Seguinos en

Entrevistas

Acorazado Potemkin: “La banda trata de llevar al límite el momento en el que está”

El trío presentará su nuevo disco Labios Del Río en Niceto el 3 de noviembre.

Publicado

el

Foto: Victoria Schwindt

El trío presentará su nuevo disco Labios Del Río en Niceto el 3 de noviembre.

Acorazado Potemkin viene sembrando una semilla de rock con formato clásico que intenta escapar a los lugares comunes del género. El impulso creativo de la banda en lo musical está también en las formas de hacer que intentan romper lógicas que puedan aprisionar esa praxis. Es así como decidieron editar Mugre (2011) en formato digital con descarga gratuita desde su página oficial y así evitar que una cuestión de producción física de las copias en CD retrazara la salida de un disco que ya estaba listo para salir a presentar. Luego de ese primer paso, tanto Remolino (2014) como el flamante Labios Del Río que acaba de salir están disponibles para su descarga desde la web.

Este trío poderoso y amable, inteligente y visceral, experimentado y fresco, está formado por Federico Ghazarossian en bajo, ex Don Cornelio y La Zona, Los Visitantes y Me Darás Mil Hijos, Juan Pablo Fernández en guitarra y voz, ex Pequeña Orquesta Reincidentes, y Luciano “Lulo” Esaín, a cargo de la batería y los coros, también integrante de Valle De Muñecas y de la banda de rockabilly Motorama.

Acorazado Potemkin no suena a nada de lo que ustedes hayan hecho antes en otros proyectos. ¿Cómo lo lograron?

Juan Pablo Fernández: Yo siento que cada cosa de los tres está. Podés hacer un recorrido hacia atrás y encontrar algo. No hay una receta de cómo hacer las cosas, todo depende de las ideas y las químicas de las personas. Potemkin trata de encontrar sus propias reglas, sus propios momentos, sus propias cosas que quizás tienen que ver con cosas que se discuten siempre o desde siempre. Y lo musical es lo que sale de cada uno de nosotros que no somos músicos de acompañamiento, no acompañamos a un cantante o a un solista, cada uno aporta lo suyo y eso hace que el resultado estético sea muy distinto o por lo menos personal.

Luciano Esaín: Hay algo que tiene que ver con la formación de la personalidad o de la identidad de la banda, se crea un lenguaje, ya sea musical o de lo que se charla que es propio de cada banda. A mí me pasa que estoy con los tres proyectos al mismo tiempo y lo que se charla en la interna es propio de cada banda y en eso, que se logre eso dentro del círculo íntimo te da la pauta que hay una personalidad, una identidad propia, algo que se formó y que se asentó. Una vez que todo ese lenguaje interno está creado y formado, ahí la cosa va andando.

En la invitación a descargar el disco de la web hay un pequeño manifiesto: “Labios del Río es el tercer disco de Acorazado Potemkin y se descarga libremente gracias al trabajo de mucha gente, a nuestro entusiasmo por compartirlo y al derecho de ustedes a disfrutar la música sin intermediarios.” ¿Cómo es mantener esa estrategia?

LE: Juan Pablo decía “un piedrazo es un piedrazo y el segundo es política”. Entonces, la primera vez fue así y cuando estaba por salir Remolino decidimos ponerlo para descargar gratis y que sea el sello de la banda.

Federico Ghazarossian: Vamos tomando fuerza en la independencia de articular cada vez más todas las posibilidades que te da la web. Al no haber tantas radios que te pasen nosotros usamos todos los medios para eso, que sea nuestro canal de escucha y que la gente tenga ahí todo regalado o para escuchar.

LE: Y después hay gente que dice “¿cuándo va a estar el físico que ya se los quiero comprar?”, eso también está genial.

Es el segundo disco que graban con Mariano “Manza” Esaín como productor. ¿Tomaron como punto de partida el trabajo hecho en Remolino?

FG: Siempre pensás en subir un poco más la cresta de la ola, es tratar de notar diferencias y no repetirte. Y lo de Manza fue una elección porque nos encantó como sonó Remolino. Fue increíble el trabajo con él porque ya hay química y confianza que son importantísimas.

