Seguinos en

Entrevistas

Barco: “Nos gusta la imagen de una ventana abierta, para que entre aire fresco y nos deje algo bueno”

Casi sin darnos cuenta, las nuevas bandas nos han tomado por asalto, llevando la topografía pop hacia una fase…

Publicado

el

Casi sin darnos cuenta, las nuevas bandas nos han tomado por asalto, llevando la topografía pop hacia una fase más evolucionada y recuperando ciertos principios estéticos como la elegancia, la hipnosis y la seducción salpicadas con algo de psicodelia. Sin dudas, una de las agrupaciones más representativas de este nuevo paradigma musical es Barco, quienes se encuentran presentando su segundo álbum Era, es, será (2016), una de las obras más originales y dinámicas que se han podido escuchar en el último tiempo. Este viernes 15 de septiembre estarán presentándose en Córdoba, más precisamente en Club Paraguay, para cerrar el Festival La Nueva Generación. Buscando dilucidar el perfil que se oculta detrás de la obra entrevistamos a Alejandro Álvarez, cantante y guitarrista del proyecto, quien, a medida que busca la profundidad en el ambiente que lo envuelve, hace énfasis en la naturaleza y el misterio como los principales fundamentos artísticos del grupo.

 

¿Se sienten parte de una nueva generación? 

Naturalmente sí. Nos sentimos parte de un movimiento que viene hace tres o cuatro años, manifestándose y desarrollándose. De todas formas estamos en plan de autonomía, queremos hacer shows propios y corrernos un poco de los festivales. Buscamos apostar a nuestras producciones, lo cual no quita que estemos en contacto permanente con colegas y acompañándolos.

El título del último álbum (Era, es, será) pareciera ser una oda al tiempo, donde conviven el pasado, el presente y el futuro. Sin embargo son una banda bastante joven. 

Bueno, si, el título del disco está relacionado al tiempo en cierta forma. Pero, en realidad, esta más ligado a los sueños personales: cuando estás haciendo algo bien y se genera la sensación de que esto era, es y será lo que debía suceder, ¿no?. El disco está inspirado en esas cosas lindas que uno sueña y quiere cumplir. 

Es muy novedosa la forma en la que deciden publicar el álbum en YouTube con video animado y letra, algo más entretenido de oír. ¿Es posible ponerle imagen a la canción?

Es muy difícil, sobre todo si esas imágenes son, en principio, literales. Lo que hicimos en YouTube es más suelto y libre, son formas que van y vienen. Lo importante es la letra. Pero nos está resultando difícil materializar en imágenes lo que nos sucede. De hecho estamos por grabar un video y dudo que sea una tarea sencilla. 

En la información de prensa oficial de la banda los definen como una agrupación de “buen gusto”. ¿Cuáles son las claves que categorizan una obra dentro del buen gusto? 

Es un comentario de alguien que nos quiere mucho (risas), no es precisamente nuestra intención hacer música de “buen gusto”. Queremos hacer canciones que sean lindas para nosotros y nos rompan la cabeza. Creemos que, a partir de ahí, le pueden llegar a gustar a alguien. Estamos re copados con la música, quizás la palabra “misterio” nos sienta mejor. 

Las composiciones de Barco resultan muy creativas, ¿por donde pasa esa creatividad? 

Se da en diferentes momentos, hay dos claramente definidos: en soledad dentro de un cuarto vacío con una guitarra y en los ensayos con la banda completa, en ese encuentro surge gran parte de nuestra fuerza creativa. 

Hoy por hoy, ¿conciben al indie como una declaración de principios o, simplemente, lo ven como un género musical? 

Es un rótulo, una etiqueta que no representa lo que la gente cree. El término viene de “independiente”. No sé, hay una mezcla. En realidad, si, un montón de bandas del circuito somos independientes, pero no sé, yo creo…(duda)… la verdad no nos gustan mucho los rótulos. No sé qué es indie. 

Entiendo que salgan de gira a otros países, pero ¿por qué justo El Salvador? 

