Seguinos en

Libros

“Diarios de bicicleta” de David Byrne

Las ciudades son más que la cartografía plana y luminosa que ofrece Google Maps, son un registro antropológico de su población, un relato móvil que se articula en la fisonomía de sus casas, en la arquitectura de sus edificios, en su red vial, en los rasgos que le imprime su historia.

Publicado

el

David Byrne nos invita a un recorrido que utiliza como disparador su derrotero en bicicleta por diferentes ciudades del mundo pero que se irradia hacia su pensamiento sobre arte,  moda, sociedad, política. El ciclista está en perpetuo asombro, en estado de reflexión, de pregunta, nada es definitivo, nada se clausura.

El libro – diario – blog le permite a su autor llevar al papel su experiencia a bordo del medio de transporte más utilizado en el mundo, desde un punto de vista que él caracteriza como; “más rápido que a pie, más lento que en tren, a menudo más alto que una persona”. Con este gran angular atraviesa ciudades heterogéneas como Berlín, Estambul, San Francisco y Londres entre otras.

Con o sin planeamiento, los territorios que recorre el autor hablan de una intención original que quizás nunca se concreta, un work in progress dilatado que obedece a leyes más enigmáticas que las del autocad y la maqueta, sujeto antes al capricho de su gente que a las lógicas ingenieriles.

La narración suele describir las delicias y desventuras propias del tránsito de cada metrópoli, las bondades y desafíos de sus geografías, las dichas y adversidades de sus climas, luego establece puntos de contacto entre Byrne y los artistas locales para, por fin, devenir en ensayo sobre la condición urbana de los siglos XX y XXI.

El capítulo de Buenos Aires es ilustrativo de cuán pintorescos somos desde la perspectiva que brindan las dos ruedas. Aquí detentamos la avenida más ancha del mundo, el argot al revés, nuestros cementerio icónicos, la festividad de San Cayetano, la vida nocturna y un espectro de músicos entre quienes se nombra a: Diego Frenkel, Juana Molina, Charly García y León Gieco. La perla es la foto de Cristina con Mercedes Sosa.

Como curiosidad, el libro contiene un apéndice con recomendaciones para ciclistas sobre temas como seguridad, indumentaria y mantenimiento y originales diseños para puntos de anclaje de bicicletas en Nueva York, esto lo transforma en un hallazgo imperdible para quienes pretenden salir a rodar por el planeta siguiendo la pista del autor.

Así como los revolucionarios de los sesenta pensaron que el mundo podía conquistarse sobre una motocicleta, los ecologistas de este milenio pretenden emularlos sobre sus bicis. En este sentido y más allá de las razones prácticas que Byrne argumente para su elección, lo reconocemos como adelantado.

Continuar Leyendo
Click para comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Libros

Uniendo Fisuras, el libro de Diego Giordano sobre Soda Stereo

Signos y la consagración continental de la banda.

Publicado

el

Llega a las librerías otra edición de la colección Vademécum que suele focalizar en la historia de algún disco del rock argentino (cuentan con trabajos sobre Yendo de la cama al living y El Jardín de los presentes). Esta vez es el turno de Uniendo Fisuras, ejemplar escrito por Diego Giordano que toma como eje vertebrador a Signos (1986) de Soda Stereo, álbum que significó un verdadero parteaguas en la biografía del trío.

Con prólogo del músico y colaborador de Soda, Fernando Samalea, en sus páginas encontramos la ya archi conocida historia de la banda de Cerati, Bosio y Alberti en sus inicios en el under porteño y su posterior escalada a la masividad latinoamericana promediando la década del ’80. Se recogen testimonios exclusivos de gente habitué en los recuerdos de aquellos tiempos: Richard Coleman, Fabián “Zorrito” Quintiero o Adrián Taverna, entre otros. Pero también aparecen las palabras de periodistas y analistas como Norberto Cambiasso, Pablo Schanton o Eduardo Berti que van pintando un fresco de época con escenas, influencias y conexiones nacionales, continentales y mundiales.