¿Cómo no repetirse y poder encontrar variaciones siendo un trío de rock con una formación clásica?

JPF: Potemkin siempre trata de hacerse cargo del momento en el que está, porque no volveríamos a hacer algunas cosas como en el estudio cuando grabamos Mugre, pero en ese momento ejercimos el tiempo y el momento que nos tocaba vivir, lo que podíamos hacer. Quisiera creer que la banda trata de llevar al límite el momento en el que está y lo que puede hacer en ese momento. De hecho en este disco hubo una producción en la que no estuvo tanto Manza sin embargo en la grabación estuvo muchísimo más participativo y activo que en Remolino, él sabía como se iba a grabar porque conocía el estudio y ahí veníamos hablando que queríamos grabar en vivo y después ya teníamos una idea en la cabeza de por donde ir desde la base y por dónde incorporar músicos invitados, voces invitadas, quizá parte de ese trabajo de identidad que decía Lulo tiene que ver con generar esos espacios en los que haya cierta apertura posible para los cambios y para los golpes de timón.

FG: Por ejemplo “Humano”, que suena  diferente a todo en general porque el piano suena un poco más que la guitarra, está no compitiendo pero trabajando los dos a la vez con la acústica y es otro aspecto nuestro.

LE: Hay un entusiasmo en el momento de hacer las cosas, hay algo emocional que hila todo y que le da entidad y le da una coherencia.

Hay dos estilos muy diferentes en los letristas de la banda. Juan Pablo tiene un estilo más verborrágico de contar historias y Federico es más existencialista y minimal pero luego en el disco hay una unidad, ¿cómo se logra?

JPF: Asumiendo que cada canción tiene que ser algo en sí mismo y no tiene que ser deudora de la anterior o de la que viene o de la que está haciendo el compañero, se labura mucho eso. Incluso, hay temas que sale la letra entera y hay otros que se tarda mucho, por ejemplo, en “Santo Tomé” yo quería hablar de un tema en  particular, de una situación en particular que tenía en la cabeza, que me gustaba más el clima que lo que estaba queriendo contar entonces empezaron a aparecer recursos para escribirla y se terminó resolviendo a partir del trabajo sobre la melodía y la estructura del tema que ya estaba. Después hay otros que son muy claros, que sale la letra de un tirón, en otras salieron en la pre-producción pero una  vez que está planteado cada tema requiere su complejidad. “El Rosarino” tiene un poco más de humor, otras son más tristes, “Santo Tomé” es una historia concreta contada con distintas aristas y links de cosas que yo quería incluir, después hay otras que son más catárticas, “Las Cajas”, “Hablar de Vos”, que estás contando lo que te pasa adentro.

¿Y cuando trabajan letras de otra gente? Por ejemplo, “Mundo Lego”.

JPF: Son tres poemas distintos ensamblados en una letra, porque el libro Mundo Lego (Josefina Saffioti) tiene dos ejes temáticos, una mudanza y la construcción e ese mundo, Lego, que se va armado y otro eje temático que es una causa judicial por violencia de género, tiene esas dos cosas que van en paralelo. En ese libro es muy claro que algunos poemas hablan de lo mismo, yo me sentí libre de incorporarlos y traerlos  y cortar y pegar porque me parecía que estaban en la misma sintonía. Muchas veces en los temas y dentro de un mismo tema decimos bueno, esta parte ya está contada, ya dijimos esto, ¿se entiende la idea sin esto? Sí. Y ahí aparecemos los tres. Esto está contado no hace falta otra parte, no hace falta volver al estribillo. O al revés, el tema necesita machacar sobre una idea, necesitamos volver al estribillo o que haya una parte instrumental que de pausa a eso.

LE: También Fede viene con una letra y con una idea melódica y armónica en general y le terminamos de dar forma entre todos.

Hay dos covers en este disco ¿Por qué?

FG: ¡Porque si! Porque estaban, porque decidimos grabar todo lo que veníamos haciendo. El de Lila Downs ya tiene como un año que lo venimos tocando y el de los Beatles Juan un día vino con el riff y dijimos “¿por qué no?”