Bueno, tuvimos la suerte de que el programador de Radio Femenina, una de las estaciones más importantes del país, empiece a rotar nuestras canciones. Primero fue un tema que entró en el ranking y la gente lo empezó a pedir. Luego un tema más y, en un momento, casi todo el disco estaba entre los diez más escuchados. Así que nos invitaron a tocar, y cuando llegamos encontramos un micro-estadio de baseball con 3.000 personas cantándonos, la verdad fue una gran sorpresa. Hace dos semanas volvimos a viajar, y tocamos en una especie de Niceto salvadoreño repleto de gente. Impresionante que exista ese público en ese lugar tan psicodélicamente hermoso. 

¿Se consideran una banda glamourosa? 

Para nada. No porque no nos guste el glamour, sino porque no se da naturalmente. Más que glamourosos, preferimos ser “vibrantes”. Nos está dejando de importar la estética para darle lugar a la atmósfera vibratoria de los shows. 

Buena parte de la prensa los define como “herederos de Cerati”. De hecho, participaron en el homenaje de El Planetario. ¿Cómo les sienta ese rótulo? 

Es un halago, por supuesto, él fue número uno del pop latinoamericano. Esperamos estar a la altura, aunque tampoco lo vemos como un techo. Como decía “el príncipe” Gustavo Pena: a los maestros hay que tenerlos como para ver donde llegaron y hasta donde podes caminar vos. En una de esas llegas más lejos. Pero si los viste como un límite, hasta ahí llegarás. La música de Gustavo Cerati es un gran faro para nosotros. Esperamos tomar esa flama y avivarla aún más. Me parece que esta idea es un consecuencia del respeto y la claridad  en nuestras metas como grupo. 

Los discos de Barco no se caracterizan por ser extensos, ¿se trata de una forma de adaptarse a los tiempos que corren? Quiero decir, ¿ya fueron los álbumes de quince temas o más? 

Todo puede suceder, pero sí, creo que los discos tan largos no tienen mucho sentido. Yo mismo incluso no me siento a escuchar algo tan extenso, ni siquiera de los Rolling Stone, me parece incoherente. Está bueno como formato, pero en el caso de  Antes del desmayo (2013) , que contenía siete temas condensados en veinte minutos, la intención era tomar el disco como una carta de presentación. Al que no le gusta, no lo jodemos tanto y, al que le gusta, esperará nuestro próximo trabajo. El tercer álbum no creo que dure mucho tampoco. Si, en cierta forma, es un modo de adaptarnos a estos tiempos. 

¿A qué le canta Barco? 

Al delirio, la melancolía; las imágenes cambiantes que varían su significado con el transcurso del tiempo. También le cantamos a la libertad, la apertura y el crecimiento…no sé. Son resoluciones subjetivas para quienes nos escuchan, aunque hay un claro mensaje de esperanza que se deposita en la creencia de que todo va a estar mejor, ¿no?. Como decía Spinetta: “mañana es mejor”. Nos gusta la imagen de una ventana abierta, para que entre aire fresco y nos deje algo bueno. 

¿Hay alguna banda de Córdoba que los conmueva o les llegue de forma especial? 

Últimamente hemos compartido algún que otro camarín con Nina, me parece que son muy frescos y tienen algo particularmente cordobés. Me gusta como suenan, esa alegría y locura que proponen al ritmo del groove es muy interesante. Después hay un dúo con el que tocamos llamado Future Ted, muy finos. Tocaban muy bien y tenían una chica que cantaba hermoso.

[post_view]

Continuar Leyendo
Click para comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrevistas

Valle de Muñecas: “En nuestro sonido hay algo de identidad lograda que es importante”

Manza Esain, líder de la banda, charló con UltraBrit sobre el ciclo que harán con tres bandas invitadas y listas de canciones diferentes para cada show. También nos contó sobre los 15 años y el futuro de Valle de Muñecas, además de algunas otras ideas que tiene en la cabeza.

Publicado

el

El año pasado Valle de Muñecas cumplió 15 años de historia. Lo celebraron con sucesivos lanzamientos: un single en vinilo, el EP punk editado en cassette y Más Allá de Valle de Muñecas, un disco en vivo entre otros lanzamientos digitales. También shows, muchos shows y uno en especial, el del festejo de los 15 en Caras y Caretas junto a Flopa Lestani. Esta inercia de hacer continúa durante 2019, y la novedad del día es un ciclo propio en el que harán una residencia en Humboldt (ex Niceto Lado B). Un mini festival con bandas amigas que, como tantas otras buenas ideas, estuvo rondando por la cabeza de Mariano Esain, más conocido como Manza, por años hasta que todos los factores coincidieron para llevarlo adelante.

