a las discográficas y la prensa escrita (no podía fallar), a Dios y María Santísima. Como un adelantado en la materia, insta a las mujeres a dejar de ser esclavas de sus hombres y liberarse del patriarcado, se flagela con ironía y se autovenera, homenajea a su barrio preferido de Londres con una hermosa viñeta urbana. Un trabajo apuntado a penetrar en el mainstream pero desde el camino más empinado, desde la polémica y la incomodidad, como no podía ser de otro modo viniendo de un artista tan complejo y difícil de llevar.

Esto ocurrió de forma inesperada en Mayo de 2004, planificado puntillosamente por artista y sello, para sorpresa y beneplácito de los amantes de la música. “You Are The Quarry”, con su arte de tapa amenazante y su título autorreferencialmente mordaz, transformó a Moz en una figura mundial que siempre es noticia, le sumó millones de nuevos fans en todos los rincones del planeta. Pero antes de este Disco Fundamental, nosotros, sus extremos seguidores de la vieja época, la teníamos bastante compleja y parafraseando el título del LP, éramos una presa fácil. Ya no parecía ser necesario explicar porqué escuchabas a Morrissey. Este fue el camino de la resurrección definitiva de un artista tan obstinado como irrepetible.

Continuar Leyendo

LAS MÁS LEIDAS