Siempre te hablan del tango pero te escuché decir en radio que pensabas para el fraseo en cosas como Morrissey y me llamó mucho la atención escucharte decir eso. ¿Cómo conjugás esos universos?

JPF: En realidad son como toreos, uno dice, no pasa sólo allá esta forma de cantar. Aquel hace lo mismo desde otro lugar que nada que ver y que incluso ni siquiera es tan deudor de la música popular (inglesa). Es muy melódico para cantar y también es muy decidor y él sabe muy bien como concentrar textos con mucha carga y a la vez terminarlos con un remate más lírico, más abierto, muy melódico. Hay que saber jugar, usar eso como una tensión. En una época yo decía que me gustaba escribir como se habla, no me gustan mucho los versos muy poéticos o demasiado líricos. No me gusta cargarle a la canción una pretensión así porque me parece que es entorpecer, me gusta contar algo un poco más sencillo, me gusta respetar la acentuación de las palabras, de la gramática en español. Para mí eso es inevitable del tango que también recupera el habla popular, el lunfardo. Hay una forma porteña de cantar que la tiene Palo (Pandolfo) que la heredó de Moris y de Miguel Cantilo, evidentemente yo ando en esa línea.

LE: Pero Joe Strummer tiene un montón de esas cosas, también es una forma parecida de cantar, como hablando y de repente una frase te la termina con una melodía y decís “ah, había una melodía ahí”.

¿“Santo Tomé” sería ese caso?

JPF: Y sí, en otras partes en muy melódica, también lo trabajamos mucho eso, era no gritar, no contar, no hablar, que sea muy, muy, muy melódica, muy suave en algunos momentos de cantar y de grabar y que se juegue ese contraste incluso en cómo está escrita esa parte en la que hay dichos populares inventados como “en las fronteras se aprende a esperar” o “quién ve su sombra no debe cruzar” al inventar dichos populares que vayan justo con esa melodía nos obligaba a cantarlos distinto.

Casi todos los invitados menos uno son chicas y hay dos canciones en las que cantás desde una perspectiva femenina (“Mundo Lego” y “Semilla de Piedra”) ¿hay una búsqueda conciente ahí o es algo que salió?

FG: No, a Elbi (Olalla, pianista) la conocimos tocando en febrero y tiene una manera de tocar el piano que no se puede creer y ella es una divina persona. Después a Juliana (Moreno, flautista) la conocía Juan Pablo, a Christine (Brebes, violinista) la conocíamos de toda la vida porque tocó con Mil Hijos. Y lo de Mariana (Päraway, cantante) fue buscando una voz femenina, no la conocíamos y un día un amigo posteó un tema, lo escuchamos y nos gustó mucho. Nunca pensamos “llamemos a cuatro chicas”, fue natural.

¿Tampoco pensaron en cambiar el género de las canciones?

JPF: No, pero eso sí fue deliberado, llega un momento que no es inocente, es notorio entonces te hacés cargo de eso, encontrás desde el respeto concretamente a quién lo escribió y después cómo te hacés cargo vos de no cambiar el sexo como para ponerte en otro lado. Te tenés que hacer cargo de lo que cantás, entonces en ese sentido no es inocente.

LE: Cuando tocamos “Mundo Lego” me hace acordar a cuando fuimos a tocar al acto de Ni Una Menos o a la campaña a favor del aborto, me linkea directamente a eso. Juan está cantando una letra de una canción en la cual habla una chica como cuando leés un libro y la protagonista es una mujer, si te ponés en la piel de la protagonista te identificás.

Ustedes tocan mucho en “causas”. ¿Hay una lectura posible de ciertas causas feministas y todas esas sumatorias?

JPF: Es que uno no es ajeno a eso.

LE: Te llama decir algo al respecto y por ahí la manera de decirlo es ésta.

FG: Es como cuando nos invitaron para Ni Una Menos o el aborto legal, dijimos sí porque nos interesa que esas cosas vean la luz, me parece que son cosas que hay que transmitir.

JPF: Tiene que ver con universos comunes. De hecho participamos del festival de los despidos en la misma semana que a mí me echaban del Ministerio de Cultura. Estamos adentro de todo eso. Somos parte de eso.