“Lo que pasó ahora fue que nos lo propusieron desde el lugar donde lo vamos a hacer y fue el momento de reflotar esa idea. Es bastante difícil que en Buenos Aires, donde hay una tremenda superpoblación de bandas y no tanto de espacios para tocar, que un lugar más o menos grande te de tres fechas consecutivas. Lo quise hacer después de la presentación de El final de las Primaveras (2015) y en ese momento no salió. Me divierte hacer este ciclo y cuando vino la propuesta de Niceto primero dije ¡qué bueno! y después me asusté porque no sabía si iba a conseguir las bandas que quería pero finalmente salió como lo esperábamos”.

El ciclo promete promete tres noches diferentes los jueves de junio, con un show de apertura acústico, una banda invitada y un set distinto por noche de la banda anfitriona. Para la primera fecha, el jueves 13, el acústico estará a cargo de Adrián Paoletti y la banda invitada será la de Rosario Bléfari (que presentará su nuevo disco). La segunda, el jueves 20, contará con los platenses normA, finalmente, el jueves 27, será la última fecha del ciclo con la banda recientemente reunida Mataplantas. Cada fecha se orienta a uno de los elementos principales en la identidad de Valle de Muñecas: el indie rock, el punk y la melodía pop.

 

“Yo lo que veo cuando recorro todos los discos que hicimos, y yendo hacia atrás y viendo los de Menos Que Cero también, es que los discos que hice son bastante diferentes entre sí y al mismo tiempo hay un hilo conductor en mi voz o mi sonido de guitarra o mi manera de escribir que es bastante personal y que no es una copia de nada que esté hecho ya. Si bien hay montones de influencias en algunos momentos más explícitas que en otros, me parece que hay algo de identidad lograda que es importante. Y todo eso se refuerza con los compañeros que tengo en cada disco. Con esta banda ya llevamos diez años así que claramente son los mejores compañeros que tuve”.

No es extraño que Esain piense en programar bandas, después de todo, el de productor de shows era el único traje que aún no se había calzado, ya que además de cantante, guitarrista y compositor, es productor musical de una gran cantidad de discos. Trabajó con dos de las bandas que integran el ciclo, normA y Mataplantas, y con proyectos tan disímiles como Coiffeur, Les Mentettes, Marco Sanguinetti, Martín Rivero y su ex banda Astroboy y Acorazado Potemkin, entre muchos otros. Esta última es la otra banda de Lulo Esain, baterista en Valle de Muñecas y hermano de Mariano. Acorazado Potemkin está actualmente grabando su cuarto disco de estudio con Manza en la producción, como los dos anteriores. Esain es también un asiduo concurrente a cuánto show de bandas consagradas o emergentes, de acá o de afuera se presenten en Buenos Aires.

 

“Es el alimento de uno, me gusta ir a ver bandas. Tanto verlas como trabajar con otras bandas me hace cambiar la perspectiva sobre las cosas que hago y sobre arreglos, maneras de grabar o de mezclar o de tocar. Es parte de lo que soy, parte de ser melómano. Escucho millones de bandas y al 70% no las puedo ver porque no viven en este país. Hay un montón de cosas que no están en los discos, un montón de cosas que se sienten respecto a la música cuando uno va a verla en vivo. Trato de disfrutar de eso todo lo que puedo”.

 

Cuando se le pregunta si alguien con tal curiosidad se siente atraído por la escena del trap, su respuesta es acorde a ese nivel de apertura: “Escucho muchos de los artistas que van saliendo y por ahora no me gustan los beats que usan ni las rimas que hacen, pero espero en algún momento encontrar a alguno que me sorprenda”.