Resultado de imagen para uniendo figuras soda stereo

De manera atinada, este libro cuenta con un ineludible capítulo donde, con sus respectivos Lado A y Lado B, Giordano repasa al detalle canción por canción y analiza cómo están estructuradas, cómo fueron compuestas, cómo fueron grabadas, con qué equipos, sus participantes y sus (¡oh, polémica!) créditos.

Interesante publicación que entre sus páginas aporta algunos datos poco conocidos, como aquel que revela que Soda Stereo (y otros tantos grupos argentinos de la época) tenían grandes problemas para cobrar los derechos de autor generados en el exterior provenientes de ventas de discos, tickets y difusión radial. Una persona importante para resolver esas dificultades fue Juan José Cerati, padre de Gustavo… ¿Cómo lo solucionó? Esa historia y muchas más las encuentran en Uniendo Fisuras.

Continuar Leyendo

Libros

“Por qué escuchamos a Led Zeppelin”

Reflexiones y digresiones sobre las razones de escuchar la canción que sigue siendo la misma en el libro de Luis Sagasti (Gourmet musical, 2019).

Publicado

el

 Por qué escuchamos es una colección que busca ahondar en los motivos por los que algunos artistas – de diversos géneros, orígenes y épocas- se vuelven esenciales, indiscutibles, verdaderamente únicos, más allá de los caprichos y vaivenes del mercado musical. En este caso, el escritor Luis Sagasti examina la obra de Led Zeppelin situando variados parámetros que van desde vivencias personales como el ritual colectivo de ver una película en su juventud; hasta el entrecruzamiento de artes trayendo elementos de análisis de otras ramas como, por ejemplo, lo pictórico con Henri Matisse.

Unas de las respuestas principales a la pregunta de tapa es quizás la más obvia: Escuchamos a Led Zeppelin por la solidez y coherencia de su obra. En este ensayo se ubica al núcleo que va desde el primer disco homónimo de 1969 hasta el doble Physical Graffiti (1975), como el período de madurez creativa que todo gran artista transita para alcanzar la trascendencia. En la homologación, el autor acerca otros ejemplos de adultez compositiva provenientes de otros mundos artísticos: Como Borges con el trayecto que va de Historia Universal de la Infamia (1935) hasta El Aleph (1949), Pink Floyd desde The Dark Side of the Moon hasta The Wall, o Los Beatles principalmente de Rubber Soul hasta Abbey Road.

También ubica en tiempo y espacio al Zeppelin primigenio que en épocas fundacionales tenía dos opciones claras para elegir el rumbo musical: o tomaba los senderos de lo experimental que desembocarían en el rock progresivo y/o sinfónico; o reforzaba los lazos fundamentales del blues y el rock and roll para, a partir de ahí, crear nueva obra. La banda inglesa optó por este último camino y se ancló en el refuerzo de lo primitivo con el riff como piedra de toque. Lejos de minimizar ese gesto, se enfatiza que el hecho de crear canciones a partir de riffs presupone a priori un campo de acción acotado; pero se realza aquí que Led Zeppelin tuvo la inteligencia de no caer en la redundancia como otros ejemplos contemporáneos.

Es muy enriquecedor que el escritor apele también a analizar la música de Zeppelin utilizando lenguajes de otras artes que disten de los elementos que contiene el estudio musical propiamente dicho. Ya sea porque no se reconozca especialista en musicología, o porque quiera aportar materiales nuevos, utilizar ese recurso aporta nuevas miradas que nutren el análisis de las canciones de Plant, Page y compañía. Por ejemplo: Como si fueran una pintura de Matisse y su trabajo de difuminación con el color, entre sus páginas se buscan equivalencias en el gesto de cómo en muchas canciones de Zeppelin figura y fondo se entremezclan.