¿Se ven llegando a ser una banda con un mayor nivel de masividad?

JPF: A nosotros nos gusta el under y venimos de ahí y lo reivindicamos desde un lugar de laburo, desde un lugar de producción independiente, de un espacio dónde todos somos iguales, dónde no hay aparatos que sostienen un mal show o un mal disco, nosotros tenemos que dar examen cada vez, en cada tema, en cada disco, en cada show y eso me parece que es algo lindo que tiene el under dónde estamos todos ahí pelando la verdad del show.

LE: A mí siempre lo que más me gustaría que pase es que se pueda estar tocando todo el tiempo, que puedas ir a una ciudad, que puedas ir a otra, que se armen shows todo el tiempo y que haya un circuito continuo de lugares con una asistencia de público que se pueda ir y volver y tocar y el año que viene y nos vemos en la próxima ciudad. Eso es lo que yo siento que es lo más lindo de tocar.

JPF: Eso, la verdad que sí. Y lo que yo siento que está pasando es que ya está tan corrido el eje de la escena independiente de lo que es la escena mainstream o los 40 principales que ya no existe para mí una idea de legitimación de eso.

Tal vez no es tanto una cuestión de legitimación en cuanto al mainstream sino una cuestión de por ahí dar un salto y poder decir: vivo de la banda y me puedo dedicar 100% a la banda. 

FG: Sí, igual nosotros nos dedicamos 100% a la banda, obvio que sería otra situación si podemos hacer un Luna Park y ponernos a girar por el país, creo que el hecho fundamental nuestro es tocar y tratar de articular en todo el país eso porque creo que lo que yo más aprendí con Potemkin es volver a la ruta con los instrumentos, tomar micros y antes de quedarte sentado en tu casa nosotros preferimos salir a tocar. Nos tomamos el micro y ya está, vamos a dormir a la casa del organizador o de un amigo del organizador, de quién sea, no es que vamos al hotel 4 estrellas. Y a parte vos nos vas a ver en los lugares antes del show estamos hablando con la gente o vamos y vendemos los discos nosotros mimos.

LE: Siempre está bueno tocar con lindas condiciones técnicas entonces a medida que vos vas llevando un poquito más de gente y tenés mejor monitoreo, mejor sonido para los que te van a ver y eso está bueno.

JPF: Y que no te cambie la forma de pensar, lo más importante debería ser que el grupo sea independiente de la puerta de la sala para adentro. Que realmente lo que nosotros podamos hacer sea construir un universo propio, un camino propio, estético, musical, poético, que tenga que ver con las cosas que nos pasan incluso cuando decimos que nos interrumpa en la sala de ensayo para ir a un festival porque desapareció Santiago Maldonado, porque asesinaron a Mariano Ferreyra, hay que estar ahí. Pero una cosa era el espíritu punk fanzinero del hacelo por vos mismo y otra cosa es cuando vos empezás a razonar como un productor o como un tipo que tiene una PyME y tiene que hacer funcionar el boliche. A ese tipo de razonamiento le escapamos.

LE: Sí, es la célula primal el tener ganas de tocar, eso no lo podés perder, hay que mantenerlo.

JPF: Una banda debe ser nada más y nada menos que la suma de las personalidades que la integran y no una marca que los supera o un producto que los engloba. Cuando te hacés cargo de eso empiezan a aparecer otras cosas más complicadas, bueno, estás con problemas personales, el disco no puede salir o al revés estás con problemas personales y a la vez entre todos logramos que eso sea parte, que esté arriba de la mesa, que se ejerza y que eso le de más intensidad y sentido a lo que hacés. Lleva más tiempo pero es más lindo, más real, para nosotros es más genuino así.

…..

Acorazado Potemkin presenta Labios Del Río
Viernes 3 de noviembre – 20:30hs
Niceto Club (Niceto Vega 5510 – CABA)
Entradas en venta en Ticketek

…..

El 1° de noviembre habrá una pre-venta del disco en las oficinas del sello discográfico Oui Oui Records, Soler 6090 – CABA, de 18 a 21 horas.