 

Otra de las novedades es la puesta a disposición en formato digital de los discos de Menos Que Cero, la banda que lideró Esain en los 90, y cuyo repertorio se va incluyendo poco a poco en el vivo de Valle de Muñecas. Manza confirma que la misma noche que comenzará el ciclo será también el lanzamiento en plataformas de streaming de Cualquier Otro Día (1999), segundo disco de Menos Que Cero.

 

“Hay ideas musicales que me surgen de pronto, estoy con una guitarra y me sale una melodía, una secuencia de acordes. Cuando le empiezo a dar forma no puedo dejar de pensar en términos de producción. Estoy imaginando una batería que hace tal cosa y un bajo que hace tal otra o una pandereta que entra en el estribillo o un teclado que suena así. Con las letras es un proceso mucho más cerebral. Me pongo a escribir hasta que encuentro algo que me gusta. Busco cosas que me gusten sonoramente, busco que la letra tenga una musicalidad, más allá de lo que digo, que no es que no me importe, pero es una letra que está a servicio de la canción. Si fuese poesía estaría en un libro, no en un disco. Entonces tiene que decir algo y tiene que hacer que la melodía sea mejor de lo que es sin la letra. Es mucho más racional el proceso, el de la música es mucho más intuitivo. Hay un par de temas que salieron casi con la música que son generalmente lo temas raros de los discos, ‘Esta Vez’, ‘Cosas que Nunca Te Digo’, ‘La Cura y el Dolor’, son canciones que salieron con la música y la letra de un tirón”.

 

Respecto al futuro de Valle de Muñecas, podremos esperar este año la edición en vinilo de uno de sus discos de estudio, pero también nuevas canciones. “Hay varias ideas dando vueltas y terminado este ciclo vamos a ponernos a ensayar esas cosas. Yo tengo varias canciones, algunas demeadas que hay que ver como se transforman con la banda. Con Mariano (López Gringauz, bajo) siempre salen algunas cosas en los ensayos como pasó con ‘Reinvención’, canciones armadas a través de cosas lindas de bajo en las que yo me subo mientras Fernando (Blanco, guitarrista) arregla pedales o Lulo afina la batería. Para le próximo disco tengo una par de ideas con Mariano que están buenas”. 

 

Mariano Esain cuenta con muchos shows como solista que son cada vez más asiduos. Recientemente pasó de acompañarse con guitarra acústica a armar una show con su Telecaster y pedales. “Hay versiones que vamos a tocar en el ciclo que bajan de mis versiones solo y quiero desarrollar más el formato solista. Tengo ideas en la cabeza, necesito que sean elementos que no se pisen en absoluto con los que conforman Valle de Muñecas. También necesito expresar que no solamente soy un cantante y un compositor sino que también soy un productor, entonces la parte de sonido, la parte tímbrica, tiene que tener algo de eso que yo soy como productor. No me interesa hacer una versión tecno pop de una canción mía, sí me interesaría producir una banda tecno pop. De alguna manera estoy buscando integrar a este formato solo algo que tenga más que ver con las texturas, con el ruido, incorporar elementos de lo que está más cerca del arte sonoro o de los collages o de la música concreta. En los discos de Valle de Muñecas siempre hay un contraste llamémosle entre belleza y fealdad. Entre melodía y ruido, entre cosas que están sonando limpias y cosas que están sonando distorsionadas o rotas o hipertexturadas. Eso me interesa más allá de las veces que se puede lograr con un cuarteto de dos guitarras, bajo y batería. De las canciones que tengo demeadas algunas irán al disco de la banda y otras es probable que se transformen en algún EP solista”.

 

Ciclo de Valle de Muñecas en Humboldt – Niceto Club

Los jueves de junio a las 20:30 en Humboldt 1358.

Jueves 13: Acústico de Adrián Paoletti + Rosário Bléfari Banda

Jueves 20: Acústico a anunciar + normA

Jueves 27: Acústico a anunciar + Mataplantas

Combo de entradas:1 show x $250, 2 x $400 y 3 x $550

Entradas anticipadas en Anthology Discos, en la boletería de Niceto Club o por sistema Ticketek.

 

Continuar Leyendo

Entrevistas

Ian Curtis: suicidio y salud mental

En un nuevo aniversario de su muerte, sus ex compañeros de Joy Division subrayaron la importancia de la empatía social y la necesidad de hablar a tiempo sobre los padecimientos.