En definitiva, un libro muy interesante con varias observaciones sobre una banda fundamental de la historia del rock en general, pero también muy importante para la historia y la cultura rock argentina. Las herramientas diversas y particulares que Sagasti utiliza vienen a asentar nutridos elementos apreciativos para responder a la pregunta global de “¿Por qué escuchamos a Led Zeppelin?”; pero fundamentalmente a la pregunta local de: ¿Por qué los escuchamos desde este sur del mundo? Las páginas de este libro desentrañan algunas respuestas.

Podés escuchar la playlist haciendo click acá.

 

 

Continuar Leyendo

Libros

La Lengua Universal, el libro Stone de Juan Cruz Revello

Páginas con historias de fans de los Rolling Stones alrededor del mundo.

Publicado

el

Escrito por el periodista rosarino Juan Cruz Revello, este libro es una cabal muestra del amor incondicional por una banda de rock, en este caso por la más longeva de todas. Quienes son fans de algún grupo saben de las variadas historias que se tejen entre sus comunidades, formando grandes familias donde se suelen incluir lazos de solidaridad. Este libro abunda en las relaciones que ocurren en el particular asunto con los Rolling Stones.

Cuenta con testimonios de admiradores de más de 30 países e incorpora a todo tipo de amante de la obra de Jagger/Richards y compañía: desde la señora que ya vio más de 500 shows a lo largo del mundo, hasta los que tienen gran idolatría pero aún no han podido acceder a un recital de Sus Majestades Satánicas. Fans que pueden diferenciarse por muchas características, pero que comparten una que es la admiración por los Stones.

Si bien los textos abordan historias mundiales, es un trabajo escrito desde Argentina y por eso no podía faltar el análisis de la particular pasión local por los Rolling. Si bien ese relato puede quizás ser visto como un chauvinismo barato, aquí se revela la valoración al público argentino con la que desde muchas partes del mundo nos miran; ya que fue el que le inyectó nuevos devotos y sangre joven a la banda en un momento de renacimiento a mediados de los ‘90. No en todos lados del mundo el público que va a ver a los Stones es tan joven. El caso testigo es el testimonio de un esloveno apasionado por nuestra efusión, que anda por los recitales con una remera que tiene impresa la imagen de su entrada para un show en Argentina… ¡Al que no pudo asistir por demoras en la entrega del ticket!

La Lengua Universal incluye otras anécdotas llamativas como la procesión (con roces de calvario) que unos rosarinos emprendieron a Rio de Janeiro en 2006 para estar en el recital más multitudinario de la historia de la banda. Rarezas como las de un seguidor italiano que se coló al casamiento de Bill Wyman vestido de mozo. O particularidades como la de un fan que siempre anda con vinilos en la mochila por si, en una de esas casualidades, se topa con un Rolling Stone que se los pueda firmar. Al punto de graficar incredulidades como la del australiano que sacó entradas para un recital de una gira del 2014, con una computadora desde una sala de parto con su esposa a punto de dar a luz.

También se incluye un interesante capítulo sobre la relación generalmente esquiva de Cuba y la música de la banda oriunda de Londres, que termina desembocando en el concierto que dieron en 2016 en La Habana ante medio millón de personas. Un apartado muy atrayente puesto que nos permite leer el entusiasmo Stone desde otra óptica diferente, donde el gusto por el rock produjo un creciente ghetto resistido por el régimen castrista.

Algunas recomendaciones que se desprenden de La Lengua universal y que cualquier adepto de los Rolling no puede pasar por alto: Visitar la web www.iorr.org que es consideraba por muchos admiradores como la más completa sobre el grupo. Darse una vuelta por el bar temático 40×5, ubicado en el barrio de Villa Devoto, único de su estilo en Sudamérica. Y la recomendación más importante de todas: abrir lazos que unan la pasión por la banda inglesa. Después de todo, el libro se titula “La Lengua Universal”, como universal es el amor compartido entre los fans de los Rolling Stones alrededor del mundo.

Haciendo click acá podes escuchar la playlist.

 

Continuar Leyendo

LAS MÁS LEIDAS