El resto de la gira presentación de Labios Del Río será el 4/11 en Mar del Plata, el 11/11 en Junín, el 18/11 en Montevideo, el 24/11 en Córdoba, el 25/11 en Mendoza y el 9/12 en Firmat, Santa Fe.

Continuar Leyendo
Click para comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrevistas

Louta: “Si no cambiamos las reglas de juego, ¿para qué vinimos?”

La nueva escena musical en el país podría dividirse en dos géneros: el trap y el rock indie. Pero un joven artista vino a sumar e innovar con un estilo nuevo en todo sentido. El es Louta y hablamos con él sobre su extraño y atractivo género.

Publicado

el

Louta es indefinible. Tanto que ni él puede decir con precisión qué tipo de música hace: “No sé. Mezclita”, responde sonriente. Y agrega: “Lo que me fue saliendo lo fui mandando. Mi decisión fue hacer un disco pero los temas fueron saliendo como fueron saliendo”.

Su música la acompaña con un look sobrio e inusual si pensamos en esta nueva escena de la música. Su chomba de polo medio aterciopelada y sus zapatos relucientes demuestran claramente, quien es.

Pero si hay que habla verdaderamente de Louta son sus shows: son muy performaticos, y bailan chicos vestidos igual a él, para pasar como una suerte de clones mientras hacen la coreografía. “Para preparar los shows ensayo bastante y le meto a eso. Y el disco, le doy lugar a la composición, me obligo a mi mismo a sentarme para poder escribir y generar algo copado. Me obligo a hacer eso”. “No se bien como se me ocurren las cosas, me encantaría saberlo porque lo haría más seguido”, expresa con un tono muy honesto.

¿Cómo fueron tus inicios musicales?

Empecé pasando música en lugares. Me gusta desde siempre y antes de empezar “Louta” lo hacía más como dj, en un momento me dieron ganas de concretar así como sacar mi disco y me mandé con eso.

¿Crees que los nuevos artistas vinieron para cambiar las reglas de juego? ¿Vos, el Duki, los artistas indie?

Y si, sino sería tremendo garrón.

¿Por qué?

Si no cambiamos las reglas de juego ¿para que vinimos?

¿Y vos, si tuvieras que decir yo cambio las reglas de esta forma?

Yo no… Es muy difícil hacer y analizar al mismo tiempo. Por ahí es más fácil verlo desde afuera, yo estoy viendo más que hago en el show, que hago en los temas. Si te puedo decir algo como muy obvio por ahí, que sume la necesidad de lo visual de los shows, cosas quizás medio obvias pero por ahí eran más finos, mas fácil hacerlo, más productivo hacerlo desde afuera.

¿Cuáles son las inquietudes de Louta?

Como hacer para vivir en una sociedad mejor, generar una sociedad mejor, generar una sociedad en camino a construir la paz, digamos.

¿Crees que eso lo podes hacer a través de tu música?

No, para eso se necesita el crecimiento de la revolución humana de cada individuo, de cada persona que pueda hacer en cada área, digamos, es necesario, en el arte también, pero ni hablar en la política y en un montón de cosas más.

Dicen que los nuevos artistas del medio vienen a cambiar las reglas. Algunos, por ejemplo, los del trap no sacan un disco pero llenan un Luna Park. ¿Crees que va a cambiar todo en la música? ¿No van a existir más los discos, por ejemplo?

Si. Los discos son una forma de agrupar los temas; está demostrado que no todos los artistas tienen que sacar discos, no son necesarios. No es algo que piense yo. Ahora tuve que hacer un disco porque me pareció lo mejor pero por ahí mañana haga otro o no.

Hablando de Enchastre, el nuevo disco que sacaste, ¿cómo se dio la colaboración con  Marilina Bertoldi?

Una vez que compuse el tema, la melodía esa me pareció que iba bastante acompañado de su voz y lo sentí natural.

¿Quienes sentís que son las influencias en lo que hacés?

Gorillaz, Groove Armada, Fatboy Slim, Chet Baker, Gardel, A Tribe Called Quest, y todos los del trap acá me encantan.