Publicado

el

Por

Hoy se cumplen 39 años desde el suicidio de Ian Curtis, un artista completo que lideró el grupo Joy Division durante la segunda mitad de los 70’s. Curtis había nacido en Stretford, una localidad de Manchester, y era un gran poeta y compositor. Solía leer y admiraba a Franz Kakfa, William Borrough y Jean Paul Sartre, así como a David Bowie y Lou Reed.

En mayo de 1980 decidió terminar con su vida después de sufrir durante años crisis de ansiedad y depresión, y luchar contra la epilepsia, y el consumo de calmantes y cocaína. Cuatro décadas después sus ex compañeros de banda, Stephen Morris y Peter Hook, hablaron sobre la importancia de la salud mental en una entrevista con la revista NME.

Los músicos hicieron hincapié en hablar de los padecimientos lo antes posible y alentaron a las personas a no avergonzarse por ellos. Por su parte el bajista Hook expresó que en la actualidad las personas son más empáticas y abiertas a la educación.

 “Las actitudes hacia la salud mental definitivamente han mejorado con el tiempo en el sentido de que es algo de lo que puede hablar ahora y la gente lo entiende – dijo Morris – pero en ese momento la gente no entendía la epilepsia, pensaban que era algo que se podía contagiar y había un poco de estigma al respecto, por lo que realmente no sabíamos qué hacer”.

 “Lo más difícil del mundo es saber por lo que está pasando la gente. Es muy difícil que alguien entienda por lo que pasó Ian si no han pasado por lo mismo, pero la idea de alentar a las personas a hablar lo antes posible y no sentirse avergonzadas es el mensaje más importante”, concluyó.

Continuar Leyendo

Entrevistas

10 años de Concepto Cero: un modelo asociativo que potencia la música

El sello que sostiene una visión colaborativa del sector festejó su primera década y hablamos con el directo Nicolas Madoery sobre la actualidad y desafíos de la industria musical.

Publicado

el

Desde mediados de la década del 90 hasta la actualidad la incorporación de las TIC en el ámbito digital ha generado a nivel mundial un fuerte impacto en la industria discográfica que abarca todas las etapas del proceso productivo a partir de la incorporación de nuevas formas de producción de contenido artístico, cambios en los formatos de distribución, y una gran diversificación en los consumos culturales. Hoy en día si bien las plataformas digitales pueden predecir gustos y de alguna manera condicionar  la experiencia, la música sigue siendo una forma de comunicación que se sostiene sobre los procesos de socialización y el vínculo con un otro.

En este marco nació hace exactamente 10 años en la ciudad de La Plata el sello discográfico Concepto Cero, una plataforma de desarrollo de artistas y contenidos para la industria, que acorde a las exigencias actuales propone “una nueva manera de vincularse y de hacer las cosas en la industria musical”. El proyecto dirigido por Nicolás Madoery y co-dirigido por  Ángel Del Re es parte de la empresa de música 432 Hertzios, y no se limita a pensar en la mera edición de discos o la producción de shows, sino que “plantea una estructura orgánica, flexible y diversificada, con nuevas líneas de negocios que atañen a la sincronización, el branding y el desarrollo multimedia”.

432 se divide en tres parte: una primera que tiene que ver con el desarrollo integral de proyectos, donde se realizan asesorías. Nicolás lo define como una suerte de “terapia artística” donde el artista plantea un problema o situación a resolver y se arma un plan; por otro lado un área directamente ligada a la producción de contenidos, y ahí entra a jugar Concepto Cero; y existe un tercer sector que se dedica a crear procesos de profesionalización de la industria.

“Hablar de sello discográfico hoy es como hablar de un modelo de Industria anterior, entonces es medio arbitraria la definición – cuenta Nicolás desde la oficina que tiene el sello en el barrio de Villa Crespo – nuestra visión particular tiene que ver con el armado de estrategias, pero sobre todo porque no somos un sello que los artistas buscan para hacer sus CD’s. Lejos de eso lo que buscamos es generar vínculos orgánicos que a nosotros nos sirvan y nos potencien, que sean sanos para desarrollar los proyectos juntos”.