Hablando del trap, que sigue a veces temáticas explicitas, ¿vos harías alguna cosa así? ¿O no va con tu género?

No, hago otra cosa. Me copan más las letras más metafóricas.

En tu nuevo disco hay canciones que son más personales, ¿cómo crees que evolucionaste desde tu debut en tu primer disco? ¿sentís que el disco tiene un concepto central?

Me parece que está bueno eso que decís de que el disco tiene algunas cosas más personales porque es un poco así, las letras son más intimas, y está bueno ese camino de poder hablar algunas cosas más profundas, creo que requiere coraje y me pareció copado poder hacer eso en el disco, me pareció lindo.

El primer corte, “Todos con el celu”, ¿es una crítica o una observación?

Y sí, estamos todo el día con el celular. Todo el día con el celu. Por ahí nos están vendiendo el cielo, por ahí nos estamos comiendo tremendo garrón y le metemos al celu y miramos para el costado.

Algo que llama la atención es tu forma totalmente diferente de vestirte, ¿por qué esa elección?

No lo pensé mucho pero me copa que no tenga marcas de ropa, me gusta que sea medio atemporal, ¿viste? Que no te lleve a una clase social específica o a un tipo de ranchada especial. Como que sea más amplio.

¿Qué sigue en el futuro?

L: Bueno, ahora vamos a presentar el disco el 21 de diciembre en Vorterix, vamos al Personal Fest este finde y al Nueva Generación en Córdoba. Y después viajar por todo el planeta haciendo cosas.

¿Por cuál país te gustaría empezar?

Japón.

Te vas a sacar una foto vestido de Goku…

Si, si, obvio, Louta Goku (risas)

Por último, ¿cómo te definís? 

Crocante por fuera blandito por dentro.

Hoy y mañana Louta se presentará en el Personal Fest que se realiza en el Club Ciudad de Buenos Aires, antes nos respondió sobre todos sus gustos, cantó, bailó y nos contó una gran anécdota en este breve y divertido vídeo:


Video: Nahuel Gariboglio

Continuar Leyendo

Entrevistas

Leo García: “Hay que saber agradecer”

Tras el reciente estreno de “Fusionados”, su nuevo tema y videoclip, Leo García se prepara para el Personal Fest con una súper banda.

Publicado

el

Foto: Christian Pettinicchio


Qué año, no? Estás tocando mucho.

Leo García: Sí, estoy tocando mucho. Retomé un poco el ritmo que venía teniendo antes, retomé el laburo también con mi mánager anterior y eso fortaleció mucho el ritmo de trabajo. Haciendo muchos shows por provincia, así como también programando para el año próximo poder salir del país. Bastante bien con eso, encontrándome con un público… el de siempre y el nuevo también. Porque me doy cuenta que no puedo descuidar al público de antes. Tengo seguidores que coinciden con mi edad (risas).

Y ahora el estreno de “Fusionados”

L.G.: Sí, es una canción con un videoclip. Estoy re contento con el formato actual, no me costó adaptarme. De hecho cuando yo salí al ruedo ya estaba acabándose la era física de la música. Entonces viví esa crisis, pero hoy me parece muy bueno estar representado por un solo single. Porque es como que estoy valorando mi trayectoria. Tengo un tema, tengo otro y ahora viene otra canción. Que la puedo crear, darle rosca e incluirla en mi show. Me dio otro desarrollo. Más interés de mi parte por hacer un videoclip realmente bueno, darlo todo. Porque, a veces, cuando me tocaba hacer un disco entero no tenía que hacer un video, tenía que hacer cuatro o cinco. Y no les prestás la misma atención. Esa es una cultura anterior, viste? Ahora, los artistas más contemporáneos te muestran un videoclip que lo ponés y no pasa desapercibido. Más allá de eso, de querer hacer algo así, lo que yo quería era divertirme y darlo todo. Y ahora tenemos ese material para ofrecer.

No es lo mismo tocar en un recital de gente que va exclusivamente a verte a vos, que tocar en un festival donde hay múltiples propuestas y múltiples públicos. Encarás ambas situaciones de la misma manera o hay una diferencia?

L.G.: Sí, hay una diferencia. En este caso yo lo armé especialmente de otra manera. Por ejemplo, armé una súper banda. Para el Personal Fest tengo en la batería a Fernando Samalea, en el bajo a Javier  Malosetti y en el teclado a Juan Blas Caballero, que es un productor re grosso. Voy a cantar todas mis canciones más conocidas, Morrissey, Reírme Más, Tesoro (que hice con Gustavo Cerati), Romance, Fusionados… vamos a hacer una canción de Gustavo Cerati también. Es lo que tengo para ofrecer: Una súper banda y mis mejores canciones. Aprovechando el contexto del festival que es muy grande. Lo voy a tener a Adrián Taverna en sonido.

Alto equipo, no? 

L.G.: Jaja, pero es por el festival, para darlo todo ahí. Después tal vez hagamos algún show en algún teatro, en algún otro lugar. En el Personal hay que darlo todo, toca Robbie Williams, toca Lorde, toca Airbag. Y yo qué voy a ir? Con una pista a saltar y cantar? Nooo, chau, me llevo la mejor banda! (risas). Yo también tengo mi ego, ja. Pero bueno, todo a fuerza de laburo, a fuerza de mérito también. Porque tener semejantes músicos… no es que ellos tengan tanto tiempo para tocar conmigo. Tuvimos que coincidir con los horarios de ensayo y gracias a dios se da la posibilidad en esta ocasión.

Qué te pasó la primera vez que escuchaste a Morrissey cantando tu tema “Morrissey”?

L.G.: Uuuhh, me largué a llorar.

Estabas ahí? 

L.G.: No, estaba en la cama tirado, mirando tele. Y un amigo me mandó el video, me dijo “mirá esto”. Y cuando vi eso me largué a llorar. Después me mandó a llamar Morrissey, me dijo que le encantaba la canción. 

Eso es un éxito. 

L.G.: Exacto! Eso es éxito. Y aparte eso es el éxito de la canción en sí misma, como que llegó a destino. Viste? Te pasan esas cosas que por ahí uno en su ambición quiere más de lo que puede lograr. Y cuando te pasa eso decís: “Bueno, está pasando esto!” 

“Cómo hago para superarlo”, no? 

L.G: Para superarlo, supongo yo, hay que ser agradecido. Hay que saber agradecer. 

Por último, cómo viene tu 2019? 

L.G.: La verdad es que mucho no sé. Pero estoy con la idea de irme a Barcelona porque siempre me he quedado acá, en el país. Pero como esto viene muy lindo, mirá la banda que armé, el single que salió con toda la onda que (Roberto) Costa le está poniendo para que tenga buena difusión, mi mánager que está con todo el amor del mundo laburando. O sea, no solamente depende de mí todo esto, no? Porque sino me quedo en mi casa tocando la guitarra y ya está, estaría haciendo lo que me gusta. Pero para esto hay que salir, hay que armar un equipo de gente, por eso no estoy programando a largo plazo. Pero para el año que viene, tengo idea de poder asomar un poco por Europa. Tengo planes de ir a un festival de allá. Porque me he estado quedando mucho en Argentina y me falta eso, salir un poco de acá. Como lo ha hecho Fito Páez, como lo ha hecho Andrés Calamaro y tantos artistas de acá. 

Hay que salir del barrio. 

L.G: Claro! Se fueron del barrio para después volver y saber que uno puede funcionar en otros contextos que no son los que habitualmente tiene alrededor. Y también porque el mundo ya te ofrece eso. Somos parte del mundo. Somos el mundo. We are the world, como dijo Michael Jackson. 

Además a Morrissey le gustó y es europeo. 

L.G.: Sí, igual… yo ya me relajé mucho de esto de estar queriendo pegarla o andar probando suerte. Creo que la suerte es tener salud, viste? Tener una edad en donde yo me siento cada vez más joven. Es muy loco pero es así. Van a tener un bebé dentro de poco acá (risas).

Continuar Leyendo

Entrevistas

Juan Ingaramo: “Los chicos de hoy no se preocupan por el género”

El cordobés acaba de estrenar su tercer disco, Best Seller, y se prepara para conquistar este fin de semana un nuevo público en el Personal Fest.  