A partir de una mirada colaborativa, eligen trabajar con proyectos que representen valores estéticos, políticos y culturales afines: nuevo sonido latinoamericano con una impronta local alejada de ritualismos, poses y estereotipos”. El director confiesa que en general los artistas no los buscan sino que los contactos se generan de forma orgánica: son proyectos en los que se viene dando una sinergia por algún motivo particular, porque nos juntamos y nos damos cuenta que hacemos como match, y se piensa hacia dónde ir”.

Algunos de los artistas de su catálogo son Shaman y Los Pilares de la Creación, Faauna, Sr Tomate, El Perrodiablo, Excursiones Polares, Damián Anache, Diego Martez, Soft Tot, Lucy Patané & Marina FagesSol del Rio,  Pommez Internacional,  Märiana Paraway, y la reciente incorporación de Proyecto Gomez Casa . Además el sello está trabajando en el booking de las artistas chilenas Camila Moreno y Francisca Valenzuela, y en la distribución digital de la obra de Juana Molina. 

“Cuando empezamos un trabajo partimos siempre de la misma pregunta: cómo hacemos desde las herramientas que tenemos para que la música llegue lo más lejos posible – explica Nicolás- Lo más importante de nuestro aporte es que es súper personalizado y hace que se vea la diferencia. Lo interesante de este momento es que uno como artista puede hacerse cargo de la mayoría de las acciones, entonces nosotros tenemos que aportar un valor agregado. Todas las herramientas están a disposición, lo que ofrecemos  y los músicos eligen es una visión, una estética, un modelo asociativo que nos potencia”.

Básicamente se trabaja desde el armado de la estrategia de comunicación digital para potenciar los contenidos y generar un sustento o una lógica que le sirva a los intérpretes para fortalecer lo que ellos ya tienen. No hay magia ni fórmulas inalcanzables. “Tiene que que ver con cómo nosotros pensamos la música, y con que queremos trabajar con un sector de la música que nos cope, y no es el sector que puede llegar a cagar a otro músico o sacar ventaja”.

Desde el proyecto identifican que el mayor problema de la industria es la falta de profesionalización y hacen un diagnóstico particular de la situación de Argentina a partir de la preponderancia que se le dio históricamente a la pata analógica que ha sido muchas veces una barrera. “En cambio Chile, México, o Colombia, que no tenían una industria discográfica tan desarrollada entendieron mucho antes el valor de lo digital como herramienta y eso los hizo crecer mucho”.

A la pregunta sobre la posibilidad de crecimiento de un proyecto cultural, y usando la experiencia del sello en esta década como referencia, Nicolás reflexiona que el gran debate es cómo lograr la independencia y crecer: “el éxito hoy es la supervivencia”.  “Acá en Buenos Aires, pese a todo lo que pasa con el contexto socio económico, estamos inmersos en una escena que puede bajar, pero nunca deja de moverse. En general no es lo que pasa en todo del país. Por eso la búsqueda que nosotros hacemos es hacia afuera. Desde acá bancamos y apoyamos todo lo que se pueda sin dejar de hacer cosas. Lo que nos sostiene es buscar la reconfiguración de nuestro proyecto para seguir trabajando y impulsar lo que creemos que esta bueno”, sostiene.

En Concepto Cero se proponen: “encontrar el equilibrio entre el trabajo, los valores, las cosas que queremos y con quiénes trabajamos”. En ese sentido además del trabajo programático proponen cruces artísticos y experiencias colaborativas con artistas y productores de Latinoamérica, y participan en la elaboración de informes sobre la situación de la música independiente. “La música no puede estar aislada de lo que pasa. Desde el sello tenemos que decir qué entendemos y qu;e esta pasando desde nuestro lugar en la música”.  Con una mirada estratégica y de trabajo a largo plazo forman parte de A.S.I.A.R (la asociación de sellos independientes de argentina), y desde 2018 con 432 Hertzios trabajan de forma mancomunada con Bristish Council a través del Selector PRO, programa de formación para la profesionalización de la industria de la música independiente.

Continuar Leyendo

LAS MÁS LEIDAS