Publicado

el

Foto: Victoria Carelli

Nacido en familia de músicos, inició su carrera en la batería pero la necesidad de la banda y su curiosidad lo llevaron a convertirse en el compositor y a desarrollar su carrera solista que el pasado viernes celebró su tercer disco.

Hoy, Juan Ingaramo se convirtió en una de las caras imprescindibles del nuevo pop nacional y este sábado lo demostrará ante el masivo público del Personal Fest.

 ¿Qué te gustaría generarle a gente que quizás va a escucharte por primera vez?

Amor. Uno siempre busca el amor en la vida, salvo cuando el otro es asqueroso. Uno siempre busca la aprobación del otro sobre todo si tu obra es pública y en un festival la gracia es esa, llegar a otros públicos y que la gente te conozca. En lo personal busco divertirme y no pensar tanto.

¿Se irán del festival tratando de adivinar a qué género musical perteneces?

Yo creo que a los chicos de hoy no les importa el género. Ni sexual, ni musical, de ningún ámbito. Al menos eso es lo que aprendí en este último tiempo. Salvo en el trap que se está abriendo un poco a otros sonidos creo que la pertenencia ya no responde más a la idea de género.

Tu último disco, “Best Seller”, transmite algo de esa libertad, tiene cumbia, pop, trap, cuarteto, hip hop, ¿esa variedad es intencional?

Es un poco buscado, pero no está pensado estratégicamente. Es lo que me sale y la música que creo que puedo hacer y la hago. Es lo que me gusta, me gusta toda la música. Hay gente que está muy pendiente de las cuestiones estilísticas y no puede hacer reggaeton, yo lo hago, ni lo pienso.

Como el barato y espontáneo vídeo del auto…

¡Claro!

¿Cómo nació?

Yo vivo en Olivos y estaba yendo al estudio a Caballito cuando justo el ingeniero me mandó la mezcla para que las revise. Las iba escuchando y bajé súper entusiasmado cantando re cebado y dije pum este es el vídeo del clip, yo escuchando al palo, ¡es este! Después con cámara ya no sale igual, no estuve tan cebado como la primera vez que lo escuché pero salió el hacer el vídeo del full album, ¿por qué no? 

Quedó así nomas, podría haberlo hecho mucho mejor, quería que se suban los invitados y muchas cosas más pero bueno, salió así.

Imagen relacionada

¿y el cover de Rodrigo de dónde surge?

Soy cordobés…

Y llevás el acento…

Obvio. El que se le va la tonada es porque quiere que se le vaya.

Conozco a Rodrigo, como todos, y había hecho un homenaje al cuarteto en 2014 y me habían quedado temas pendientes. Fuego y pasión lo quería hacer reggaeton y estaba haciendo este disco con un productor que me la vuela que es Nico Cotton y dije aprovechemos a hacer este y lo metemos. En paralelo me enteré que había todo un furor por la película pero yo ni idea.

¿Cuáles son las ambiciones en esta carrera tan libre?

Seguir siendo libre, no hay otra. A veces hay variables que te van quitando libertades y uno no se da cuenta, como el paso del tiempo o necesidades económicas. En mi caso mi anhelo artístico es seguir siendo libre y hacer lo que se me cante.

Formabas parte de un sello independiente y ahora te respalda Pop Art, ¿te cambia o limita eso en algún aspecto?

No, al contrario. Me potencia en energía, me acompañan, estoy re contento con el sello, posta.

Tu estilo te permite hacer colaboraciones con casi todo tipo de artistas, ¿con que otro músico te gustaría colaborar?

Me gustaría cantar con Fito, Calamaro o alguno de los históricos. Casi sale algo, está cerca, pero depende cual sea la música que salga y a quien le quede bien. Está buenísimo el paradigma nuevo de colaboraciones que antes no existía tanto.

Juan Ingaramo se presenta este domingo 11 de noviembre a las 17hs en el Personal Fest que se realizará en Club Ciudad.

Continuar Leyendo
Ad Banner 300 x 250

LAS MÁS LEIDAS